Cartagena


Comisarías de Familia, cerradas a partir del lunes

La decisión la tomaron los comisarios al considerar que no están dadas las garantías para continuar brindando el servicio de manera presencial.

NÉSTOR CASTELLAR ACOSTA

04 de julio de 2020 12:00 AM

Las nueve Comisarías de Familia que existen en Cartagena cerrarán sus puertas al público de forma presencial desde este lunes 6 de julio, y la ciudadanía no podrá acceder a sus servicios ni siquiera de manera virtual, ya que los funcionarios a cargo de estas instituciones consideran que no cuentan con las garantías necesarias para continuar con las labores en campo.

(Lea: Tribunal deja en firme facultades del alcalde para firmar APP Corredor Portuario).

Según ellos, existen falencias tanto en las infraestructuras como en los servicios básicos, implementos de trabajo y elementos de bioseguridad, lo que dificulta una óptima atención a la ciudadanía. De igual forma, alegan que no cuentan con servicio de vigilancia privada, ni con un sistema de transporte adecuado.

“No tenemos personal para laborar, nos hace falta un equipo interdisciplinario como abogados, trabajadoras sociales, psicólogos, nutricionistas, médicos. Aparte carecemos de equipos técnicos y tecnológicos en las sedes, algunas no tienen computadores, otras no cuentan con internet, impresoras o insumos como papelería, carpetas... útiles de trabajo básicos que deberían estar en las comisarías”, expresó Humberto Mercado, director de la Comisaría de Familia ubicada en la Casa de Justicia del barrio Chiquinquirá, donde además funciona la sede de la Alcaldía de la Localidad 2 Virgen y Turística.

No hay reversa

Según los funcionarios, la situación no es nueva sino de hace muchos años, en los que han pasado diversas administraciones distritales y ninguna se ha apersonado de las falencias que existen en estos centros de justicia.

Afirmaron que con la emergencia por el COVID-19 se han multiplicado los requerimientos, principalmente por violencia intrafamiliar, violencia de género, maltrato infantil, abandono de menores, solicitudes de custodia, de alimentos, regulación de visitas y demás procesos administrativos de restablecimiento de derechos, lo que ha aumentado el flujo de personas en las sedes y por ende los riesgos de contagios.

(Lea: Vuelve el toque de queda con ley seca este fin de semana en Cartagena).

La decisión de no atender no tiene marcha atrás, ya que incluso varios de los comisarios o comisarías son de la tercera edad o hacen parte de la población en riesgo ante la pandemia. “Hicimos un análisis jurídico y actuamos de conformidad al derecho y la legalidad. Será un cese parcial. No vamos a dejar de atender ni de trabajar, pero solo lo haremos a través de los correos electrónicos y demás plataformas virtuales dispuestas por la Alcaldía. Nos vamos a mantener en las oficinas gestionando temas administrativos y evaluando procesos que ya venían en curso, pero nada de atenciones presenciales ni virtuales”, finalizó Mercado.

Este medio se comunicó con la Secretaría del Interior del Distrito para conocer su posición frente a la decisión de los comisarios, pero hasta el cierre de esta edición no habíamos obtenido pronunciamiento.

En Cartagena funcionan nueve Comisarías de Familia, repartidas en cada localidad y ubicadas en los barrios El Country, Chiquinquirá, El Pozón, Canapote, Barrio España (4), y en la Biblioteca Jorge Artel del barrio El Socorro.

¿Qué solicitan?
Los comisarios piden al Distrito una desinfección total de las oficinas, suministros de insumos y elementos de trabajo, servicio de vigilancia que vele por la seguridad de cada funcionario y usuarios; y que siga garantizando el transporte a las comisarías, teniendo en cuenta que al contratista se le adeudan dos meses de servicios. Por último, solicitan elementos de bioseguridad para todo el personal, como caretas, tapabocas, guantes y trajes de bioprotección.