Revista viernes


Ideas para disfrutar de un día de spa en casa

Desde casa se puede planear un día de relajación y confort, solo se requieren pocos elementos.

REVISTA VIERNES

18 de noviembre de 2022 12:00 AM

¿Has tenido días en los que la fatiga se apodera de ti y solo quieres un poco de descanso y relajación? Todos necesitamos un poco de tiempo para nosotros de vez en cuando. Tal vez la ropa sucia se salió de control, o la presentación en línea que tuviste en el trabajo no resultó como planeabas. Después de un día estresante, el mejor remedio es pasar tiempo cuidando solo de ti.

“Esto es el cuidado personal y dedicar un tiempo para ti es importante para el bienestar general. Tener un día de spa es una buena forma de destinar un tiempo y un lugar para descansar, relajarte y aclarar la mente”, asegura Laura Chacón Garbato, esteticista y miembro de Herbalife.

Un baño confortable puede ser el punto de partida para un día diferente.

Consideramos el spa como un lugar para relajarnos y consentirnos, pero ¿sabías que puedes crear un ambiente parecido al del spa en la comodidad de tu propia casa? Estos son algunos consejos para que crees una experiencia de spa sin tener que salir de casa:

1. Toma un baño de burbujas relajante

La mejor forma de relajarse puede ser con un baño de burbujas. Agrega un toque de tu producto favorito para baño de burbujas, suave y sin sulfatos, enciende algunas velas, pon música y sumérgete en la relajación. Una agradable manera de lograr que tu baño huela bien es usando tés para baño. Son sobres de té que contienen tus hierbas favoritas. No hay nada como un buen baño caliente para liberar la tensión muscular, abrir los poros y despejar la mente. Otra opción es tomar una ducha con agua caliente, ir a nadar o sumergirte en un jacuzzi en caso de que no tengas bañera. (Lea aquí: Feng shui y diseño de interiores, combinación que no pasa de moda)

2. Aplica una mascarilla facial

Una buena mascarilla facial no necesita aplicarse en un spa. Puedes vivir la misma experiencia de calidad en casa. Elige una mascarilla facial con aromas inspiradores como romero o menta. Aplícala en tu rostro, permite que se seque o hidrate tu piel y espera los resultados.

Las mascarillas que contienen arcilla bentonita tienen propiedades impresionantes de tonificación y absorción. Además, la sensación de la arcilla suave y sedosa en la piel te ofrece una verdadera oportunidad para consentirte.

3. No olvides la mascarilla para el cabello

Además de cuidar tu piel y aplicar una buena mascarilla facial también es importante darle a tu cabello el cuidado que necesita. El uso de una mascarilla ayuda a humectar y nutrir el cabello. Obtendrás mayores beneficios si tu cabello está dañado, seco o encrespado. Asegúrate de usar una que sea adecuada para tu tipo de cabello, o bien puedes hacerla.

Haz tu propia mascarilla hidratante para el cabello

Ingredientes:

1 aguacate maduro

2 cucharaditas de aceite de coco

3 cucharadas de gel de sábila (como el Gel Hidratante Corporal).

Instrucciones: Mezcla todos los ingredientes. Agrega más aceite de coco si tienes el cabello muy largo o grueso. Coloca sobre el cabello húmedo, empieza por las puntas y ve subiendo hasta las raíces. Recoge todo tu cabello en un moño o colócate un gorro de peluquería y deja actuar de 30 a 40 minutos. Las vitaminas del aceite de coco y del aguacate nutrirán tu cabello para mantenerlo hidratado y brillante. El gel de sábila humectará y suavizará tu cuero cabelludo. Enjuaga con agua tibia y lava tu cabello con champú y acondicionador sin sulfatos.

4. Humecta de la cabeza a los pies

No hay nada como aplicarse una crema hidratante después de una buena exfoliación o un baño de burbujas. Usa una buena crema humectante y consiente a todo tu cuerpo.

Aplícala cuando tu piel todavía esté húmeda para sellar la humectación que tanto necesita. Al final, tu piel se verá más joven y estará mucho más sedosa al tacto. Toma unos minutos más para relajarte, disfrutar y enfocarte en los dedos de los pies, los pies, las piernas y los brazos.

Nunca te sientas culpable por tomar un tiempo para cuidar de ti. Consentirse un poco ayuda mucho, y es benéfico para ti y tu bienestar general. Ya sea un baño de burbujas, una mascarilla, leer un libro o tomarte cinco minutos para beber una taza de té. No importa lo que hagas, tómate ese tiempo tan necesario para cuidar de ti. Recuerda, el cuidado personal es amor propio, y te lo mereces.

  NOTICIAS RECOMENDADAS