Bazurto, con pocas ventas tras primer día de cierre

20 de mayo de 2020 12:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

A muchos los tomó por sorpresa, otros ya conocían el decreto y aún así decidieron ir de arriesgados. Lo cierto es que ayer, con el clima fresco y algunas gotas de sereno cayendo sobre varios sectores de Cartagena, decenas de ciudadanos se fueron bien temprano al mercado de Bazurto pero no pudieron ingresar, por lo que les tocó regresar a sus casas decepcionados.

Algunos iban a surtirse de comida y otros pretendían entrar para trabajar o revender productos, lo cierto es que nadie que no tuviera permiso pudo acceder porque la Fuerza Pública estuvo controlando todas las entradas, haciendo cumplir así el decreto 0602 del 18 de mayo de la Alcaldía de Cartagena, que regula el desarrollo de las actividades en el mercado de Bazurto.

(Lea: Duque extiende cuarentena hasta el 31 de mayo).

Todo controlado

“El lunes me pagaron la primera quincena, yo soy albañil y pedí permiso para venir al mercado a comprar comida porque en mi casa la nevera está vacía y acá todo es más barato, pero los policías no me dejaron pasar, la verdad es que yo sí había escuchado que el mercado lo querían cerrar pero no sabía que era a partir de hoy, ya me toca regresar al barrio y comprar por allá”, relató a El Universal el joven Willington Alcázar, residente en Nelson Mandela.

Y es que ayer el panorama en esta central de abastos era completamente distinto al acostumbrado, donde diariamente miles de personas, tanto vendedores como clientes, se aglomeraban. La pandemia del COVID-19 y su rápida propagación fue la razón de este cierre, dado que Bazurto se había convertido en uno de los principales focos de contagios de la ciudad.

“Sinceramente aquí no hubo socialización, nos tomaron por sorpresa, cómo vamos a hacer los pequeños comerciantes, los carretilleros y todos los que trabajamos aquí, nos vamos para la casa a cruzarnos de brazos, ojalá aprovechen para hacer una limpieza profunda al mercado”, añadió el minorista Manuel Medina.

El decreto establece que únicamente los establecimientos mayoristas podrán comercializar productos y que, además, están prohibidas las ventas al detal, ventas estacionarias y comercio informal en Bazurto y su zona de influencia.

Así mismo, las personas no exceptuadas no podrán circular en el mercado desde las 8 de la mañana hasta las 4 de la tarde, y las que sí pueden deben usar tapabocas todo el tiempo.

(Lea: Bombero contagiado de COVID-19 se encuentra estable).

La voz de los comerciantes

“El cierre no favorece a nadie que ejerza comercio en Bazurto, es desproporcionado, pero entendemos que la pandemia nos tiene fregados en todos los aspectos. Cada día los contagios son muchos, lo único que debemos hacer es acatar, tener paciencia y rogarle a Dios para que esto termine pronto”. De esa forma resumió el comerciante de pescados, Omar Romero, su posición respecto al decreto.

Él, con toda una vida laborando en este lugar, es de los pocos exceptuados en la medida por ser mayorista, sin embargo, relató que ayer, en el primer día de restricciones, las ventas que tuvo fueron supremamente bajas. “Llegamos más temprano que de costumbre y alcanzamos a tener algunos clientes, pero desde las 8 de la mañana todo quedó prácticamente vacío, no nos llegó más nadie”, añadió Romero, explicando que él y su equipo de trabajo cuentan con todos los protocolos de bioseguridad para brindar un óptimo y seguro servicio.

(Lea: Cartagena sube a 1.463 casos de COVID-19 y 73 muertos).

Los cientos de comerciantes de esta central de abastos están agremiados en varias asociaciones. Una de ellas es Acoviva (Asociación de Comerciantes y Empresarios de Víveres y Abarrotes y otros afines de Bolívar), la cual es presidida por Shirley Beleño. Ella, sobre el cierre provisional que empezó ayer, manifestó: “Todo cambio trae traumas, pero sabemos que es por el bien y la salud de los cartageneros. Tenemos que alinearnos y seguir para conservar la cadena alimentaria. Nadie estaba preparado para esta pandemia, eso solo lo frena Dios. No estamos 100 por ciento de acuerdo con el decreto, pero tenemos que pensar unidos y ayudar a frenar el virus. Los comerciantes estamos comprometidos con todos los temas de bioseguridad porque Bazurto es una ciudad dentro de la ciudad y nuestra responsabilidad es grande”.

La dirigente también expresó que las ventas para todos van a bajar bastante, porque sus clientes acostumbrados ya no irán. “Antes nos compraban los minoristas, ellos revendían en sus colmenas y el movimiento diario era bastante, pero ahora solo vendrán los tenderos de barrios. Tenemos que pensar en buscar otras alterativas como las redes sociales y los domicilios”, finalizó la vocera de Acoviva.

Cabe recordar, según el administrador del mercado de Bazurto, Alejandro Madero, que el cierre será hasta el lunes 25 mayo. A partir de ese momento y teniendo en cuenta las directrices nacionales y distritales, se decidirá si se prorroga por más tiempo.

“Esto no es un capricho” administrador de Bazurto

Alejandro Madero, administrador del mercado de Bazurto, explicó que el cierre no fue una decisión a la ligera ni irresponsable, sino muy bien pensada en pos de ayudar a mitigar la propagación del coronavirus.

“Inicialmente el señor alcalde William Dau no había considerado la opción del cierre del mercado, porque somos conscientes de todas las implicaciones que esto traería a la economía de miles de familias, pero hay una realidad y es que Bazurto se ha convertido en un foco de contagio del virus. Esto no es un capricho, es una decisión pensando en toda Cartagena. Ya habíamos tomado medidas en Bazurto que al principio dieron resultados, pero esa misma dinámica no se podía mantener más tiempo porque la propagación había seguido y muchas personas ni siquiera usaban tapabocas ni respetaban las medidas de salubridad. Con este nuevo decreto, que es temporal, se busca cambiar ese hábito de comercio y disminuir la afluencia de personas en el mercado”, sostuvo Madero.

Respecto a los mayoristas que sí pueden trabajar, les recomendó no escatimar esfuerzos para cumplir con todos los protocolos de bioseguridad y crear otras estrategias para comercializar sus productos.

Deben acatar
Los empleados de los mayoristas deben estar debidamente acreditados e identificados, mientras que los clientes (tenderos y pequeños comerciantes) deben contar con certificado de existencia y representación legal expedido por la Cámara de Comercio, que los acredite como parte de la cadena de abastecimiento.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Cartagena

DE INTERÉS