Sucesos


Tres accidentes caseros y tres víctimas mortales en 48 horas

Un niño y dos jóvenes han muerto de la misma manera en Pasacaballos, La Boquilla y Villa Estrella: electrocutados. Dos de los casos sucedieron el sábado con apenas una hora de diferencia.

Pasacaballos, La Boquilla y Villa Estrella. En tres hogares de esos sectores de Cartagena hay luto y dolor por tragedias que ocurrieron en circunstancias similares con apenas 48 horas de diferencia.

Las víctimas, un niño y dos jóvenes, se electrocutaron en sus viviendas mientras jugaban o realizaban tareas caseras aprovechando el confinamiento decretado por el Gobierno nacional ante la pandemia del COVID-19.

El último caso sucedió el sábado, a eso de las 4:10 de la tarde. La víctima es Andrés Felipe Quintana Fajanett, de 18 años, quien, según declaraciones de su papá a la Policía Metropolitana de Cartagena, recibió una descarga eléctrica al recostarse a un cercado eléctrico mientras realizaba trabajos en un galpón de pollos de engorde.

El hecho, dicen las autoridades, ocurrió en una trocha que va de Pasaballos al corregimiento de Rocha, en jurisdicción de Arjona.

A Quintana Fajanett lo llevaron aún con vida al CAP de Pasacaballos, pero los esfuerzos fueron en vano.

Los otros casos

Ese mismo sábado, pero una hora antes, ocurrió la tragedia de un niño, de 11 años, en la calle La Habana, del barrio Villa Estrella, en el sector 7 de Enero.

El menor, identificado Deiver Lemus Rodríguez, habría sufrido un accidente casero en el patio de su casa tras intentar volarse un cerca para dirigirse a una zona contigua. Eso dicen los vecinos de los parientes de la víctima.

Otras de las versiones que se manejan es que el menor habría sufrido una descarga eléctrica al tocar una cerca energizada que está cerca del patio de su vivienda.

Al parecer, esa cerca permanecía en esas condiciones en horas de la noche para evitar que los amigos de lo ajeno ingresaran al patio de un vecino que estaba siendo víctima de robos. Hay quienes aseguran que al vecino se le olvidó desconectar la energía de la cerca y por eso ocurrió la tragedia.

“El niño se encontraba jugando con su hermanita en el patio y al parecer tropezó y se agarró de la cerca. Cuando su hermana lo ve como temblando llamó a los padres y estos lograron zafarlo de allí y llevarlo al CAP de El Pozón, pero llegó sin signos vitales”, dijo una fuente.

Dos días antes, en el corregimiento de La Boquilla, murió Jesús Guillermo Guerra Pertuz, de 25 años.

El hecho sucedió en la mañana del jueves, cuando la víctima se disponía a abrir la persiana del negocio donde trabajaba, en el sector Villa Gloria.

Cuando Jesús tocó la persiana metálica de la entrada a la tienda recibió una violenta descarga eléctrica que lo arrojó varios metros de la puerta. Tan fuerte fue la descarga que Guerra Pertuz quedó inconsciente. De inmediato lo llevaron al CAP de La Boquilla, donde murió.

¿Qué es?

Según Wikipedia, se denomina accidente eléctrico a una lesión producida por el efecto de la corriente eléctrica en el ser humano o en un animal. Son varios los factores que determinan la envergadura del daño. Pueden presentarse lesiones nerviosas, alteraciones químicas, daños térmicos y otras consecuencias de accidentes secundarios (como por ejemplo fracturas óseas).

Junto a las magnitudes de la tensión eléctrica, de la densidad de corriente y de la intensidad de corriente (también conocida como amperaje), también desempeña un papel el hecho de que se trate de corriente alterna o continua, así como también cuánto tiempo y por qué vía el cuerpo de la persona (o en su defecto, del animal) ha sido atravesado por la corriente eléctrica.

  NOTICIAS RECOMENDADAS