Sucesos


Crimen de capitán de barco en Cartagena: sin capturas un año después

El ‘Spirit of Hamburg’, donde fue asesinado el birmano Myo Tun Zaw el 16 de abril del año pasado, regresa a esta ciudad el próximo domingo procedente de Estados Unidos. Así van las investigaciones.

EDWIN TORRES PADRÓN

16 de abril de 2021 12:00 AM

Como si se tratara de una ironía del destino, el barco ‘Spirit of Hamburg’, cuyo capitán fue asesinado en un hecho confuso y misterioso hace exactamente un año (16 de abril de 2020) frente al puerto de Cartagena, regresa a esta ciudad el domingo procedente de Estados Unidos.

El buque partió ayer, a las 6:32 de la mañana, de Port Everglades, puerto marítimo en Fort Lauderdale (Florida), y tiene previsto llegar a Cartagena el 18 de abril a las 2 de la tarde. Su posición, a las 11 de la mañana de ayer, era en el Océano Atlántico Norte.

El 16 de abril del año pasado, a las 7:40 de la mañana, el ‘Spirit of Hamburg’, de la línea naviera Maersk, arribó al puerto de la Heroica con 21 tripulantes a bordo para desarrollar operaciones de cargue y descargue de contenedores en la Sociedad Portuaria Regional.

A a las 5 de la tarde del mismo día, cuando el barco aún se encontraba atracado en el muelle, el Oficial de Protección de la Sociedad Portuaria reportó la muerte del capitán Myo Tun Zaw, de Birmania. Su cuerpo fue encontrado en la cubierta principal con heridas provocadas con arma contundente, además de magulladuras y laceraciones en las manos al intentar defenderse. La víctima fue envuelta en cinta adhesiva para evitar, tal vez, que la sangre delatara el crimen.

¿Amotinamiento
o asalto?

Aunque la empresa alemana Zeaborn Ship Management, propietaria del barco, informó que el crimen habría sido cometido por intrusos, las autoridades colombianas dijeron que el capitán Myo Tun Zaw, de 50 años, fue presuntamente asesinado por miembros de su propia tripulación en lo que parecía ser un amotinamiento.

Dos días después del asesinato, la Fiscalía General de la Nación anunció una investigación penal para determinar la causa, forma y mecanismo de muerte del capitán.

El barco llegó a Cartagena procedente de Charleston (Estados Unidos) e iba a zarpar esa misma noche. Es por eso que una de las hipótesis apuntó desde el inicio a que el cuerpo del capitán iba a ser arrojado al mar por la forma en que lo hallaron.

Un guardia de seguridad habría escuchado gritos, pero como hablaban en otro idioma, no prestó atención. Sin embargo, llamó a las autoridades para descartar y fue entonces cuando se descubrió el crimen.

Una semana después de su muerte, el cuerpo de Myo Tun Zaw fue enviado a su país de origen, Birmania, en el sudeste asiático. En un comunicado oficial, los gerentes de Zeaborn Ship Management lamentaron lo sucedido con “uno de sus valiosos marinos de su buque” e informaron que “la tripulación de ‘Spirit of Hamburg’ recibirá ayuda psicológica tras la trágica muerte de su colega”.

El resto de la tripulación, conformada por 20 personas de Birmania, Rusia y Etiopía, siguió confinada en el barco, en el sector de Cuatro Calles de la bahía de Cartagena.

El 28 de junio, dos meses y un día después de la muerte del capitán Myo Tun Zaw, el ‘Spirit of Hamburg’ abandonó el puerto de Cartagena y se dirigió hacia Manzanillo, México.

Investigación

La Policía Metropolitana de Cartagena le informó ayer a El Universal que la investigación es coordinada por la Fiscalía 16 Especializada y asegura que hicieron la reconstrucción en 3D de los hechos y recepcionaron entrevistas a los tripulantes del barco.

“Una vez realizada la necropsia, Medicina Legal concluyó que la muerte fue con arma contundente y, según las características físicas en el hecho, debieron participar como mínimo dos sujetos. Hasta el momento, sin embargo, no se cuenta con algún elemento material probatorio o evidencia física que logre demostrar responsabilidad directa en el homicidio”, dice la Policía.

Las autoridades británicas también realizan unas investigaciones paralelas, toda vez que según la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar, cualquier delito a bordo del ‘Spirit of Hamburg’ quedaría bajo la jurisdicción de su estado de bandera.

  NOTICIAS RECOMENDADAS