Cartagena


Alerta en El Rubí por erosión de canal que amenaza con hundir una calle

Desde que se desprendieron dos placas de concreto, la erosión en la tierra ha ido aumentando el riesgo en este barrio vecino de la Bomba el Amparo. Un poste también podrían colapsar.

NÉSTOR CASTELLAR ACOSTA

26 de octubre de 2020 06:16 PM

Uno de los canales pluviales más importantes y extensos que tiene Cartagena, el Ricaurte, se encuentra en condiciones deplorables a la altura de El Rubí, debido a la erosión de tierra que amenaza con hundir la calle principal que conecta a la Transversal 54 con la Avenida Pedro de Heredia, y con provocar el derrumbe de un poste de energía eléctrica.

Los residentes están muy preocupados con esta situación, sobre todo en estos días de lluvias, debido a las fuertes corrientes que cruzan por el canal y que podrían anticipar una inminente desgracia.

(Lea: Al canal de Chiquinquirá se lo traga la maleza).

Este caño está canalizado hace muchos años, pero a comienzos del 2018 se le desprendieron dos placas de concreto y a partir de eso momento comenzó el calvario para los vecinos, pues el agua ha ido socavando la tierra muy rápidamente y ya está prácticamente debajo de la calle.

La incertidumbre también es para los comerciantes del sector, principalmente para quienes trabajan en los talleres de mecánica, pues son los más próximos al punto en riesgo. El canal, en su otra acera, tiene varios establecimientos de entretención para adultos, pero de ese lado no hay riesgo.

“La comunidad vive con mucha angustia, con cada aguacero que cae es inevitable pensar lo peor, en cualquier momento se hunde la carretera o se cae ese poste, no queremos que ocurra una tragedia, por eso hacemos este llamado urgente a las autoridades competentes para que tomen cartas en el asunto cuanto antes”, aseguró Germán Guzmán, miembro de la Junta de Acción Comunal de El Rubí.

Imagen LO POSTEE

Este es el poste que podría desplomarse en cualquier momento. Foto: Julio Castaño

(Lea: Maternidad Rafael Calvo reanuda atención a embarazadas).

Este barrio se compone de dos calles internas y un callejón. Cuenta con aproximadamente 60 viviendas y unos 2 mil habitantes.

Sobre la situación, el nuevo secretario de Infraestructura del Distrito, Luis Villadiego, sostuvo que en los próximos días enviará un equipo de profesionales al lugar para determinar las posibles soluciones.