Cartagena


Bajo el barro: calles y avenidas de Cartagena llenas de sedimentos

El Universal en tu barrio: Los últimos aguaceros en la ciudad han dejado serias afectaciones en diferentes barrios, principalmente en los aledaños al cerro de La Popa.

NÉSTOR CASTELLAR ACOSTA

14 de septiembre de 2022 12:00 AM

El aguacero que cayó en la noche del pasado 28 de agosto dejó afectaciones que aún repercuten en algunos barrios de Cartagena aledaños al cerro de La Popa, principalmente en materia de contaminación ambiental y movilidad.

Una de esas consecuencias la vivieron hasta hace dos días cientos de conductores en la avenida Pedro de Heredia, a la altura de El Toril, debido a la gran cantidad de sedimentos que se acumularon en uno de los dos carriles, en sentido hacia el Centro, lo cual propició durante casi dos semanas severos trancones en la zona.

Además, los comerciantes de este sector contiguo al mercado de Bazurto también denunciaron pérdidas económicas y contaminación ambiental al tener el barro tan cerca impidiendo la llegada de clientes. (Video: barro y sedimentos en calles y avenidas de Cartagena).

Bajo el barro: calles y avenidas de Cartagena llenas de sedimentos

Así lucían las calles del barrio Pablo Sexto I un día después del aguacero del 28 de agosto.

(Lea: ¡Más de 400 casas inundadas! Las Palmeras en alerta máxima)

Hasta el pasado lunes se observaban pilas de tierra en varios tramos de la avenida; sin embargo, los perjuicios más grandes los vivieron los habitantes de barrios como La María, La Esperanza, Paseo Bolívar, Torices, Nariño, Pablo Sexto, entre otros que están en las faldas de La Popa, que recibieron directamente todo la tierra, piedras y basuras que bajaron del cerro.

Desde entonces los afectados divulgaron a través de redes sociales el mal estado de sus calles, que quedaron intransitables.

(Lea: Inundaciones y deslizamientos: estragos de lluvias en Cartagena)

La Alcaldía de Cartagena, a través de la Secretaría General con su Oficina de Servicios y con el apoyo del operador Pacaribe, se ha encargado de atender cada sector afectado, pero debido a la cantidad de calles saturadas de barro aún no logran terminar. De momento se han intervenido barrios como Torices, Canapote y Paseo Bolívar. Ayer se encontraban en La María. Han sido dos semanas de arduas labores para las cuadrillas.

Justamente, el presidente de la Junta de Acción Comunal de La María, Rafael Martínez, le contó a El Universal lo que sus vecinos han padecido en los últimos 15 días.

“Ha sido muy difícil, es casi imposible transitar por estas calles, no pasan las motos ni las bicicletas. A los niños toca cargarlos para poder llevarlos al colegio, realmente es muy angustioso para la gente vivir en estas condiciones. Por ejemplo, todavía tenemos la calle 43, que es una de las principales de La María, completamente llena de sedimentos. Necesitamos soluciones urgentes y de fondo”, señaló Martínez.

(Lea: Cartagena y su vulnerabilidad cuando llegan las lluvias)

Después de ese 28 de agosto cayó otro aguacero, el pasado miércoles 7 de septiembre, que también desencadenó inundaciones e hizo bajar muchos sedimentos de La Popa.

Los líderes comunales de todos los barrios alrededor aseguran que las afectaciones obedecen a la tala indiscriminada de árboles que hay en el cerro por parte de invasores que buscan un lugar para vivir.

Bajo el barro: calles y avenidas de Cartagena llenas de sedimentos

La vía principal del Paseo Bolívar queda en paupérrimas condiciones.

Eusebio Aguirre, otro líder de La María, señaló: “Tenemos adultos mayores que se han caído, se han fracturado brazos y piernas o se han lesionado la cintura porque las calles están llenas de pilas de barro. Aquí los niños no pueden jugar, ni siquiera pasan los vendedores ambulantes. Tenemos malos olores, las alcantarillas rebosadas y hay una mosquitera. Les pedimos a las autoridades controlar este problema ahora, porque de lo contrario vamos a padecer lo mismo con cada lluvia”.

(Lea: En Henequén están cansados de los deslizamientos de tierra)

Desde la Alcaldía informaron que la situación se debe al aumento de asentamientos irregulares en el cerro de La Popa, fenómeno que crea acciones antrópicas representadas en cortes verticales en los terrenos, pérdida de la cobertura vegetal, tala indiscriminada de árboles, entre otros.

“Todo ello, realizado de manera sistemática y recurrente, está causando un impacto sobre los suelos de esta reserva natural reconocida como área de especial importancia ecosistémica. Adicionalmente, no hay que olvidar que sus terrenos están catalogados como zona de alto riesgo por el fenómeno de remoción en masa o deslizamientos”, indicaron.

  NOTICIAS RECOMENDADAS