Facetas


La cartagenera que viajó en submarino por primera vez

En esta ocasión te cuento cómo fue la experiencia de sumergirme en las profundidades del Mar Caribe junto a los tripulantes del submarino ‘ARC Pijao’.

VALERIA CARAZO

30 de octubre de 2022 12:00 AM

Mi sueño siempre fue escribir, me parecía increíble el hecho de tener el privilegio de influir (para bien) en la vida de las personas contando historias.

En mi último año del colegio no tuve que pensar, como el resto de mis compañeros de clase, a qué le iba a invertir mi tiempo y dedicación por el resto de mi vida, pues siempre supe que mi ‘destino’ era ser comunicadora o escritora y, para mí, lo mejor de los dos mundos se simplifica en una sola labor: ser periodista. Lea aquí: La curiosa historia de una costeña que, a sus 32 años, quiere aprender a nadar

Y entré...

Entré a El Universal en septiembre del 2021, luego de preguntar en muchas empresas por una vacante de practicante. Mi búsqueda de practicas laborales comenzó en junio de ese mismo año; envié más hojas de vida de las que puedo contar, pero siempre había una razón para que las empresas me respondieran con una frase que nunca olvidaré: “Nos gustaría tenerte en nuestro equipo, pero en este momento no tenemos vacantes abiertas”. Le puede interesar: ¿Estás pasando por la crisis de los 30? Te entendemos y explicamos sus motivos

Así, poco a poco, fui perdiendo la esperanza y mi último ‘cartucho’ por quemar, como dicen por ahí, era El Universal. La única razón por la que no envié antes mi portafolio a este periódico fue que nunca me imaginé que me abrieran las puertas para ser mi primera escuela a nivel laboral, pues pensaba que quienes llegaban aquí debían ser los más talentosos para la escritura y para ese momento, llegué a pensar que no podía alcanzar ese nivel.

En diciembre del 2021 comencé oficialmente mi carrera como periodista, y aunque aún me falta mucho, pero mucho, camino por recorrer, ha sido de las mejores experiencias que he tenido a mis cortos, pero sustanciosos 20 años de vida.

Mis aventuras

La primera vez que tuve la oportunidad de viajar como periodista fue en noviembre del 2021. Tenía que cubrir un lanzamiento de la aplicación Kwai. Era súper inexperta, me daba miedo entrevistar a personas reconocidas y equivocarme. Sin embargo, disimulaba a la perfección que los nervios invadían cada centímetro de mi ser. Lea: “Colombia tiene los submarinos más modernos de Latinoamérica”

Así como ese viaje fueron los siguientes, pero siempre estuve dispuesta a aprender, así como también fui encontrando a personas que me aconsejaron en cada experiencia y de quienes pude llevarme sus enseñanzas para aplicarlas en mis próximas aventuras.

El submarino

La invitación para ir a navegar con la Armada Nacional en un submarino me llegó un día antes. De hecho, fui porque me gané la ida en una rifa que hicimos mis compañeras y yo, pues todas queríamos ir.

Cuando me desperté me sentía nerviosa, aún así me vestí y salí exactamente a las 5:40 a. m., pero yo vivo al otro extremo de la Base Naval: cerca a la Terminal de Transportes de la ciudad. Eran las 7:05 y yo aún no llegaba al lugar, por lo que pensé: “Ojalá no me vayan a dejar”, sin saber lo que me esperaba. Lea también: ¿Qué hace un submarino nuclear de Estados Unidos en Cartagena?

La mañana era lluviosa y así nos dispusimos a embarcar, justo a las ocho y veinte minutos, al estar todos los tripulantes, estuvimos listos para zarpar.

Durante las dos primeras horas aprendí lo que debía hacer en caso de emergencia ¡y qué bueno!, porque no sé nadar.

En un abrir y cerrar de ojos estuvimos en algún lugar del Mar Caribe preparándonos para comenzar el proceso de inmersión. Para ser sincera, me sentía nerviosa, porque los submarinos son lentos, estrechos y un poco oscuros, ¿qué tal que ocurriera algo estando allá, abajo?, fue mi primer pensamiento.

Ya podrás intuir que, ni nos pasó nada, ni tampoco fue una mala experiencia. Comí delicioso, adquirí nuevos conocimientos y tuve una oportunidad que, incluso no llegan a vivir muchos militares durante sus años en la Armada. Sin duda, ser periodista me ha brindado muchas oportunidades de crecer y vivir experiencias enriquecedoras que llevaré en mi corazón toda la vida y que espero poder contarle a mis nietos cuando sea viejita, así como mis abuelos aún me cuentan sus anécdotas y yo me imagino cada escenario como si hubiese estado allí.

Es un camino que apenas estoy comenzando a recorrer y del cual espero seguir aprendiendo con la misma disposición cada día.

Comentarios ()

 
  NOTICIAS RECOMENDADAS