La obsesión por su hermanastra terminó en tragedia familiar

20 de junio de 2020 12:00 AM
La obsesión por su hermanastra terminó en tragedia familiar
En el Hospital Local de San Onofre (Sucre) permanece la menor herida a bala por su hermanastro.

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

La obsesión de un turbaquero por su hermanastra terminó en tragedia familiar. Él murió y ella está gravemente herida.

Los habitantes del corregimiento de San Antonio, en el municipio de San Onofre, Sucre, aún siguen en conmoción. La tarde del jueves 18 de junio será difícil de olvidar.

Jeremy Álvarez Rimoles, de 18 años, nacido en Turbaco, pero residente en Arjona, llegó sorpresivamente poco después del mediodía a San Antonio y de inmediato fue a la casa de su hermanastra por parte de padre, en el barrio Arriba.

Los testigos le dijeron a la Policía que desde la puerta de la casa el joven llamó a su hermanastra, menor de edad, pero ella dudó en atenderlo. Luego de varios llamados, la joven fue hasta donde él estaba, en mitad de la calle, y le dijo no cuando Jeremy le preguntó si podían realmente tener una relación sentimental.

El joven volvió a decirle que si no lo aceptaba, la mataba. Su hermanastra respondió de nuevo “no” y fue cuando él, según testigos, le disparó. La adolescente trató de refugiarse en una casa cercana, pero fue baleada dos veces. Jeremy, creyendo quizás que cometió el asesinato, se disparó a la cabeza y murió en el acto. Su cadáver quedó en plena calle.

Cuando la Policía llegó al sitio de los hechos, halló el cuerpo del joven rodeado por una multitud. El COVID-19 en esos momentos era lo de menos.

Jeremy vestía suéter de color negro, una bermuda tipo jean y tenis blancos con negro. A su lado estaba un revólver marca Llama, de color niquelado, con cacha o empuñadura ortopédica negra.

La joven recibió un balazo en el brazo derecho, con orificio de salida; y otro en la cabeza. Fue atendida inicialmente en un centro de salud de San Antonio y luego remitida al Hospital Local de San Onofre, donde aún permanece, según se conoció de fuente oficial.

Todo empezó en Bogotá

En el relato que conocieron los investigadores de parte de los familiares de la joven herida es que Jeremy y su hermanastra se conocieron en Bogotá a mediados de enero.

La joven se fue a esa ciudad con dos hermanos más a casa de su mamá. A los pocos días, Jeremy le declaró lo que sentía por ella y le propuso que fueran novios. Ella, según sus parientes, en todo momento le dijo que eso no se podía, porque eran hermanastros y esa relación era imposible de sostener, además que no iba a ser bien vista.

Ante la insistencia de Jeremy, ella optó por alejarse de él y fue así como en mayo decidió regresar al corregimiento de San Antonio, a casa de sus abuelos.

Antes de marcharse, dicen las declaraciones obtenidas por la Policía, Jeremy amenazó de muerte a su hermanastra, diciéndole que si no era para él, no era para más nadie.

Con esa supuesta intención, el joven llegó a San Antonio el jueves. La sentencia no se cumplió y hoy una familia en Turbaco llora a Jeremy.

Feminicidio

En audiencia virtual, la Fiscalía acusó formalmente al expatrullero de la Policía de Caquetá Jhohan Alberto Ossa Lopera por los delitos de feminicidio agravado, hurto calificado y agravado, violación a habitación ajena y acceso abusivo a un sistema informático, conductas de las que habría sido víctima su exnovia el 29 de febrero de este año en Florencia.

El ente acusador, con base en la investigación, infiere que el hombre supuestamente aprovechó sus conocimientos en criminalística para tratar de eliminar evidencias y evitar dejar rastros, entorpeciendo el curso del proceso. Ossa Lopera, quien trabajó durante 8 años en la Sijín, fue detenido el 12 de marzo del año en curso por miembros del CTI en el parque principal de la capital caqueteña, por ser el sospechoso principal de la muerte violenta de la joven de 28 años, cuyo cuerpo fue hallado en la cama.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Sucesos

DE INTERÉS