Facetas


Leonardo Padura: Cuba vive una “tormenta perfecta”

La pandemia de la COVID y las restricciones de Estados Unidos han producido en la isla “una tormenta perfecta” contra los derechos humanos, dice el escritor.

EFE

12 de diciembre de 2021 11:42 AM

Cuba vive una “tormenta perfecta” contra los derechos fundamentales propiciada por la pandemia de la COVID-19 y algunas decisiones gubernamentales, afirmó el escritor Leonardo Padura.

“Se ha producido una tormenta perfecta en Cuba por la pandemia, las medidas restrictivas de (Donald) Trump y la tradicional ineficiencia económica cubana; todo esto ha propiciado esta situación de casi desesperación de un sector de la población”, dijo tras presentar en la Feria Internacional del Libro (FIL) de Guadalajara su nueva novela “Como polvo en el viento”.

Leonardo Padura: Cuba vive una “tormenta perfecta”

Estos factores, aunados a medidas como la reunificación monetaria que generó niveles altos de inflación y afectación a los bolsillos de los habitantes, han sido el caldo de cultivo para un estallido social se expresó de forma contundente en las manifestaciones de julio y noviembre, explicó. Lea aquí: Tras los pasos de Leonardo Padura

Padura, nacido en La Habana en 1955, aseguró que los cambios estructurales que clama un sector de la población más bien joven son un añejo anhelo en un país marcado por la precariedad económica y el autoexilio.

Esa relación de amor-odio existe, y cuando esto se mezcla con la política, pues se enturbia mucho más y enturbia todas las relaciones de las personas entre sí y con los lugares a los que pertenece”,

Leonardo Padura.

“Antes de llegar a esto había que haber empezado a hacer cambios. No sé si es ahora o debió de ser antes o será en un futuro, pero la sociedad cubana necesita cambios estructurales muy importantes para que la gente viva de una mejor manera”, dijo.

El autor de “El hombre que amaba a los perros” (2009) consideró que Cuba cayó en una “grave crisis” pues sus habitantes perdieron la esperanza y las expectativas ante la falta de una prosperidad económica y la imposibilidad de pensar y expresarse libremente.

“Cuando la gente en un país pierde las esperanzas, ese país está viviendo un momento de crisis muy grave. Cuando (la gente) sale a las calles porque la inconformidad entraña la libertad y el derecho a pensar libremente esto es mucho más serio, y creo que eso es lo que ha ocurrido en Cuba en los últimos meses”, explicó.

Exilio y diáspora

En “Como polvo en el viento”, Padura explora el tema del exilio en una historia coral en la que la trama gira en torno a las posturas de un grupo de amigos llamado “El Clan” acerca de su natal Cuba y a cuyos miembros el azar los lleva a distintos lugares del mundo.

La novela entraña una de “las obsesiones” del escritor y periodista, quien ha abordado los temas de la lejanía y el desarraigo en otros de sus libros, pero que decidió hacer de esta historia una “crónica de lo que ha significado el drama” del exilio para su generación.

Padura citó a Clara, una de las mujeres protagonistas del libro, quien esboza una frase que define la intención profunda de la novela: todas las razones para irse de Cuba son válidas y todas las razones para quedarse, también.

El autor asegura que no hay una forma única de ser cubano pues tanto quienes deciden quedarse como quienes emigran hacia otro país tienen un cierto arraigo con su tierra natal, aunque la vivan de diferente manera.

Reciba noticias de El Universal desde Google News

“Muchos cubanos aún saliendo de Cuba, de alguna forma siguen viviendo en Cuba y es un comportamiento universal”, señaló el escritor.

Consideró que a ese país “se le odia o se le ama o se le odia y se le ama”, pues está relacionado con el concepto que se tenga de la patria, de la pertenencia y del arraigo más allá de las posturas políticas.

“Esa relación de amor-odio existe, y cuando esto se mezcla con la política, pues se enturbia mucho más y enturbia todas las relaciones de las personas entre sí y con los lugares a los que pertenece”, concluyó.

La Feria del Libro de Guatemala se desarrolló del 27 de noviembre al 5 de diciembre con la asistencia de 600 escritores de 46 países. Participaron más de 3.000 profesionales y 255 expositores de 27 países con una oferta editorial de 240.000 títulos en 10.000 metros cuadrados de exposición. Lea además: Padura: Los problemas de Cuba deben resolverse entre los cubanos

  NOTICIAS RECOMENDADAS