Revista viernes


“Mi compromiso es con el folclor”: Elder Dayán Díaz

Innovar, pasar al público nuevas propuestas, es la misión que se ha trazado para que además de divertir, ese sonido que lo identifica, pueda trascender.

HEIDI LLANES

22 de abril de 2021 05:08 PM

Lo que ha sucedido con la vida personal y artística de Elder Dayán Díaz no ha sido fortuito, por años esperó y se preparó para alcanzar todos los sueños que de niño empezó a tejer en su natal Fundación y más adelante continuó en Bucaramanga con la búsqueda de su identidad musical.

Es uno de los hijos del desaparecido Diomedes Díaz. y eso, aunque muchos puedan creer, lejos de ser una ventaja se convertía en un reto, porque al surgir las comparaciones, el plano artístico debía lucharse con mayor ahínco, entonces para él nada ha sido fácil.

De otra parte, la música es parte del ADN de esa familia y muchos de sus hermanos se han inclinado por el vallenato, haciendo aún más sinuoso el camino hacia el éxito, ese dominio que ostenta su padre y que crece con los días afianzando una nueva generación de fanáticos.

Con el anterior preámbulo, el trabajo se hizo y como él mismo lo indica, el tiempo de Dios es perfecto, dando lugar a un cantante con una trayectoria aún corta, pero exitosa, amparada por el cariño y respeto de sus seguidores.

El 2020 se mostraba triunfador para Elder Dayán, el talento estaba más que demostrado y un nuevo horizonte se abría en torno a su música, el primer trimestre fue de intenso trabajo para el conjunto vallenato que lidera, sin embargo los planes cambiaron, todo se paralizó y el año se convirtió entonces en un aprendizaje que le dio a conocer la responsabilidad que tiene con sus compañeros, toda vez que alrededor de 20 familias derivan su sustento de manera directa de esa labor musical.

Legado y rumbo artístico

Recuerda que desde muy pequeño su madre y tíos le llevaron por el camino de la música, parecía que por ser hijo del Cacique de la Junta debía estar involucrado en ese mundo, él no fue ajeno, no sabía si lo hacía bien o mal, pero eso lo dirigió a los 13 años a un concurso donde conoció al dueño de una orquesta en Bucaramanga, quien lo subió a las tarimas.

Elder Dayán Díaz sabe que su padre fue el artista contemporáneo más representativo del folclor, por tanto él y sus hermanos dedicados a esta labor, tienen mayor responsabilidad. Diomedes dejó mucha música para disfrutar y lo más importante, millones de seguidores que buscan en su descendencia el reflejo de ese artista que apoyaron.

Es innegable que el gusto por la música ha sido el mejor legado de su papá, además cree que la “chispa” jocosa que tienen todos los Díaz y que además atribuye a su abuela, porque ella es la dueña de esa gracia familiar.

Si bien tiene el mejor recuerdo de su padre, Elder reconoce que el apoyo de su parte para continuar el difícil camino artístico fue nulo. Lo conoció cuando iba a cumplir 16 años y tres de haber empezado a cantar, de otra parte, Diomedes nunca fue partidario de favorecer a sus hijos en la música, con ocurrencias que distaban de la seriedad que ameritaba el tema, pero siempre vislumbrando para cada uno un futuro seguro.

Con una carrera exitosa y promisoria a cuestas, se declara defensor de la Dinastía Díaz, y así mismo asegura que tiene que conservar un estilo vallenato tradicional, pero obviamente con la variante que sus seguidores hacen parte de un público nuevo a quienes les canta y debe gustar. La responsabilidad lo llevará a grabar vallenato, sin embargo debe refrescar la propuesta.

La internacionalización es en buena medida el objetivo de todos los artistas. El folclor vallenato ha sido uno de los más difíciles de incursionar en el exterior, si bien los latinos lo escuchan desde donde se encuentren, lo ideal es posicionarlo en otros países.

“Vine de una gira en Estados Unidos que se llevó a cabo durante el mes de febrero, nos fue muy bien, pero es mentira si digo que le canté a los gringos, mis presentaciones estuvieron dirigidas a la colonia latina que disfruta el vallenato”, afirma.

Elder Dayán aprueba lo hecho por su colega Silvestre Dangond, quien se ha fusionado con otros géneros, especialmente los urbanos, permitiéndole llegar a otros públicos, de la misma manera admira el trabajo de Carlos Vives, quien lleva un trayecto firme y seguro con su música en otras latitudes.

Su mayor sueño es llevar la música con caja, guacharaca y acordeón, pero sabe que allí el aplauso no tendrá la misma repercusión, por eso en su próximo trabajo se visualiza en sonar más en el exterior.

¿Y la fórmula en el acordeón?

En la actualidad, lo que más se preguntan los seguidores de Elder Dayán Díaz es quién será su próximo compañero de fórmula en el acordeón, después de que se diera la separación inesperada de Rolando Ochoa.

Las opciones son muchas, indica, empezando por su gran amigo Sergio Luis Rodríguez, sin embargo eso no es seguro, toda vez que el experimentado acordeonero tiene compromisos con Jorge Celedón; actualmente en las presentaciones que se han programado, lo acompaña Lucas Dangond, compañero musical de Silvestre, a quien le agradece por permitir la unión en aras de cumplir compromisos pactados con antelación.

La baraja de candidatos es amplia, Manuel Julián, Juancho De la Espriella, entre los más conocidos, y se agrega Jorge Luis Campillo, quien acaba de finalizar con su agrupación. Mientras, Elder que es muy creyente, sólo pide a Dios el discernimiento para dar el paso correcto.

Siendo muy humilde en sus apreciaciones, advierte que el éxito es algo por lo que se lucha, y es una palabra que se adapta a todo, la idea está en trazarse una meta y cumplirla, actualmente se declara exitoso aun cuando la incertidumbre reina en el negocio del espectáculo y su empresa atraviesa por momentos difíciles.

Y si se habla de éxitos, recuerda el que se alcanzó con el tema “Amantes”. Todo fluyó y rememora que tras la interpretación del mismo en cualquier escenario, sólo daba gracias a Dios y a Rolando Ochoa, su autor, porque llegó en un momento en que la situación artística no se definía a su favor.

Sintiéndose un hombre de retos, espera superar este éxito y en medio de su trabajo busca propuestas diferentes que además de sonar, le ayuden a la tan anhelada internacionalización de su carrera.

Las ideas rondan su cabeza, canciones, ritmos y nuevas apuestas se suman para un álbum que se está gestando y que será la identidad de Elder Dayan a partir de este 2021, un disco que está tocando puertas de compositores reconocidos y aquellos nuevos que pueden aportar con su talento.

Con una gira programada que atiende las disposiciones de la situación actual, Elder Dayán también se suma a su faceta de emprendedor con el lanzamiento de “Edress”, su marca de ropa una idea que cristalizó al lado de su esposa y que tiene la misión de consolidarse como un proyecto familiar.