Sucesos


“Ay Dios mío, se hunde la flota”: sobreviviente de tragedia en Magangué

Javier Jiménez cuenta cómo vivieron el choque de dos embarcaciones en el Río Magdalena. “Mi hijo se me soltó”, mamá de una de las víctimas.

EDWIN TORRES PADRÓN

08 de febrero de 2022 04:37 PM

“Nosotros salimos de Coyongal e íbamos pasando por Tolú cuando se atravesó una canoa grande que tenía las luces apagadas y que transportaba víveres para niños de hogares comunitarios. Fue por eso que nos estrellamos, porque el piloto de la embarcación donde nosotros íbamos no vio la otra lancha. La canoa de nosotros pegó con la punta y por eso se volcó y se hundió enseguida.

“La gente que iba conmigo comenzó a gritar, decía ‘ay Dios mío, se está hundiendo la flota’. La mayoría de las personas cayó hacia atrás. La otra embarcación siguió su recorrido como si nada, pero la gente le comenzó a pedir ayuda y por eso fue que se devolvió y montó a la gente que estaba flotando. A las niñas no las alcanzaron a agarrar”. Le puede interesar: Tragedia en Magangué: hallan cuerpos de 3 de las 5 niñas desaparecidas

Reciba noticias de El Universal desde Google News

Ese es el testimonio de Javier Jiménez Rojas, uno de los sobrevivientes de la tragedia que hoy vive San Sebastián de Buenavista. De ese corregimiento de Magangué son oriundos los 18 pasajeros que cayeron al Río Magdalena tras el choque de dos embarcaciones frente al corregimiento de Tolú, el domingo a las 10 de la noche.

10 de la noche
del domingo ocurrió el choque de dos embarcaciones en el Río Magdalena, en jurisdicción de Magangué.

Doce de los ocupantes lograron ponerse a salvo, entre ellos una niña, de 13 años, que pese a resultar golpeada, logró nadar a la orilla. En una ambulancia fue trasladada al Hospital de Magangué, donde se recupera. La suerte no fue igual para cinco niñas entre los 4 y 14 años que integran una misma familia y un estudiante del SENA que reside en Barranquilla y que había ido el fin de semana a San Sebastián a visitar a su mamá. Lea: Tragedia en Magangué: 5 menores desaparecidos son de una misma familia

Hallan los cuerpos

El coronel de Infantería de Marina Juan David Melo Ramírez, comandante del Batallón Fluvial de Infantería de Marina No. 17, le confirmó a El Universal que hoy en la madrugada hallaron los cuerpos de cuatro de los desaparecidos, tres de ellos de las menores de edad. Dos de los cuerpos de las niñas los encontraron a pocos metros de donde ocurrió el accidente, cerca de Tolú; y el otro a unos seis kilómetros, casi enfrente del corregimiento de San Sebastián de Buenavista. El otro cuerpo, el de Givson Barranco Gutiérrez, de 23 años, fue localizado a 17 kilómetros del choque, en el sector de Barbosa.

Las cinco niñas que cayeron al Río Magdalena son familiares entre sí: dos hermanas y sus primas. Ellas son: Dioselin y Marcela Muñoz Guerra, de 10 y 13 años, respectivamente; y sus primas Carolina Castro Muñoz, de 4 años; Yomadis Castro Muñoz, de 8; y Solangie Guzmán Retamoza, de 10. Residentes de San Sebastián confirmaron que el piloto de la embarcación era Manuel Muñoz, abuelo de las menores. Lea aquí: Estos son los 6 desaparecidos por choque de embarcaciones en Magangué

“Mi hijo, mi hijo”

Givson iba con su mamá Nelvys Gutiérrez cuando ocurrió el accidente. La mujer no sabe cómo se salvó milagrosamente al caer al agua. Solo recuerda que trató de agarrar a su hijo, pero la fuerza de la corriente del Río Magdalena se lo llevó y no lo volvió a ver. El domingo, madre e hijo fueron a otro pueblo cercano, en Coyongal, también en jurisdicción de Magangué, para ver una corrida de toros. En la noche regresaban con otros 16 residentes de San Sebastián de Buenavista en la embarcación cuando chocaron con otra lancha que transportaba víveres.

El coronel Melo aseguró que “El Cipriano” navegaba por fuera del horario, incumpliendo la normatividad fluvial.

“Givson estudiaba en el SENA en Barranquilla y quería ser Dj. Él se vino a pasar las vacaciones acá con nosotros y yo le dije que se fuera el tres de febrero, pero me contestó que él era feliz con nosotros en el pueblo y por eso no se quería ir. Él era muy apegado a mi, por eso el domingo estaba conmigo en ese paseo a Coyongal”, le contó Nelvys a El Universal esta tarde en Magangué.

La mujer dice que se salvó porque se agarró de un madero de una silla y nadó unos metros. “Me quité los zapatos y pedí auxilio, hasta que un muchacho se tiró y me sacó cuando me hundía. Me subió a la embarcación que nos chocó y ahí supe que había perdido a mi hijo”, relata Nelvys.

La investigación

El coronel Juan Melo aseguró que la embarcación que chocó con el bote donde iban las víctimas, de nombre El Cipriano, fue trasladada a Magangué y será inmovilizada. El oficial confirmó que en efecto transportaba víveres para niños. La mercancía ya fue entregada a la dueña de la lancha.

Dos de los tripulantes de ese bote, según el coronel Melo, casi son linchados por la comunidad tras ser descubiertos cuando trataban de esconderse en una casa en el corregimiento de Tolú. El oficial dijo que ambos sujetos fueron individualizados e identificados, pero quedaron en libertad mientras avanzan las investigaciones, una de tipo penal y otra administrativa por parte de la Inspección Fluvial.

El coronel Melo aseguró que “El Cipriano” navegaba por fuera del horario, incumpliendo la normatividad fluvial.

  NOTICIAS RECOMENDADAS