Revista viernes


Universidad Libre, dos décadas que marcan progreso

Al cumplir dos décadas de servicio, la Universidad Libre Seccional Cartagena se proyecta como una institución sólida y con toda la calidad para una era virtual

HEIDI LLANES

16 de julio de 2020 06:20 PM

“El futuro es hoy”, se suele escuchar en muchas circunstancias, y en lo que a estudios universitarios se refiere, cobra mayor dinamismo toda vez que la juventud se enfrenta diariamente a retos que exigen además de la educación de calidad, un sistema acorde a las necesidades globales, pues el ejercicio de esa profesión se puede encaminar en el mundo.

Cuando se tiene el respaldo de una institución acreditada y con el norte definido, la profesión escogida tendrá de la misma manera un soporte para su acción, siendo el caso de la Universidad Libre, institución de prestigio en Colombia, cuya creación se remonta a los inicios del siglo pasado, regida entonces por el General Benjamín Herrera.

En la actualidad la Universidad Libre mantiene su sede principal en Bogotá, y seis seccionales con la misma notoriedad en las ciudades de Cali, Barranquilla, Cúcuta, El Socorro, Pereira y Cartagena. Esta última cumpliendo dos décadas de crecimiento vertiginoso en su talante académico, con las facultades de Derecho y de Ciencias Económicas, Administrativas y Contables.

Esta conmemoración cuenta precisamente con un escenario complejo, un año marcado por un suceso mundial que pone a prueba las fortalezas del sector educativo y en especial el universitario; la pandemia que se ha extendido sin control ha obligado de manera inmediata a cambiar la manera de actuar propuesta a principios de 2020, sin embargo en la Universidad Libre los objetivos se han cumplido según lo acordado, como resultado de una impecable planeación a futuro, bandera de su formación.

Con todos los frentes cubiertos, el suceso mundial no es óbice para que su personal, tanto administrativo como académico pase por alto esta importante fecha y pueda celebrar con orgullo los 20 primeros años de una institución que llegó a marcar cambios en la forma de impartir educación en Cartagena.

La casa republicana ubicada en el tradicional barrio del Pie de la Popa donde se alberga este templo del saber, es el símbolo visible Unilibrista en la ciudad, no obstante se extiende a una moderna edificación que se preparó desde su construcción para continuar el legado y su esencia de excelente formación.

Armando Noriega

Virtualidad, un nuevo componente de una mirada al presente y hacia el futuro

Cuando la contingencia sanitaria se hizo evidente en el mundo, los interrogantes no se hicieron esperar, el temor ante una parálisis educativa asaltó a muchos y el cumplir a cabalidad con la virtualidad que se hizo evidente, fue la tabla de salvación de las instituciones más preparadas, allí estuvo la Universidad Libre Seccional Cartagena.

Este cambio que ha de permanecer a partir de ahora está en manos de Armando Noriega, el joven profesional cuya brillante hoja de vida ha trascendido en cargos de importancia en la ciudad de los cuales uno de sus mayores honores ha sido dirigir la Decanatura de la Facultad de Derecho, para hoy liderar la Rectoría-Presidencia Delegada de la Universidad Libre Cartagena. Así mismo, al entablar una conversación con el doctor Noriega, se evidencia notablemente que una de sus grandes pasiones yace en el ejercicio de la práctica judicial por la búsqueda de la justicia, ya que la litigación y la academia son roles que complementan su vocación.

La Universidad Libre había hecho la labor de introducción a la virtualidad en un escenario más flexible, sin embargo ese trabajo fue el punto de partida para conservar el proceso educativo este año. A nivel nacional se programaron inmediatamente las vacaciones y en ese tiempo se dedicaron a la capacitación del cuerpo docente, de tal forma que quedaran a tono con las habilidades innatas de sus estudiantes.

“La grata sorpresa fue la capacidad de adaptación e interacción de los profesores de ‘tiza y tablero’ con sus alumnos en la plataforma Microsoft Teams, llegando a cumplir el calendario a cabalidad y siendo consecuentes con lo que se avecina, que al menos en lo que resta de 2020, será a través de las pantallas”, indica el doctor Noriega.

Además de los procesos que cumple la universidad, uno de ellos la renovación de la acreditación institucional, el doctor Armando Noriega trabaja en la acreditación de la Facultad de Ciencias Económicas, toda vez que en la de Derecho, ya es meta cumplida.

Los retos y desafíos en la contingencia se han cumplido, indica el Presidente Rector, quien aclara que la Universidad sigue siendo de carácter presencial, sin embargo el decreto de excepción los lleva a utilizar todas las herramientas virtuales posibles, a fin de lograr los objetivos.

De otra parte, los diplomados y ciclos de conferencias en línea, han sido una fortaleza anterior a la pandemia y su curso mantiene normalidad, llevando a resultados óptimos en una universidad que le apuesta a este presente con visos de futuro para permanecer.

Cartagena cuenta con la sede menos grande de todas, pero la que más responde de la mano de Armando Noriega, quien continúa adecuándola para crecer estructural y académicamente a las necesidades de su planta de estudiantes, facilitando incluso la conectividad para quienes deben permanecer en la provincia, pero continuar con la formación.

Jorge Alarcón Niño

Presidente Nacional Universidad Libre

Para las directivas de la Universidad Libre en Bogotá, se ha convertido en un orgullo su seccional Cartagena, le llaman “la consentida”, estimación lograda por su vertiginoso crecimiento tras veinte años de intenso trabajo por parte del personal a cargo, estudiantes y egresados, como lo indica su Presidente Nacional, el doctor Jorge Alarcón Niño.

De este proceso, son muchos los logros, pasando rápidamente de ser la sede naciente, a una Seccional con prestigio, como es común reconocer a la institución en Colombia. “Esto ha permitido que desde hace cuatro años, la Universidad Libre Cartagena cuente con presencia en el Consejo Directivo de un representante de los egresados, amparado en el número aproximado a los mil profesionales graduados en todos sus programas”, indica el doctor Alarcón.

En este sentido, la Seccional Cartagena cuenta con todo el apoyo en estos 20 años, considerándose un portal importante en el proceso de aseguramiento de la calidad en la institución que también se encuentra en vísperas de la conmemoración de sus primeros 100 años, los cuales se cumplirán en 2022.

Rafael Ballestas

“Recibí un colegio en ruinas y entregué una universidad próspera”

Para quienes han continuado en la labor de direccionar la Universidad Libre Seccional Cartagena, el doctor Rafael Ballestas es el padre de la misma, pues como él mismo lo indica, recibió un colegio en ruinas y entregó una universidad próspera, con la visión futurista que hoy la sitúa en el rango de las mejores en la ciudad y el Departamento.

Egresado de Universidad Libre en Bogotá, el doctor Ballestas regresó a su tierra en el año 1968 desempeñándose como docente y más tarde decano de la Facultad de Derecho en la Universidad de Cartagena, además ocupó destacadas posiciones en el sector público, fue Personero Municipal, Secretario de Gobierno Departamental en la Gobernación de Nicolás Del Castillo y Alcalde de Cartagena de 1980 a 1981.

Su idea de convertir la Universidad Libre sin acabar con el colegio se mantuvo en el tiempo y tras pensionarse contactó a las autoridades nacionales, iniciando como Delegado en Cartagena con el objetivo de restaurar la casa republicana que alberga la institución. Una vez culminada la obra, el entusiasmo no se hizo esperar y con el siglo XXI se inauguró la Universidad Libre con las facultades de Derecho y Contaduría, siendo el doctor Ballestas el primer Presidente Delegado Rector.

En casi tres lustros, el crecimiento de la institución fue notable, con la construcción de un nuevo edificio, aulas, biblioteca y auditorio, además de la llegada de los pregrados de Mercadeo y Administración de Empresas. Es de aclarar que antes se iniciaron los posgrados en Derecho, dirigidos con los mejores profesionales de la ciudad y con la valiosa colaboración del doctor Carlos Gustavo Méndez, nombrado Director Académico y más adelante Vicerector.

En ese desarrollo de nuevos propósitos, llegó la doctora Beatriz Tovar Carrasquilla, quien se encargó del manejo de los posgrados, llegando a ser rectora de la Universidad Libre. El doctor Ballestas también contó con la colaboración del licenciado Luis Rangel Sepúlveda, quien fue el último rector del colegio de bachillerato y asumió como Secretario General.

El doctor Rafael Ballestas es Miembro de Número de la Academia de Historia de Cartagena con la autoría de dos libros, continúa al frente de su oficina de abogados y en 2008 le fue otorgada la Orden Benjamín Herrera en el Grado de Gran Cruz al Mérito.

Beatriz Tovar Carrasquilla

La fortaleza de los posgrados

Aunque es abogada egresada de la Universidad de Cartagena, la doctora Beatriz Tovar se define “Unilibrista de corazón”, toda vez que ha estado vinculada a la institución por más de dos décadas, específicamente en la Seccional Cartagena como Presidente Rectora y actualmente como Presidenta de la Seccional Barranquilla y Rectora encargada.

Hablar de la Seccional Cartagena significa mucho para esta profesional, toda vez que gran parte de su función ha sido en esta ciudad, asumiendo en el año 2000 la Coordinación de Posgrados bajo la Presidencia de Rafael Ballestas, quien había sido su profesor y con él lideró esa labor que llevó a posicionar la institución con mucho prestigio.

Antes de su traslado a Barranquilla, trabajó arduamente en la ampliación de la oferta de posgrados y es así como logran tener en la Universidad Libre la Maestría en Derecho Administrativo, una ventaja académica para los profesionales de Cartagena.

La doctora Tovar siente que la máxima fortaleza de su administración estuvo en el posicionamiento de la Universidad Libre en materia de posgrados, además de diversificar la oferta académica con los cursos de extensión y proyección, en los cuales se lograron convenios con la Alcaldía de entonces, el Colegio de Jueces y Fiscales, contribuyendo en la formación de muchos empleados de la rama judicial.

“La oferta académica se amplió con pregrados, posgrados, seminarios y cursos de educación continuada, dando nuevas oportunidades a los profesionales de la región a fin de evitar su desplazamiento a Bogotá y otra ciudades en busca de formación de calidad”, indica la doctora Tovar.

Los convenios también se aumentaron en varias disciplinas deportivas y culturales, permitiendo a los estudiantes disfrutar de espacios de esparcimiento y recreación con miras a cumplir la función de la universidad que se basa en la formación integral y egresar mejores seres humanos.

En la parte administrativa y financiera, durante esta administración, se logró una sostenibilidad y al momento de partir a su nuevo destino en Barranquilla, entregó una institución sólida que permitió a su sucesor continuar con otras metas que aumentaran el crecimiento de la Seccional.

Antonio Barrera

La experiencia como docente que llegó a la rectoría

Con una amplia trayectoria en la docencia en programas de pregrado y posgrado en las más importantes universidades del país, el ex Presidente y ex Magistrado de la Corte Constitucional, Antonio Barrera Carbonell, asumió la rectoría de la Universidad Libre, Seccional Cartagena.

En su momento, el profesional indicó que ese fue un cargo para el cual aspiró por más de 20 años para cuando se retirara del ejercicio profesional, por lo que le apostó a ser un representante permanente ante las altas instancias de la universidad como la Sala General y la Consiliatura.

Si bien recibió una universidad con metas resueltas, su misión se encaminó a ampliar los programas de especializaciones, siempre con miras a convertirla en una de las instituciones con mayor población de estudiantes amparada en la excelencia de sus programas.

  NOTICIAS RECOMENDADAS