Revista viernes


Shonny y El Hijo del Búho, magia genuina

La génesis de Shonny y El Hijo del Búho empezó tras la composición en las montañas, a partir de allí otros lugares han sido propicios para alcanzar la inspiración.

HEIDI LLANES

20 de mayo de 2022 08:00 AM

La música de esta banda barranquillera lleva implícita una transportación a los ángulos más guardados de los sentidos. Se trata de una experiencia que magnifica la esencia de cada sonido y lo lleva a la plenitud que se desea escuchar en una canción.

Shonny y El Hijo del Búho tiene ese ingrediente logrado a base de sentimientos captados en situaciones poco convencionales, su trabajo enfoca sensaciones que más adelante transmiten y llegan en medio de una puesta en escena de los artistas y se convierte en un ejercicio que involucra a todo el que esté presente. (Lea aquí: Carlos Vives continúa su viaje sonoro con “Cumbiana II”)

De esa manera empezaron a trabajar hace casi un lustro, se arriesgaron con sencillos que develaban poco a poco lo que sería el proyecto y por fin, cuando se reunió el material esperado, apareció “Mudar la piel”, un álbum ecléctico que es su mejor carta de presentación ante el mundo.

El lanzamiento contó con el apoyo irrestricto de Barranquilla, ahora llega el momento de expandir su propuesta por Colombia y el mundo.

Aquí están Shonny Rincón y Julián Sarmiento, dos barranquilleros que se desplazan inicialmente por la geografía nacional, donde encuentran respuesta a sus inquietudes sonoras, más adelante viajan fuera del país y con la asistencia a festivales, logran captar esa esencia que plasman con voz y guitarra.

Cuando acaban de lanzar su primer álbum, el sueño que se materializó después de una intensa búsqueda, los artistas no ocultan la emoción, si bien el tiempo ha corrido, consideran que es poco para lo que han alcanzado y allí está su agradecimiento a una acogida que les brinda seguridad en el camino.

Shonny y El Hijo del Búho, magia genuina

Canciones que hilvanan historias

Hace un año el trabajo se intensificó para Shonny y El Hijo del Búho, las canciones fueron naciendo, sin embargo, no tenían la certeza de la creación del disco, pero al retomar cada tema, encontraron que allí estaba definido el concepto, toda vez que enmarcaba la búsqueda que los motivó desde el principio.

El proceso de compartir su música, entrar a entender la industria, y otras funciones que se suman cuando se decide hacer parte del universo artístico, fue una transformación para estos dos jóvenes que aunque tenían claro su horizonte, aprendieron a ver las exigencias de la carrera como un reto propio que deben cumplir cada día.

De ese momento a hoy, tres nuevas canciones hicieron arribo en su inspiración, completando las ocho que anida el álbum. “Soltar” es el sencillo más reciente y con el que se da la orden de salida de este compendio que demuestra de qué está hecha la banda barranquillera.

Con una marcha natural, “Mudar la piel” fue evolucionando y mantuvo a sus creadores siempre expectante por lo que podía generar, al tiempo que se encontraban a sí mismos en lo que a su concepto musical se refiere. Para las nuevas creaciones se alistan conceptualizando con mayor rigor, toda vez que ya saben exactamente lo que quieren mantener.

Experiencias holísticas

Al empezar a idear lo que sería esta nueva etapa, los chicos crearon una experiencia diferente en medio del espectáculo, y es así como surge ese experimento basado en un show centrado en la música, en ellos, algo que se desplazó un poco en presentaciones pasadas que llevaban al público a un embeleso por lo que estaban viendo.

Shonny y El Hijo del Búho está en constante evolución y cada vez que tienen un concierto procuran desarrollar el arte de la actuación, de esta manera el performance hace parte de la puesta en escena que define lo que vendrá musicalmente.

En la memorable presentación de “Magia bajo la luna”, los asistentes pudieron disfrutar de una situación olfativa que confluía en la música, en esta oportunidad el poder de atracción que ejercieron se fue más por un camino visual y sonoro.

Lo anterior tuvo en buena medida su influencia en Europa, afirman que Alemania resultó muy inspiradora para ellos, toda vez que ese viaje les dejó el beat electrónico que ahora implementan de manera más contundente. Crear la atmósfera con luces y visuales, es parte de ese aprendizaje que lograron en el periplo.

Shonny y El Hijo del Búho intenta clasificar su música en términos de marketing, toda vez que es lo más lógico para que llegue el objetivo, y si bien en los inicios pensaron dejarse llevar para encontrar la identidad, en este álbum, en lo que a expresión artística se refiere, pueden denominarse alternativos, una fusión de ritmos del mundo con texturas electrónicas y análogas, además del indie pop.

Los retos son parte del día a día en la banda barranquillera y en buena medida la intención que rodeó el montaje del show de lanzamiento es moverlo por Colombia, la Costa ya tuvo su presencia y el momento de poner su música en producciones audiovisual también ha llegado.

Crear un show los lleva al pasado. Shonny y El Hijo del Búho tiene guardado desde el primer intento de canción hasta lo que se crea recientemente, lo que les permite hacer referencia de lo que esperaban hacer y lo que se ha logrado, un balance para que el resultado sea consecuente.

La visión pasada les deja entender que en el tiempo han mantenido ese respeto por la música, pero claramente el sonido y la estética la tienen en constante evolución, porque su desafío es siempre superar lo alcanzado.

  NOTICIAS RECOMENDADAS