Sucesos


A Rebeca le mataron a sus dos hijos en 7 meses: “Dios es mi fortaleza”

En un sicariato y una riña murieron los dos hombres en El Pozón. Ahora su madre habla sobre su pérdida, cómo la ha sobrellevado y los crímenes.

LORNA ARAGÓN BABILONIA

03 de febrero de 2023 12:00 AM

Confiada de los propósitos de Dios en su vida y con una impresionante fortaleza habla Rebeca Canencia de los dos episodios más dolorosos que ha atravesado. En siete meses y dos días le asesinaron a dos de sus cuatro hijos.

Reconoce que se descompuso cuando se enteró del homicidio más reciente, y así lo demuestra en un video de aquella trágica mañana, pero de inmediato recuerda que “acepta lo que le tengan preparado”. Lea aquí: Tragedia familiar: le mataron a 2 hijos en menos de siete meses en El Pozón

En la terraza de su casa, en el barrio El Pozón, atiende a El Universal dispuesta a contar lo traumático que ha sido enfrentar la pérdida de sus hijos menores. Sostiene que no es fácil seguir, avanzar y no tenerlos a su lado, por eso se aferra a lo espiritual y abandona lo terrenal.

“Me he puesto en manos de Dios, en él he encontrado la fortaleza para entender y seguir. Tengo ahora a mis hijos mayores y a ellos me quiero dedicar, les pido que vayan a la iglesia, que se den cuenta que solo Dios nos puede ayudar a salir de esta”, apunta y explica, como si acabaran de ocurrir, lo que hacían Mayro Luis y Miguel Ángel Dalmaus Canencia cuando los mataron.

La amanecida

En la mañana del 15 de enero, Mayro no amaneció en su casa, en un callejón del sector Nueva Cartagena, en El Pozón. Su madre y hermanos no se preocuparon. Era costumbre que cuando el sol aparecía, el hombre de 32 años estaba en alguna esquina del barrio tomando cerveza. Lea: Continúan los homicidios: balean a hombre frente a iglesia de El Pozón

Horas más tarde se enteraron que aquella mañana Mayro no disfrutaba con amigos, sino que peleaba a puños con un vecino. ¿Los motivos? Aún son desconocidos, lo único que tienen claro sus familiares es que el atacante dejó de discutir, se fue y minutos más tarde apareció con el arma homicida.

No es cierto que mi hijo tenía un revólver, ni que su muerte fue en un sicariato; él estaba tomando, y después recibió esas balas. Ahora no sabemos dónde está, para dónde se fue el homicida”.

Madre de Mayro.

Rebeca está tranquila porque su hijo no “hacía nada malo cuando murió”, pero anhela y le exige a las autoridades justicia, que busquen al hombre que le disparó y “pague por lo que hizo. Sabemos quién es, dónde vivía, pero ese día cuando lo buscaron ya no estaba”.

Desde la mecedora en que recuerda los momentos más trágicos de sus días, la mujer cuenta que Mayro tenía solo un mes de haber llegado a Cartagena, luego de pasar siete en Barranquilla en un centro donde se rehabilitaba de las drogas. Le interesa: Video: en siete meses asesinaron a dos hermanos en El Pozón

“No me esperaba esa muerte, fue terrible cuando un niño llegó corriendo a avisarme lo que había pasado, era devastador...”.

La mujer junto al cuerpo de su hijo Mayro.
La mujer junto al cuerpo de su hijo Mayro.

El primer episodio

Con la franqueza que la caracteriza, Rebeca confiesa que al primer hijo que mataron, el menor, ella misma lo mandó a prisión. “Me dijeron que había robado, no tenía idea que recurriera a eso, así que fui donde la mujer que atracó y le pedí que lo denunciara”.

Cinco años de cárcel resolvió darle el juez en aquella oportunidad, y el 13 de junio de 2022, el día en que un sicario se apareció en el trabajo de Miguel Ángel y le disparó, tenía poco tiempo de haber recobrado su libertad. “Lavaba una moto, un tipo llegó y le gritó ‘oye, Casco’; cuando volteó recibió las balas”, detalla.

A Rebeca le mataron a sus dos hijos en 7 meses: “Dios es mi fortaleza”

Ese episodio la marcó. Desconoce los motivos que tuvieron los hombres para atentar contra su hijo, pero agradece que las autoridades hayan actuado oportunamente y lograran la captura de los responsables, que ahora están en prisión. Lea: De un balazo asesinaron a ‘el Casco’: Policía captura a dos sospechosos

La madre y abuela reconoce que la justicia no le devolverá a sus hijos, pero en ella confía para tener un poco de tranquilidad. Mientras, se aferra a lo que Dios le tenga preparado y espera que en él se vuelva a encontrar su familia.

Comentarios ()

 
  NOTICIAS RECOMENDADAS