Facetas


El Hidrógeno verde, el combustible del futuro en Colombia

La oferta de energía primaria en Colombia está compuesta predominantemente por combustibles fósiles (carbón y petróleo) pero eso puede cambiar.

El hidrógeno verde es el combustible del futuro y países como Australia, Alemania y China ya están invirtiendo grandes cantidades de dinero en infraestructura para la conversión a la llamada energía limpia.

De Latinoamérica, Chile ha sido el único país en presentar su estrategia y Colombia camina hacia el cambio con la expedición de la ley 2099 de 2021, que quiere modernizar la legislación vigente en materia de transición energética, la promoción de fuentes no convencionales de energía y la reactivación económica del país mediante el fortalecimiento de los servicios públicos de energía eléctrica y gas combustible.

La catedrática de Química Inorgánica de la CEU, María Azcondo, explica que el hidrógeno es el elemento químico más simple que existe. “Formado por un protón y un electrón (en su isótopo más común) ocupa el primer lugar de la tabla periódica. Es, también, el elemento más abundante del universo. Sin embargo, en la Tierra, apenas lo encontramos en solitario. Siempre aparece combinado formando moléculas más complejas como la del agua (hidrógeno más oxígeno).

“El hidrógeno hay que sintetizarlo, porque no hay mucho en nuestro planeta. En forma de hidrógeno molecular solo lo encontramos en las capas altas de la atmósfera y en las emanaciones volcánicas”, añade.

Este último año quizás haya oído mucho sobre este nuevo combustible, pero aún resulta desconocido.

En entrevista con El Universal, la experta Laura Sofia Rivera quien con veinticinco años de experiencia en el sector energético es gerente comercial de Energías Renovables en Bureau Veritas Colombia, explica:

¿Dónde econtramos

hidrógeno?

- El hidrógeno se encuentra en la naturaleza en forma molecular como H2. Para lograr su fase líquida es requerido comprimirlo, lo que facilita su manipulación y almacenamiento. Es usado principalmente como combustible.

¿Colombia tiene la capacidad de producirlo, qué tenemos a favor?

- El hidrógeno se produce por un proceso de hidrólisis que ha venido siendo usado en las refinerías colombianas por muchos años; el reto que afronta ahora el país es la generación de hidrógeno verde, que es aquel que usa energías renovables en su producción. Las características y ubicación de nuestro país hacen que las condiciones para la generación de energía renovable sea óptima, prueba de ello es la favorable evolución de los proyectos solares y eólicos que todos los días evidenciamos a través de los medios de comunicación

La apertura a nuevas formas de generar energía hace que tengamos nuevas oportunidades en los diferentes sectores económicos del país para la diversificación de servicios, transferencia de conocimiento, generación de empleo y crecimiento sostenible de las empresas.

De llegar a Colombia ¿cómo se comercializará?

- Son grandes oportunidades las que tenemos. La posibilidad del uso del hidrógeno como fuente de energía para la industria está para exportar o simplemente para el almacenamiento. Hay compañías que están pensando en la movilidad, otras compañías están esquematizando su negocio para transportarlo, otras para distribuirlo, las posibilidades son muy amplias.

¿Por qué este tipo de combustible es amigable con el planeta?

- Hablando de generación de hidrógeno verde, se tiene un proceso de generación que usa energía renovables, por lo que contribuye a la disminución de emisiones de gases efecto invernadero.

¿Cuál es la diferencia

con el petróleo?

- Son fuentes de generación de energía diferentes con características y procesos diferentes. En Colombia es el sector de hidrocarburos quien en este momento tiene el liderazgo en la producción de hidrógeno verde y es donde se ve el interés de sector en diversificar y apalancar el país en la transición energética.

Los riesgos para su producción

Según el Banco Interamericano de Desarrollo, para 2050 la utilización del hidrógeno verde se enfocará más que todo en la generación de energía y transporte y no tanto en los otros usos posibles (materia prima para fabricar fertilizantes, por ejemplo).

Según Bureau Veritas Colomnia, los riesgos frente a la implementación de este tipo de energía en el país deben ser reconocidos y mitigados antes de iniciar la operación para evitar su materialización, ya que tiene una cadena de valor que implica un proceso de producción, compresión, almacenamiento, transporte, distribución y uso con unos estándares diferentes y únicos que requieren una validación exhaustiva. Por ejemplo, desde la compatibilidad de los materiales, equipos y manipulación para evitar riesgos que van desde fugas, hasta otras situaciones de mayor complejidad en cuanto a seguridad, salud y medio ambiente asociados a errores en la instalación, puesta en operación, falta de mantenimiento y/o revisión.

Un compromiso

La oferta de energía primaria en Colombia está compuesta predominantemente por combustibles fósiles (carbón y petróleo), con una participación cercana al 77% del total mientras que la hidroelectricidad, el gas natural y las fuentes no convencionales de energía renovable (bagazo, biocombustibles y leña) suman el restante 23%.

Colombia tiene el compromiso de llegar a máximo 266 millones de toneladas de CO2e emitidas en el año 2030, a reducir en un 20% en ese mismo año 2030.

La demanda de energía de todo tipo ha aumentado en Colombia según la Unidad de Planeación Minero Energética UPME, “así, en los 43 años comprendidos entre 1975 y 2018, el consumo final de energía se incrementó un 78%”, lo que nos pone en la tarea de controlar las fuentes generadoras de energía en pos del cuidado de nuestro entorno.

  NOTICIAS RECOMENDADAS