¿Cuánto cuesta tu voto?

11 de marzo de 2018 08:30 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

-El paquete, porque lo compran es por paquetico, por aquí está en $40 mil. Te dan $20 entrando y $20 a la salida. Tienes que votar por Cámara y Senado, es sencillo, te dicen.

-¿Es sencillo?

-Sí. Solo votas por este y este candidato y entregas copia del certificado electoral

-¿Y después?

-Después nada... no te dan más nada.

Es *Francisco, un líder comunitario de El Líbano. Lleva tantos años organizando votantes que se conoce al derecho y al revés todas las minucias de las elecciones, cualesquiera que sean, para presidente, alcalde, gobernador, Concejo, Asamblea. Le he pedido que me explique un poco cómo funciona eso de vender el voto, le pregunto que si es verdad, ¿Cuánto cuesta? ¿Quiénes lo compran? ¿En el barrio mucha gente se vende?

Y es que no es un secreto, menos en un sector populoso como El Líbano, que hay quienes venden su alma al diablo, o más bien su futuro, y depositan el contrato firmado anónimamente en una urna. Una transacción ilegal y letal para la democracia.
Francisco me dice que sí, ha visto a varios de sus colegas ofreciendo dinero por ahí… pero que él no es de esos facinerosos. “Aquí, a mi casa, han venido a preguntar qué tengo para el domingo. Yo aquí tengo una integración con asado y comida, pero no compro votos, no estoy de acuerdo con esa práctica”, me afirma.

Muy cerca de ahí, la ‘tarifa’ pro-votos es similar. En Boston hay candidatos que pagan la dupla hasta en $60, me dice *Felipe, otro experimentado líder de esa comunidad. Sí, 60 mil pesos a una sola persona por sufragar por X o Y candidato a la Cámara y al Senado de la República, en las elecciones parlamentarias de hoy. Nada mal. No tienen plata esos políticos. ¿De dónde sacan el dinero? Será que lo tienen bajo el colchón.

15 mil votos...
Supongamos que un candidato a la honorable Cámara de Representantes de Colombia necesite al menos 30 mil votos, para ocupar la curul.

También, supongamos -solo es una suposición, no es que realmente lo hagan… o tal vez sí- que ese candidato quiere darse un ‘empujoncito’, para ir la fija, para no ahogarse. Entonces, se lanza al agua a comprar votos en la calle en barrios como Boston, El Líbano, El Pozón, Olaya Herrera, y lo hace con toda su maquinaria, gente a la que a su vez le paga por comprar votos.

Pero ese aspirante, es un tanto honrado, solamente pagará por la mitad de sus votos, pues cree que a la otra mitad de sus votantes los ha conquistado con su discurso, propuestas y promesas. (¿Sabe usted tan si quiera una propuesta del candidato por el que vota?).
Es decir: necesitaría 375 millones de pesos para anotarse 15.000 votos, si cada uno de estos votos los consigue en ese mercado negro a $25 mil. Más o menos, eso mismo es el salario de un año de un congresista ($375.981.852). Pero, usted no se preocupe, ese dinero de los voticos, es una donación que su candidato hará sin recibir nada a cambio, más allá de la satisfacción de servir al pueblo.

Ese candidato que le paga por el voto es tan bueno, quiere tanto a su municipio, ciudad, departamento y al país, que regalará ese dinero, un año del que sería su salario, así como así. Él recibirá a cambio nada más y nada menos que una curul y poder, mucho poder. Solo ese ‘detallito’.

Una cadena
“Haciendo un recorrido, ayer encontré que en Villas de Aranjuez estaban pagando el voto a $50 mil. Y había sectores que los pagaban hasta $70 mil, eso depende del líder, porque el político ofrece $60 mil, el líder se queda con $20 mil y termina dando $40. También hay votantes que se rebuscan hasta con tres o cuatro líderes y cobran tres y cuatro veces por un voto, se hacen más de $100 mil en el día”, me explica otro de esos líderes experimentados.

“Aquí, entre nosotros, porque de esto no se puede estar hablando así abiertamente, aquí en Bayunca hay una candidata que está dando $40 mil, es de las que más suena, seguro queda. Ella está repartiendo plata aquí, en Pontezuela, por todos esos pueblos hasta en Arroyo de Piedra”, me asegura otro líder bayunquero, quien, como los demás, prefiere reservar su identidad.
-¿Y cómo saben que la persona realmente votó por ese político?

-Ellos tienen sus mañas. Verifican por mesas, tienen a una persona ahí, pendiente. O simplemente no verifican.
Felipe me explica que la compra de votos puede ser escalonada y puede darse desde antes del día electoral.

“Los candidatos llegan ofreciendo cielo y tierra. Sus trabajadores contactan al líder para cuadrar una reunión, verifican con lista en mano de 70 u 80 personas zonificadas en tal puesto. Una hora antes llega la mano derecha del candidato, y a esa misma gente le pasan un ‘refrigerio’, por $10 mil o $12 mil pesos por persona. El domingo, día de las elecciones, le entregan 30 mil o 40 mil pesos más”, anota.

Menos mal no todos los políticos ganan comprando votos, debe haber algunos con la honra en alto, porque no invierten un solo peso en eso. Menos mal que no todo el mundo vende el voto y no todo el mundo pide algo a cambio.
Y usted, ¿es de los que vende el voto?

*Nombres cambiados.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Facetas

DE INTERÉS