Facetas


El joven cartagenero que canta en los buses para cumplir sus sueños

Esta es la historia de Eliezer Palencia, un joven que se aventuró en el mundo de la música y cuyo único escenario es el transporte público.

GABRIELA ROMÁN VILLA

15 de febrero de 2023 03:00 PM

Hace un año, con las manos sudorosas, temblando, el micrófono en una mano, un bafle colgando de una correa alrededor de su cuerpo y a punto de entrar en un colapso nervioso, Eliezer Palencia se subió a un bus de transporte público.

Y es que en Cartagena existen muchos jóvenes que, como Palencia, sueñan ‘ser grandes en la vida’, ya sea en la medicina, ingeniería o en las artes. Anhelan siempre algo mejor, por lo que recurren a distintas prácticas con tal de alcanzar el éxito que los desvela. Le puede interesar: Las historias que pasan desapercibidas en los buses de Transcaribe

“La primera vez me dio mucha pena, es un trabajo duro y no es para todo el mundo, conocí gente que trabajaba meses y cualquier día lloraban por no aguantar la situación”, expresa Palencia sobre su primera vez cantando en un bus.

Sus inicios

Debido a la carencia económica en su hogar, sin empleo y obligado a aportar con algo para el sustento familiar, Eliezer se dedicó primero a vender objetos en la calle, pocillos artesanales para ser exactos, pero se dio cuenta con el paso del tiempo que esto no le daba lo suficiente y decidió abandonarlo.

Por comodidad y sugerencia de un amigo, Eliezer Palencia cambió su guitarra con la que se introdujo es este mundo, por un bafle y un micrófono.
Por comodidad y sugerencia de un amigo, Eliezer Palencia cambió su guitarra con la que se introdujo es este mundo, por un bafle y un micrófono.

Ahí fue cuando incursionó de lleno en ver a los buses como tarimas y escenarios. Al comienzo lo hacía con una guitarra. Luego un amigo que también se dedicaba a lo mismo, lo convenció que comprara una caja o bafle y así adquirió con mucho esfuerzo uno de estos aparatos que le otorgó mayor comodidad y profesionalismo a su labor.

La primera vez tuve mucha pena, esto es duro y no es para todo mundo, conocí gente que trabajaba meses y cualquier día lloraban por no aguantar la situación”

Eliezer Palencia

Así se organiza en la semana

Eliezer asiste a clases en el Servicio Nacional de Aprendizaje (Sena), desde las 7 de la mañana hasta las 12 del mediodía. Una vez termina “arranca” a tomar su primer bus y comienza su larga odisea de estación en estación hasta que dan las 5 o incluso 6 de la tarde.

El joven cartagenero que canta en los buses para cumplir sus sueños

Excepto los domingos, este último lo toma para descansar de su agitada jornada laboral que considera “desgastante” no por la parte física sino mental.

Estar enfocado en lo que haces, tratar de que el público no te afecte y sentir que estás preparado es lo que me motiva a seguir”.

Eliezer Palencia

Pasajeros agresivos

Narra Eliezer, que, entre sus más de 30 espectadores, todos usuarios del transporte público, se encuentra a veces con pasajeros malhumorados, o “personas de pocas pulgas”, quienes reaccionan de mala manera o de forma grosera, “¡Apaga eso!” o “¡Bájale el volumen!”, son reacciones con las que a diario debe enfrentarse en este periplo de trabajar en el transporte público. (Le puede interesar: Contaminación auditiva: Como saber si es delito y no incurrir en estos actos)

El joven cartagenero que canta en los buses para cumplir sus sueños

A este tipo de situaciones el joven le atribuye que muchas personas como él, dedicadas a realizar este tipo de actividades, no toleren la situación y en ocasiones terminen cambiando de parecer y no realicen las actividades que tenían planeadas.

El joven contó cómo una vez un pasajero lo abordó y con una actitud soez le pidió bajar el volumen de la música, una situación que le produjo una tristeza honda. (Le puede interesar: Jóvenes se enfrentaron a golpes en estación de Transcaribe de Chambacú)

“Te invade el pensamiento que de alguna u otra forma lo que estás haciendo no está bien”, expresa.

Por más que esté consciente del gran esfuerzo que realiza y todo lo que por un tiempo se ha ganado con ello, Eliezer expone que siempre habrá situaciones que hacen que vuelvas a la realidad.

Para jóvenes como él, el mundo puede ser un poco injusto, de hecho, pueden ser testigos de personas a las que no les hace falta nada en el mundo, quejarse incluso por todo lo que tienen y muchas veces sin agradecer ni un momento por todo aquello que la vida les ofrece. (Le puede interesar: Sueños que aniquilan a la pobreza)

Eliezer algún día espera terminar su carrera técnica y quizá dejar atrás esta actividad. Mientras logra cumplir sus sueños con esfuerzo y esmero, le canta a su público el género musical con el que es más afín: balada.

Sanciones para este tipo de actividad

En el Manual del Usuario del Sistema Integrado de Transporte Masivo (SITM) en el capítulo cinco donde se enumeran las diferentes actividades por las cuales existen sanciones, está en la número 26 que dice “realizar actividades ajenas a la movilidad de los usuarios, como discursos o manifestaciones políticas o religiosas, interpretar canciones, hacer malabares o presentación de otras actividades artísticas”.

La sanción a esta acción puede significar para la persona ser retirada del Sistema sin derecho a que se le reembolse el valor del pasaje y pueda terminar a disposición de las autoridades.

Comentarios ()

 
  NOTICIAS RECOMENDADAS