Tecnología


Proteger los datos personales hará el mundo virtual más seguro

En el Día Internacional de la Protección de datos, se hace necesario recordar prácticas que se han implementado para evitar ataques de la ciberdelincuencia.

HEIDI LLANES

28 de enero de 2022 03:27 PM

La realidad es que la mayor información de una persona está contenida en su identidad digital, por lo que protegerla se ha convertido en una prioridad que parte de sí mismo y se extiende a las empresas involucradas en el proceso.

El 28 de enero ha sido proclamado como el Día Internacional de la protección de datos personales, una fecha que no se puede obviar, teniendo en cuenta que el día a día está ligado a una serie de operaciones que comprometen esta información y que a su vez es el objetivo de la ciberdelincuencia.

Todos somos vulnerables ante un ataque, y actualmente se ha convertido en uno de los delitos de mayor acción, toda vez que el tráfico digital ha aumentado ostensiblemente desde el inicio de la pandemia, dando espacio a una nueva era que lejos que estancarse, continúa en evolución.

El uso del dinero en efectivo ha bajado notablemente, de la misma manera las modalidades de estafa y robo de datos se han incrementado.

Para tener en cuenta algunas recomendaciones en torno al tema, especialistas dan su opinión y detallan por qué es importante adoptar medidas que desde lo mínimo logren proteger esa información personal que puede en cualquier momento quedar expuesta.

Comercio electrónico en la mira

“La protección de datos desde el comercio electrónico, debe ser vista desde dos ámbitos, el primero se refiere al cumplimiento de la normativa en materia de datos personales, garantizando así los derechos de los titulares, mientras que el segundo está relacionado con Big Data, es decir, el análisis y procesamiento que permita el surgimiento de nuevos modelos de negocio, el aprovechamiento de estos datos para ofrecer servicio que se adapten a las necesidades reales del consumidor”, explica María Fernanda Quiñones, Presidenta Ejecutiva de la Cámara Colombiana de Comercio Electrónico.

Cumplir la normativa de la protección de datos en Colombia es fundamental para garantizar y aumentar la confianza del consumidor en el canal digital, pues permite entender con mayor claridad las dinámicas de consumo, dando paso a la creación de nuevos modelos de negocio, permitiendo con menor costo, satisfacer las necesidades de la sociedad.

La experta hace recomendaciones al respecto y advierte que lo primordial es que el consumidor y en general los titulares de los datos, lean con atención la política de tratamiento de datos personales antes de aceptarlas, si bien en ocasiones la tarea resulta dispendiosa, es la única manera de garantizar que se está aceptando términos que corresponden con las expectativas.

Establecer contraseñas seguras es fundamental. Esto siempre va a permitir mantener el control sobre la seguridad que se requiere, además de proveer mayor tranquilidad en la navegación por el ambiente digital, agrega Quiñones.

De otra parte, entender cómo funciona la privacidad en las cuentas y configurarla, ayuda a cuidar la información entregada en ambientes que tienen una gran incidencia en términos de redes sociales. Es recomendable que al entregar datos y hacer transacciones digitales, se haga uso de redes privadas con conexiones seguras, y el uso de antivirus también protege archivos e información.

Los riesgos

En lo que respecta a los riesgos para los titulares de los datos personales, se destaca el robo de identidad, el secuestro de información y la pérdida de confidencialidad, sumado a lo anterior, se conoce de un riesgo adicional referido a la imposibilidad de ejercer el derecho Habeas Data, es decir, el inconveniente de solicitar la actualización o eliminación de su información personal en bases de datos, esto es algo que ha sido cuidadosamente abordado por la regulación y por ende es susceptible de ser vigilado por la Superintendencia de Industria y Comercio.

Recomendaciones

Siguiendo con las sugerencias en materia de protección, Mauricio Fernández, Director de Operaciones Américas de BPC, también hace sus apreciaciones al respecto en este día dedicado a la protección de datos personales.

¿Qué recomendaciones da para proteger los datos personales en las organizaciones?

Como consecuencia de la crisis sanitaria que trajo el Covid-19, se impulsó el comercio electrónico y se promovió la adopción masiva de los pagos en línea en Colombia de forma acelerada. La pandemia llevó al uso del dinero en efectivo a un mínimo histórico, y ante esta nueva realidad a la que estamos expuestos, también presenta ciertos desafíos en la protección de datos en la vida cotidiana.

Las empresas que hacen parte del sector de las fintechs necesitan ante esta nueva realidad aplicar un modelo de control total de sus estrategias de gestión del riesgo y prevención del fraude, usando una solución que les permite a los profesionales del riesgo y a sus equipos ser capaces de detectar y prevenir los posible peligros que puedan presentarse en tiempo real.

Hoy es fundamental que la industria transaccional cuente con productos pensando en la norma PCI DSS, que tiene como objetivo reducir el fraude relacionado en las tarjetas de crédito y que además lleven a incrementar la seguridad de los datos que intervienen en las transacciones online, esto se convierte en una necesidad para todos y que es algo que como compañía de soluciones globales tenemos muy presente.

¿Cuál es el error al exponer los datos a terceros?

Un mensaje claro debe ser que ante la nueva realidad los clientes son ahora quienes definen la forma como hacen sus operaciones financieras, donde la adopción de los teléfonos inteligentes y la conectividad a internet ha facilitado el acceso digital a los servicios financieros.

No sólo hay riesgos reputacionales y de multas para las empresas que incumplan la ley de protección de datos y vulneren los derechos de los consumidores. Hoy las expectativas de los usuarios son altas y esperan que las organizaciones con quien tienen productos y servicios cuiden sus datos de forma excepcional. Los usuarios están muy pendientes de la forma cómo las organizaciones los tratan y manejan su dinero, productos y servicios que reciben de éste, así como de las herramientas que disponen para interactuar tanto informativas como para realizar pagos seguros. El día a día de los consumidores debe estar integrado perfectamente con el mundo digital, pero de forma segura. Y para esto las instituciones financieras deben invertir en soluciones con tecnología avanzada para gestionar el riesgo, los datos sensibles y prevenir el fraude.

¿Por qué es importante cuidar los datos?

Cuando se filtran datos de una organización, los riesgos aumentan y se abre la posibilidad para que los ciberdelincuentes aprovechen la oportunidad para realizar estafas o filtrar información en los sistemas. Es importante que las personas que están a cargo de las organizaciones sigan una postura abierta y flexible para identificar los problemas desde diferentes ángulos. La Inteligencia Artificial (Al) observa los sistemas a través de los ojos de un delincuente, y eso permite que pueda identificar mejor los puntos débiles y a partir de allí crear defensas.

Cuando hablamos de los datos de las personas se trata también de cuidar la privacidad, pues se pueden presentar estafas de dinero, exposición al peligro de miembros de la familia o amigos. Por esto, es prioritario concientizar a la población, sobre la importancia de proteger nuestra información, tal y como protegemos nuestra propia vida.

¿A qué riesgos se exponen las empresas y personas si no lo hacen?

Estamos expuestos al peligro todo el tiempo, y ahora que los consumidores recurren masivamente a las aplicaciones móviles para administrar sus cuentas bancarias el peligro es aún mayor, es por esto que los bancos deben tomar medidas adicionales para proteger estas aplicaciones de los piratas informáticos. Las empresas se exponen a multas cuando se incumplen las leyes de protección de datos y los consumidores pueden verse afectados económicamente ante una estafa o el robo de las credenciales de sus productos financieros.

Las empresas y sus conexiones son aprovechadas como un objetivo lucrativo para los delincuentes informáticos y especialmente sucede en las instituciones financieras debido al tipo de actividad que realizan. Por su parte, la modalidad del trabajo remoto, adoptado por muchas empresas en los últimos dos años, presenta serias debilidades en su esquema de seguridad y protección de datos, ya que carecen de una infraestructura segura que se requiere para detectar y prevenir ataques digitales en la red de la empresa. Los bancos son objetivos atractivos para los esquemas externos y esto aumenta los riesgos.

  NOTICIAS RECOMENDADAS