Sucesos


Se entregó y dijo que no recuerda que mató a su mujer en San Cristóbal

Hay rabia, dolor e indignación por el feminicidio de Belkis Orozco en esa población del norte de Bolívar, a orillas del Canal del Dique.

EDWIN TORRES PADRÓN

20 de abril de 2022 01:31 PM

La única defensa hasta ahora de Rubén Enrique Jaramillo Julio es decir que no se acuerda de lo que hizo porque llevaba tres días ingiriendo licor. Esa frase, que en el municipio de San Cristóbal nadie la cree, tiene aún más indignados y con rabia e impotencia a sus habitantes, incluidos los propios familiares de ‘el Nene’, como es apodado el presunto feminicida de Belkis Orozco Vásquez.

Para los allegados de la mujer, de 40 años y madre de dos hijas, está claro que el vil asesinato de Belkis fue planeado y por eso Rubén actuó en el momento indicado. Javier Cantillo, primo de la víctima, asegura que, en efecto, ‘el Nene’ estaba tomando con sus amigos esa noche de Sábado de Gloria, pero dice que mientras parrandeaba solo esperaba el momento para abordar a la madre de sus dos hijas. Le puede interesar: Se entregó en Arjona expareja de mujer asesinada en San Cristóbal

Y así fue. A las 3:20 de la madrugada del ya Domingo de Resurrección (17 de abril), Rubén se fue a donde su esposa departía con hermanos y primos, y desde una esquina esperó que ella se levantara de su silla para ir a su casa. Apenas vio que ella comenzó a caminar, se le acercó y con sangre fría le dio un balazo en el pecho delante de todos los allegados de Belkis.

17 de abril
ocurrió el feminicidio en el municipio de San Cristóbal. Allí mismo fue sepultada Belkis Orozco.

Pese a su estado de ebriedad, Rubén corrió a donde estaban sus amigos que en un vehículo lo sacaron de inmediato del pueblo. En medio de esa confusión, Belkis fue llevada en un carro al Hospital Local, pero ya por ella no había nada que hacer. El impacto fue mortal. De Rubén Jaramillo volvieron a saber el lunes, cuando se entregó a la Policía en el municipio de Arjona, aduciendo que no se acordaba de lo que había hecho. Lea aquí: Conmoción por primer caso de feminicidio en San Cristóbal en décadas

El martes, precisa Javier Cantillo, supieron que el presunto feminicida fue puesto a disposición de la Fiscalía en su sede de Canapote, en Cartagena, y después de eso no han vuelto a saber más nada. Las autoridades confirmaron que una vez sea judicializado, Jaramillo Julio, de 41 años, será llevado ante un juez de Garantías para las audiencias concentradas de legalización de captura e imputación de cargos.

Su única pareja

Belkis y Rubén son oriundos de San Cristóbal, un municipio a orillas del Canal el Dique, en el norte de Bolívar. Se casaron muy jóvenes, ella con 18 y él con 19, pero los problemas no tardaron en llegar por los malos tratos por parte de ‘el Nene’. Lea: Policía, tras la pista de hombre que mató a su exmujer en San Cristóbal

“Belkis siempre nos decía que él la trataba mal, pero que por las niñas pensaba que él podía cambiar y por eso le seguía dando una oportunidad, esperando que él tomara la iniciativa y no dejará morir la relación, pero ese maltrato nunca se detuvo. Al final se cansó de darle una oportunidad”, comenta Javier Cantillo. Las agresiones tanto físicas como verbales no se detuvieron y por eso hace cinco años Belkis tomó la determinación de dejarlo cuando vivían en Caracas, Venezuela.

Para los allegados de la mujer, de 40 años y madre de dos hijas, está claro que el vil asesinato de Belkis fue planeado y por eso Rubén actuó en el momento indicado.

Cuando ella se fue a Panamá con su hija mayor en busca de mejores oportunidades, ’el Nene’ fue detrás de ella, pero ese cambio que ella le pedía nunca se dio y fue por eso, cuenta su pariente, que él optó por irse a Chile. “La única conversación que mantenían era por WhatsApp cuando él le preguntaba por sus hijas”, precisa Javier.

Así pasaron los últimos años hasta que el viernes 8 de abril, antes que comenzara Semana Santa, Belkis viajó de Panamá a Colombia para visitar a su familia en San Cristóbal, en especial a su hija menor, de 10 años. Rubén llegó a esa población un día después procedente de Chile.

En los días siguientes nunca se vieron, solo cuando él le preguntaba por sus hijas o porque le pedía que las mandara a donde él estaba. Volvieron a estar de frente en la madrugada del Domingo de Resurrección, cuando ‘el Nene’, en vez de hablar, le disparó a la mujer que en su vida solo tuvo como pareja sentimental a él.

  NOTICIAS RECOMENDADAS