Cartagena


Abrir compuertas de La Bocana, una opción para disminuir las inundaciones

Este megaproyecto se ha usado en otros años para reducir las inundaciones en los barrios aledaños a la ciénaga de La Virgen, pero necesita una intervención.

ANGIE GOEZ AHUMEDO

03 de noviembre de 2020 12:00 AM

16 viviendas afectadas, 120 familias que representan 470 personas, 2 lesionados, 5 vehículos afectados y 15 árboles caídos, es el balance entregado por la Oficina Asesora para la Gestión del Riesgo sobre las afectaciones que dejaron las fuertes lluvias en 26 barrios de la ciudad durante el fin de semana. La mayoría de estos daños se dieron por deslizamientos e inundaciones por cuenta de la creciente de algunos canales.

En este punto, las autoridades ya han dado a conocer que el Plan Maestro de Drenajes Pluviales deberá esperar un poco más y que apenas se está estudiando el modelo de contratación para la limpieza de caños y canales de cara al invierno y la llegada del fenómeno de La Niña.

Así las cosas, desde algunos sectores se han desempolvado propuestas que pueden ayudar a la ciudad a sobrellevar esta difícil época. Una de ellas tiene que ver con la apertura de las compuertas de La Bocana de la ciénaga de La Virgen.

Así funciona

Lo primero que hay que tener en cuenta es que La Bocana es un proyecto de mitigación ambiental creado para llevar agua salada a la ciénaga y el sistema de caños de la ciudad. Al subir la marea, el agua salada entra en la ciénaga a través de seis de las 10 compuertas hasta la zona donde se encuentra la descarga de aguas residuales, luego, al bajar la marea, el agua de la ciénaga sale al mar por las otras cuatro compuertas.

Este ritmo de funcionamiento diario es el que se propone alterar para evacuar el agua represada por las lluvias hacia el mar. La idea es que se fuercen las seis compuertas que funcionan hacia adentro para que se mantengan abiertas junto con las otras cuatro.

“Con cierta antelación antes que el nivel de la ciénaga suba mucho y durante el período de más alta marea, se podría manipular las compuertas de entrada de la Bocana para obligarlas a mantenerse abiertas, a pesar de que están diseñadas para cerrarse en el caso que el nivel de la ciénaga supere el del mar”, explicó el ingeniero Santiago Rizo, gerente de Carinsa, consorcio que hizo parte del diseño de la obra.

Agregó que “estas compuertas están diseñadas para trabajar en el sentido del flujo prestablecido, por lo que su manipulación debe realizarse con cuidado y antelación a los aumentos de niveles para no dañarlas aún más de lo que están”.

Cabe destacar que esta maniobra se ha hecho en otras temporadas invernales como las de 2011 y 2016. En 2017, el exalcalde Sergio Londoño ordenó amarrar las exclusas con guayas de acero con el fin de evitar inundaciones en barrios como Olaya, Fredonia, Boston y la Zona Norte. Posteriormente, en el encargo de Pedrito Pereira también se repitió la misma maniobra.

¿Qué dice el EPA?

Ante el planteamiento de esta posibilidad, el director del Establecimiento Público Ambiental (EPA), Javier Mouthon, recordó que el sistema de La Bocana no está diseñado para atender emergencias invernales, pues obedece a un criterio ambiental con el fin de hacer el efecto de limpieza sobre la ciénaga de La Virgen. “Antes la ciénaga no tenía una boca estabilizada por lo que cuando llovía en la ciudad las aguas rompían en la boca de La Boquilla. La Bocana mejoró estas condiciones hidráulicas y en ningún momento se puede considerar que es la causante de las posibles inundaciones”.

Sin embargo, Mouthon contó que ante el panorama y “para atender emergencias actuales se revisa la posibilidad de operar las compuertas y permitir la salida del agua de la ciénaga, como se ha hecho en pasadas emergencias invernales en la ciudad en caso de ser necesario”.

Agregó que actualmente la entidad está realizando estudios previos para hacer el mantenimiento del sistema y la reparación de los elementos que se encuentran en deterioro por falta de mantenimiento en los últimos años.

“A mediano plazo se tiene contemplado analizar la posibilidad de adaptar este sistema para atender los problemas que conlleva el incremento del nivel del mar y su efecto sobre el drenaje de la ciudad. Para esto se requiere un estudio hidrológico e hidráulico de todo el sistema”.

Inundaciones en el Centro, otro problema

“Se llenaron Jurídica, Contratación, todas estas oficinas están llenas de agua al tope. Está entrando agua por todos lados. Yo estoy montado sobre una silla. Miren cómo está el agua acá dentro y la altura a la que llega”, dice un hombre en un video que comenzó a circular en redes durante el fin de semana, y quien al parecer es guardia de seguridad de la Alcaldía. El relato se queda corto ante las impresionantes imágenes que dejaron las fuertes lluvias en el Centro Histórico de la ciudad.

Pero, ¿cómo entender este problema? El alcantarillado pluvial del Centro Histórico fue construido a finales de los años 50 y principios de los 60, funcionando correctamente bajo el mantenimiento de las Empresas Públicas de Cartagena. Cuando estas desaparecieron, ninguna otra empresa se hizo cargo de su limpieza. Por otra parte, en 2011, durante la administración de la exalcaldesa Judith Pinedo se realizó la remodelación de la plaza de la Aduana, que elevó el nivel del piso de esta zona y dejó algunos problemas para la circulación del agua.

“La plaza de La Aduana funcionaba como vaso comunicante con la bahía de Las Ánimas. Había unos registros donde el agua entraba y salía hacia el muelle de Los Pegasos, cuando estaba la marea alta se demoraba en salir y apenas que bajaba, se evacuaba”, contó una fuente.

Ante los cambios, se diseñó “un canal perimetral que está forrado con tapas de concreto para que derrame las aguas por el boquetillo”. Este sistema fue pensado para operar con tres motobombas instaladas en los bajos de la Alcaldía cuya función es evitar inundaciones, ya sea por marea alta o por la lluvia, sin embargo, al no haber una empresa que las opere, estas se habrían dañado y no pueden cumplir con la función de evacuar el agua de la plaza.

“Un equipo electromecánico que tiene que trabajar por niveles y nadie lo atiende se va a dañar, eso fue lo que pasó, y ahí quedo, la bombas trabajaron en vacío, nadie las apagaba y eso se dañó. Cuando Manolo Duque llegó a la Alcaldía se hizo un diagnóstico de las bombas, se encontró que los cables estaban con cortocircuito, que nada funcionaba pero tenían reparación, había que hacer toda la parte eléctrica nueva”.

Según contó la fuente, que pidió reservar su nombre, luego de la revisión se pensó en hacer un contrato para que una empresa las operara y mantuviera, sin embargo, el entonces secretario de Infraestructura salió del cargo y el tema no se volvió a mover.

Al consultar con la actual administración, desde la Secretaría de Infraestructura se manifestó que “estamos hablado con la Oficina de Apoyo Logístico y demás dependencias para definir un plan de acción con respecto a ese tema”.

Recomendaciones

De acuerdo con información emitida por el IDEAM las probabilidad de ocurrencia del fenómeno de La Niña en las actuales condiciones ya alcanza el 90%, y sus efectos podrían extenderse hasta el mes de abril de 2021. Durante noviembre, habrá lluvias un 60% por encima del promedio, mientras que en diciembre el aumento en las precipitaciones alcanzaría un 50%. Se prevé que para el primer trimestre de 2021, se presente un 20% más de lluvias respecto al promedio.

Por eso, desde la OAGRD, se han hecho unas recomendaciones para minimizar el riesgo de emergencias por cuenta del aumento en las lluvias: revise y ajuste la infraestructura de su casa, techos, canaletas y ventanas; haga limpieza de canales, caños y desagües en comunidad; revise los árboles en su casa y hágales el mantenimiento adecuado; evite conducir de noche en medio de la lluvia; no se exponga ni construya en zonas de crecientes o deslizamientos h no arroje basura a las calles.

  NOTICIAS RECOMENDADAS