Sucesos


Sicariato en Membrillal: de 8 balazos asesinan a Darío Licona

El joven es el primer asesinado en octubre, en la ciudad. Una de las hipótesis que las autoridades deberán investigar por su muerte es un hecho del pasado.

REDACCIÓN SUCESOS

03 de octubre de 2021 12:45 PM

¿Lo estaban esperando? Darío de Jesús Licona Valencia había salido hace poco tiempo de la Cárcel de Ternera cuando las balas lo alcanzaron y lo mataron en la vía principal de Membrillal.

“Eran las 7:40 de la noche del sábado. Dos tipos en moto llegaron a donde estaba y le dispararon”. Son las palabras de la madre del joven, de 25 años. A esa hora, Darío estaba en una mesa de fritos ubicada en la carretera principal de Membrillal cuando los sicarios lo sorprendieron.

“Él vivía conmigo, no estaba trabajando porque hace poco había estado detenido”, dijo la mujer, que esperaba el cuerpo de Darío en las afueras de Medicina Legal, en la mañana de hoy.

Amplio prontuario

Según la Policía, el hombre tenía varias anotaciones judiciales por delitos como homicidio y hurto. En el 2017, un juez lo envió a la Cárcel de Ternera por homicidio en grado de tentativa, por un hecho ocurrido en mayo de ese año.

En la madrugada del 29 de ese mes, Darío, junto a un primo, hirieron con arma de fuego a Daniris Licona Castro, en Membrillal. Al parecer, dijo la Fiscalía, la agresión fue porque Daniris, su prima, no le quiso vender una cerveza.

Según contó en ese entonces la abuela de la joven, su nieta recibió las balas cuando tomaba licor luego de llegar de un picó. “Él le pidió una cerveza a mi nieta, pero ella le dijo que no tenía. Incluso le dio la que ella se estaba tomando”. Fue ahí cuando Darío desenfundó su arma de fuego y disparó. Luego se fue en moto junto a otro hombre. Lea aquí: Por una cerveza el primo la hirió a balazos

Por ese hecho, Licona Valencia estuvo tres años en prisión. No tenía mucho de haber salido cuando fue asesinado en el mismo barrio en el que vivía y en el que disparó contra su prima en aquel entonces.

Reciba noticias de El Universal desde Google News

Esta vez, los hechos ocurrieron en la mesa de fritos de la esposa de un primo de él. Los ochos balazos que recibió lo mataron casi en el acto, llegó al CAP de Arroz Barato ya sin signos vitales. La dueña de la mesa de fritos salió herida y se recupera en la UCI del Hospital Universitario.

De los sicarios no hay información. El parrillero disparó desde la moto y junto a su cómplice huyó sin dejar rastro. La mamá de la víctima espera que con las cámaras de seguridad que hay en el lugar las autoridades puedan dar con los responsables de la muerte de Darío.

  NOTICIAS RECOMENDADAS