Facetas


JJ Carbonell y un libro obligado para los amantes de la champeta

El investigador JJ Carbonell acaba de publicar un libro sobre los orígenes y evolución de la música champeta.

GUSTAVO TATIS GUERRA

03 de abril de 2022 12:00 AM

La champeta es una hija del Caribe, así lo recuerda Lucas Silva al adentrarse en las aguas del libro de JJ Carbonell ‘Champeta, resistencia cultural del Caribe’ (2022), que acaba de aparecer por estos días soleados y con augurios de lluvia, un aporte al fenómeno social, cultural y musical.

JJ Carbonell lo ha vivido en carne propia no solo como investigador, creador y gestor cultural, sino como testigo directo y protagonista de este fenómeno que trasciende lo musical y se enraiza en lo social y en lo cultural. JJ Carbonell, a quien todos conocen como Cronopio, asume esta realidad desde diversas perspectivas, y reivindica en su investigación la existencia de una estética champetúa en la danza, en la música, en la oralidad y en el arte. Su indagación va más allá de hacer visibles a los pioneros Viviano Torres, Charles King, Louis Towers, el extraordinario trabajo dancístico que ha liderado Lucho Jiménez, y aclara que expresiones como espeluque se equiparan a lo que los padres del soukous llamaban animation. “Esta figura es un invento de Mobutu Sese Seko cuyo objetivo era integrar otras disciplinas culturales a la música...”. Vea aquí el video: La historia del africano que bailó champeta en Cartagena

Las señales del libro

Este breve ensayo que ha escrito JJ Carbonell sobre la champeta podría ser la génesis de una ardua investigación de largo aliento sobre este fenómeno que él conoce y vive de cerca. Y en este primer libro que augura la visión panorámica de un fenómeno que trasciende la música y cuyo enfoque, desde distintas perspectivas, nos ofrece una mirada polifónica de la champeta, nos despierta el interés por conocer los orígenes de las canciones, sus letras de resistencia que han evolucionado desde la irrupción del rebautizo después de llamarse eufemísticamente música terapia, y luego, música champeta, aludiendo algo más que aquel cuchillo pequeño para escamar pescados en el Mercado de Bazurto de Cartagena de Indias, o aquella peinilla de trinche que se usó en los años setenta y comienzos de los ochenta para domesticar la estética cotidiana del cabello afro. Más allá del cuchillo y la peinilla, la champeta se convirtió en un fenómeno musical, dancístico, coreográfico, en una estética champetúa, en una manera de hablar, caminar, vestir, vivir y bailar, en una forma oral, escénica, en una forma de arte, tal como lo reafirma Carbonell en este libro.

Y en este primer libro que augura la visión panorámica de un fenómeno que trasciende la música y cuyo enfoque, desde distintas perspectivas, nos ofrece una mirada polifónica de la champeta...

Espejos del cronopio

JJ Carbonell tiene una trayectoria como periodista licenciado en ciencias de la información en España, en donde dirigió programas radiales de música afrocaribe. Tuvo la experiencia de vivir unos años en Cuba, dictar clases magistrales en la Fiesta del Tambor y alternar con artistas como Telmary, Alexis Bosch, Franz Fuentes (Calle 13), la Conga de Los Hoyos. En Cartagena de Indias, se ha destacado además como coordinador de talleres de percusión en el Mercado Cultural del Caribe, Festival de Tambores de Palenque, Escuela de Bellas Artes, y enseñar a niños con discapacidades físicas. Participó en Bazurto All Stars; bajo su dirección musical, el Ballet Nacional Ekobios, ganó el Congo de Oro.

Además de esa travesía creativa, JJ Carbonell es DJ, fundador de la marca Planeta Champeta. Organizó Asomusicachampeta en 2012, cohesionando a los músicos y cantantes de la champeta, espacio de plataforma en donde se propuso la declaratoria de la Champeta como Patrimonio Inmaterial en la región Caribe y Colombia. En la actualidad codirige el grupo Heroica Reggae con el Cantante Raizal. Como DJ, Cronos se ha presentado en varias ciudades del Caribe colombiano, el resto del país y en La Habana, Barcelona, Madrid, París, entre otros.

Reciba noticias de El Universal desde Google News

Las Jitanjáforas

Hay que subrayar en este libro, un hallazgo de JJ Carbonell, las denominadas Jitanjáforas de la oralidad afrocaribe que enriquecen la sonoridad de la champeta. Pese a que el diccionario de la RAE lo define como “un texto carente de sentido cuyo valor estético reside se basa en la sonoridad y en el poder evocador de las palabras, reales o inventadas, que lo componen”, en el caso específico de la champeta, un sonido o un gesto facial o corporal pueden cobrar múltiples significados, y la palabra o el sonido pueden llegar a ser no solo territorios de transgresión, sino sonidos para invocar la libertad. Carecen de sentido aparente dentro del código occidental, pero sí lo tienen dentro del código de la cultura africana. Si el origen de nuestra música afrocaribe tiene una larga y estremecida raíz dramática, el alfabeto a flor de labios y el alfabeto que revelan los movimientos del cuerpo son creaciones de resistencia que rebasan la música misma, códigos cifrados de una historia contemporánea que empieza a revelarse.

Epílogo

“Cual adolescente, la champeta tiene mucha vida por delante”, sentencia Lucas Silva. “Y seguro lo mejor está por venir. El futuro definirá si esta revolución cultural es duradera o simplemente una música local que no supera las fronteras regionales. Todo eso depende de que no dejemos apagar la llama de aquel impulso inicial que sentó las bases de uno de los movimientos musicales más excitantes de finales del siglo XX”. Lea además: Jader Tremendo: “Los artistas no somos unos muñequitos”

  NOTICIAS RECOMENDADAS