Revista viernes


Ejercitar el cerebro previene demencia y enfermedades degenerativas

Cerca del 20 % de los adultos en Colombia tienen deterioro cognitivo y en el caso de los adultos mayores es casi la mitad (46.1 %).

REVISTA VIERNES

18 de agosto de 2023 08:00 AM

La aptitud mental y la salud del cerebro son tan importantes como la aptitud física a medida que envejecemos, y, aunque sabemos cómo mantener nuestro cuerpo en forma, bien sea practicando deporte, alimentación saludable, entre otros, ¿alguna vez ha pensado en cómo ejercitar tu cerebro?

El cerebro puede verse afectado por malos hábitos de salud, que, sumado a factores genéticos y ambientales, podrían derivar en enfermedades y trastornos como por ejemplo demencia, Alzheimer, Parkinson, esclerosis múltiple, accidentes cerebrovasculares, migrañas, depresión, entre otras condiciones, generando un impacto significativo en la calidad de vida de las personas y en la capacidad para llevar a cabo las actividades diarias”, explica la experta Marieth Lozano Sánchez, subdirectora Nacional Campo Psicología de la Salud del Colegio Colombiano de Psicólogos – Colpsic.

Según cifras de la Organización Mundial de la Salud, en el mundo, más de 55 millones de personas sufren de demencia y cada año, hay cerca de 10 millones de casos nuevos, mientras que, en Colombia, el panorama no es tan alentador, el19,6% de los adultos sufren de deterioro cognitivo y en adultos mayores, alcanza el 46.1%. En el caso de las demencias, se estima una prevalencia del 23 % de la población colombiana.

Realizar ejercicios mentales, tener una alimentación saludable, incluso, aprender un nuevo idioma retrasa 5 años el posible inicio de una demencia, mientras que tocar un instrumento musical, reduce la probabilidad en un 60%.

De acuerdo con la doctora Sigem Sabagh Sabbagh, representante de Campo de Neurociencia y Psicobiología Zona Norte del Colegio Colombiano de Psicólogos – Colpsic, las cifras se incrementaron exponencialmente tras la crisis generada por la Covid-19, “mientras que antes, a nuestros consultorios, llegaban personas de aproximadamente 45 años, ahora estamos recibiendo adultos jóvenes de hasta 34 años con importante impacto en sus funciones cognitivas superiores”. (Lea aquí: Parkinson, una enfermedad que va más allá del temblor)

No obstante, el cerebro, es el órgano más importante del cuerpo humano, ya que controla todas las funciones y actividades de nuestro organismo, es responsable de nuestros pensamientos, emociones, movimientos, memoria, aprendizaje y todas las funciones vitales, pero ¿Cómo cuidarlo?

“Es importante sensibilizar a la población sobre la importancia de cuidar y proteger este órgano, así como promover la investigación científica interdisciplinaria entre la psicología y la neurociencia, para el desarrollo de nuevos tratamientos y terapias que mejoren la calidad de vida” aseguró Lozano. Agrega la doctora Sabagh “De igual forma, tanto la neurociencia, como la neuropsicología van dando cada vez más luces de los factores que impactan más el cerebro y las formas de protegerlo”.

En este sentido, las expertas de Colpsic elaboraron 10 recomendaciones para su cuidado:

Realizar ejercicios mentales: Resolver acertijos, realizar actividades que desafíen al cerebro, memorizar información o juegos que requieran concentración y memoria, crucigramas, leer. Hay ejercicios curiosos, que a las personas les encanta realizar tales como: Tratar de formar una imagen a partir de puntos, pero mirando un espejo, dibujar la misma imagen o escribir con la mano derecha e izquierda al tiempo, hacer un movimiento con una mano mientras se hace otro totalmente diferente con la otra.

Aprender un nuevo idioma: Expertos señalan que aprender un nuevo idioma retrasa 5 años el posible inicio de una demencia, porque es uno de los ejercicios cognitivos más completos ya que se activa la memoria y ayuda a crear nuevas conexiones neuronales.

Tocar un instrumento musical: Aprender a tocar un instrumento musical, reduce la probabilidad en un 60%, puesto que favorece la memoria, la concentración, estimula áreas del cerebro y libera serotonina, una de las hormonas de la felicidad que genera sensación de bienestar y relajación.

Mantener una alimentación saludable: Consumir alimentos ricos en antioxidantes (frutas y verduras), ácidos grasos omega-3, y evitar el consumo de grasas saturadas y azúcares refinados. Revisar lo que inflama nuestro cuerpo o nos hace tener respuestas negativas en él, porque lo que inflama tu cuerpo también afecta tu cerebro.

Realizar ejercicio físico regularmente: La actividad física promueve una buena circulación sanguínea, beneficia el metabolismo cerebral. Caminar, nadar o bailar, cualquier actividad, por suave que parezca, favorece el cerebro.

Dormir adecuadamente: Dormir bien es fundamental para el buen funcionamiento cerebral y regeneración de todas las células del cuerpo. Se recomienda tener rutinas para conciliar mejor el sueño y dedicar al menos 7 a 8 horas diarias para dormir; de igual forma, las investigaciones señalan que el despertar debe ser relajado para mejores resultados.

Controlar el estrés: Es importante encontrar técnicas de relajación que permitan manejar el estrés, como la meditación o la respiración profunda. El cortisol y el estrés aumentan la inflamación del cuerpo y del cerebro, llevando a que enfermemos.

Socializar y mantener relaciones sociales: Estar en contacto con otras personas y participar en actividades sociales ayuda a estimular el cerebro y mantener una buena regulación emocional. Incluso, los estudios demuestran, que ser escuchado por alguien que te apoya preserva la salud cognitiva aún más que el amor y los consejos.

Evitar el consumo de alcohol, tabaco y drogas: El consumo de alcohol, el tabaco y drogas pueden perjudicar la salud cerebral y la memoria. No solo pueden causar inflamación al cerebro, cada vez más son los estudios que muestran el impacto negativo porque generan emociones de ansiedad, agresividad y tristeza o depresión a corto plazo, al igual que importante deterioro cognitivo a largo plazo.

Evitar el sedentarismo mental: Pasar mucho tiempo en actividades pasivas, como ver televisión o utilizar redes sociales sin un propósito definido, puede afectar negativamente la memoria y la salud mental. Los estudios cada vez nos muestran más que la exposición a pantallas, que incluye esas actividades pasivas de redes sociales y demás, nos pone en un modo, que si gustan, llamémosle ‘piloto automático’, donde no estamos activamente ni creando, ni generando nada y se ha visto que reduce nuestra capacidad para prestar atención y para aprender.

No está de más, realizarse chequeos médicos regulares, para evaluar la salud general del cerebro y detectar posibles problemas o enfermedades tempranamente, al igual que remitirse a los especialistas idóneos para evaluaciones y tratamientos más profundos y pertinentes para tu caso.

Comentarios ()

 
  NOTICIAS RECOMENDADAS