Revista viernes


¿Debo castrar a mi mascota?

Los veterinarios son los llamados a orientar sobre los procedimientos adecuados en cualquier animal, porque su misión es cuidar su salud y su vida.

HEIDI LLANES

18 de marzo de 2021 03:43 PM

Muchos interrogantes surgen cuando se habla de castración de perros y gatos, las respuestas se encuentran en un profesional de la veterinaria, que es el que está facultado para practicar este procedimiento, que a su vez garantiza la salud y el bienestar del animal.

La castración es uno de los procedimientos más comunes, y se efectúa en hembras y machos. Las primeras se someten a una ovariohisterectomía y en machos la castración propiamente dicha, se trata de cirugías rutinarias y seguras, indica el médico veterinario Roberto Del Río.

Como indica el profesional, si bien algunos colegas no son partícipes del procedimiento a menos que sean perros mayores y con algún padecimiento, él en lo personal, trata de evitar la castración en los primeros meses del animal con métodos menos invasivos, como el uso de las hormonas.

En los casos donde el procedimiento se lleva a cabo en una etapa temprana, el desarrollo se ve afectado, y un claro ejemplo es que en el macho la testosterona no llega a ser circulante en sangre. Ante esto, el doctor Del Río ofrece la opción de aplicar hormonas para inhibir el celo por lo menos en tres ciclos, toda vez que esta cirugía no tiene reversa y tras la misma no hay posibilidades de que el animal tenga cría.

Esa posibilidad es reversible y no tiene contraindicaciones, normalmente se aplican dos meses antes del celo, pero hay que tener en cuenta el último para no fallar. Esto se puede hacer por tres periodos seguidos.

Hay otras condiciones que tienen otra indicación, y es la de algunas perras que entradas en la adultez, pueden padecer tumores mamarios que generalmente son malignos, como los carcinomas, y en los machos se presentan los adenomas, con alto grado de malignidad. Es de aclarar que esto no representa una regla.

El aumento de peso en la mascota es directamente proporcional a la castración, advierte el experto, toda vez que al dejar de circular la hormona, desaparece la libido y por tanto se pierde la actividad natural, llevándolo a un sobrepeso, que se puede evitar con una dieta baja en carbohidratos, que además lo aleja de padecer diabetes.

¿Y los gatos?

Cuando de mininos se trata, el doctor Roberto Del Río sugiere que entren en su primer celo y luego si se proceda a practicar la castración, esto con el fin de que se desarrollen como hembras o machos, toda vez que con la circulación de las hormonas, se adquieren las características propias, aumentan la masa muscular y alcanzan su crecimiento adecuado.

Generalmente este procedimiento se hace a los seis meses, cuando entran en la adultez. Dentro de los beneficios alcanzados en gatos, está el alejarlos de la calle y de su función de machos expuestos a peleas con los de su especie, que a su vez pueden estar infectados con enfermedades transmisibles e incurables.

TEMAS