Sucesos


Caso de Zenaida, desaparecida y desmembrada: hay sentido de fallo

Con base en pruebas de ADN, el Juez Primero Penal Especializado de Cartagena tuvo todos los argumentos para darle sentido condenatorio al proceso que sigue contra Miguel Rodríguez, marido de la mujer.

EDWIN TORRES PADRÓN

31 de julio de 2021 12:00 AM

Con base en pruebas de ADN, análisis científicos y testimonios de vecinos y familiares de la víctima, el Juez Primero Penal Especializado de Cartagena tuvo todos los argumentos para darle sentido condenatorio al fallo por el proceso que se sigue contra Miguel Rodríguez Villamil por desaparecer, asesinar y desmembrar a su mujer, Zenaida Serna Arriaga, el 26 de mayo de 2016 en el barrio El Pozón.

El jueves terminó la etapa probatoria en el juicio oral y en ella salió a relucir no solo la manera cómo ocurrió el crimen, sino cómo el procesado trató de ocultar evidencias y cómo expertos en criminalística de la Fiscalía y de la Sijín, y de peritos forenses de Medicina Legal, comprobaron que el pie encontrado tres días después en el canal Calicanto, en Olaya Herrera, era de la mujer, de 55 años.

La lectura del fallo será el próximo 30 de septiembre y Rodríguez Villamil podría enfrentarse a una pena mínima de 26 años de cárcel por los delitos de desaparición forzada y homicidio agravado, según explicó el abogado penalista José Francisco Pascuales, abogado de la familia de la víctima.

Todo indica, según las investigaciones, que Zenaida fue desaparecida y asesinada luego de 13 años de una relación tormentosa que sostuvo con Rodríguez Villamil.

Sus compañeras de trabajo en Mamonal dicen que ella era una mujer echada para adelante, que sacó adelante a su familia y que sin ayuda de nadie construyó su casa en la calle Primero de Mayo, de El Pozón. Después de eso fue que conoció a Miguel. A partir de allí comenzó su sufrimiento.

“Me decía que él salía de la casa en la noche a trabajar, se iba a tocar acordeón y regresaba ya en la madrugada. Algunas veces cuando él regresaba, la maltrataba física y psicológicamente, me contaba ella”, dice una de sus amigas, precisando que Serna era víctima de un terror psicológico tremendo.

¡Escabroso!

Ese 26 de mayo, Zenaida llegó a su casa, donde vivía con Miguel, pero de allí nunca la vieron salir. Su compañero no denunció la desaparición, pero quienes sí lo hicieron fueron sus compañeras de trabajo en Mamonal, a quienes les pareció extraño que no fuera a laborar.

Miguel no buscó a su mujer y en cambio adujo en una demanda que ella lo había abandonado. Tres días después de la desaparición, hallaron en un pie en el canal Calicanto y poco después se demostraría con análisis forenses que era de Zenaida, tras ser cotejado con pruebas de ADN con el hijo y un hermano de la víctima.

Pese a la desaparición extraña de su mujer, Miguel nunca compareció ante las autoridades para dar su versión de los hechos. Dos años después, la Fiscal Séptima Especializada consiguió una orden de captura contra él y fue así como lo aprehendieron el 16 de mayo de 2018.

La Fiscalía expuso en la audiencia de imputación de cargos contra Rodríguez que el pie encontrado el 29 de mayo de 2016 en el canal Calicanto era de Zenaida y eso fue pieza clave para confirmar la presunción de que Rodríguez la habría desmembrado después de matarla.

Según el ente acusador, el homicidio fue en una de las habitaciones de la casa de Zenaida, donde agentes criminalísticos, apoyados de sustancias especiales, hallaron rastros de sangre en las paredes, muy a pesar de que Rodríguez presuntamente las habría pintado o echado cemento para cubrir la evidencia.

Un vecino manifestó que posterior a los días de la desaparición de Zenaida vieron salir a Miguel varias veces con un maletín, en el que se presume pudo haber transportado las partes del cuerpo de la mujer a algún sitio hasta ahora desconocido por las autoridades.

Cuando desapareció, a Zenaida solo le faltaba un año para pensionarse y le había manifestado a sus parientes que quería dejar a Miguel por los maltratos y que se iría a vivir a Cúcuta (Norte de Santander).

El resto del cuerpo de Zenaida aún no ha sido encontrado. El procesado por este hecho y compañero sentimental de la víctima, Miguel Rodríguez, no ha entregado información certera de lo que sucedió con su mujer y ha declarado que él no fue quién la desapareció y asesinó.

¿Te gustaría recibir en tu celular las noticias más importantes del día? Da clic aquí y escríbenos a Whatsapp.

25 pruebas
Son 25 elementos materiales probatorios los que recolectaron los investigadores. Les llamó la atención que el cuarto de Zenaida estaba recién pintado, faltaban varias prendas de vestir de ella y el colchón en el que dormía con su marido no estaba. Los rastros de sangre los encontraron en partes de la cama, las paredes, el piso y hasta en el baño. Pese a que el cuarto estaba recién pintado, los investigadores descubrieron las trazas de sangre con elementos reactivos.
  NOTICIAS RECOMENDADAS