Con 21 años murió de peritonitis, ¡y la querían cremar!

04 de junio de 2020 12:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Con solo 21 años de edad, toda una vida por delante y una bebé de año y medio de nacida a la cual criar, partió del mundo terrenal la joven Yandi Padilla Bohórquez. Residía en el barrio Los Alpes junto al padre de su hija y su familia.

(Lea: Cartagena suma 196 contagiados y llega a 3.332 casos de coronavirus).

El pasado viernes 15 de mayo empezó a sentir fuertes cólicos que la hicieron pasar una mala noche, y al día siguiente el compañero sentimental la llevó de urgencias a una clínica, porque la habían tratado con remedios caseros, pero no le funcionaron. Fue llevada en primera instancia a la Clínica General del Caribe en donde presuntamente no la recibieron y los mandaron para el Hospital Universitario del Caribe. Estando allí, al parecer también les decían que mejor la llevaran a otro lado porque podía contagiarse de COVID-19; sin embargo, los allegados insistieron en no moverse más y fue así como lograron ingresarla.

No obstante, dicen ellos que eso fue lo peor que pudieron hacer, porque a partir de ese momento les comenzó un calvario por una atención médica supuestamente mala.

Relato de la familia

José Pitalúa López, suegro de Yandi, contó los padecimientos que sufrió la muchacha en el lugar, pues desde las 8 de la mañana que llegó solo fue atendida por un médico en horas de la tarde, y según dijo, no le hicieron una valoración adecuada para conocer la razón de sus dolores gastrointestinales.

“Mi hijo estuvo todo el tiempo con ella, llegaron a las 8 a. m. y no la trataron sino en la tarde. El doctor que estaba de turno ese día les dijo que esperaran más, y atendió a otros pacientes que llegaron después, aún viendo que ella rabiaba por el dolor. Mi hijo a mediodía le dice que la valore, porque estaba sufriendo mucho, pero el mismo médico le dijo que ya había salido de turno y que esperara al siguiente, y se fue. No le dio prioridad a mi nuera. Después de 2 de la tarde fue que la vio un muchacho y la hidrataron, le pusieron medicamentos, pero nunca la revisó, no le hizo un tanteo para ver si era apendicitis, tampoco le ordenaron una ecografía. Ella pasó su noche ahí internada aguantándose sus dolores. Al día siguiente se complicó y fue cuando le pusieron sondas, pero ya ella estaba muy mal. Empezó a vomitar sus propias heces, botaba líquido negro, tenía la barriga hinchada. Algo se le reventó adentro, eso fue una locura. Fue muy doloroso lo que ella vivió”, relató Pitalúa López.

Su fallecimiento

Durante sábado y domingo los parientes de la muchacha permanecieron en el hospital esperando una mejoría que nunca llegó. Afirmaron que después le hicieron una cirugía y una limpieza interna, pero ya no había mucho por hacer, pues tenía afectaciones en un riñón, el hígado y los pulmones infectados.

(Lea: Procuraduría pide garantías para la reapertura de playas en Cartagena).

Pese a su juventud y la motivación por luchar que le producía la bebé que la esperaba en casa, las fuerzas a Yandi poco a poco se le fueron acabando y finalmente murió el lunes 18 de mayo a mediodía.

“A ella le dio una peritonitis porque no le atendieron a tiempo sus dolores, pero en el acta de defunción no lo dicen quizás para no aceptar la culpa, pero a ella se le reventó eso por dentro, no es secreto para nadie. Si se lo hubieran detectado a tiempo y la hubieran operado antes, no se hubiera muerto”, expresó el suegro.

Para sus allegados fue un impacto muy grande, y lo peor es que al momento de sepultarla la funeraria les quería cremar el cuerpo porque supuestamente era sospechosa de COVID.

“La entregaron envuelta en tres bolsas como si ella estuviera contagiada de coronavirus, y nos dijeron que la iban a cremar, increíble. Finalmente nos tocó pelear y fue así que la pudimos sepultar en el cementerio de Ternera”, finalizó José.

Piden ayuda para los gastos de la bebé

Los Pitalúa contaron que viven una situación económica muy difícil, pues se quedaron sin trabajo desde noviembre del año pasado. Tanto el papá, que es técnico ambiental, como el hijo, están desempleados y sobreviven con la ayuda de familiares y vecinos. “El otro día me dieron un bono de 85 mil pesos, pero solo alcanzó para comprar pañales, leche en polvo y el pote de la bebé, se acabaron rápido. Estamos pasando muchas necesidades, debemos muchos meses de arriendo y la comida nos la regalan los familiares y amigos. Ya también debo 1 millón de pesos que presté para enterrar a mi nuera. Le pido ayuda al alcalde William Dau o al gobernador Vicente Blel, que me den un empleo en lo que sea para poder mantener a mi familia en estos momentos tan difíciles, o al menos para que a la bebé no le falte nada”, pidió Pitalúa.

Quienes quieran contactarlo para apoyarlo, pueden llamarlo al número 3045689694.

Esto responde el hospital

Desde el Hospital Universitario del Caribe dijeron que realizaron una atención oportuna, con las especialidades y procedimientos requeridos de acuerdo al cuadro clínico, añadiendo que ya la muchacha venía con su cuadro de peritonitis.

“A la paciente se le brindó la atención que requería de acuerdo al protocolo y en los tiempos establecidos, y se le garantizó su atención con especialistas. Se le atendió según la necesidad que requirió. En ningún momento hubo negligencia médica, aquí a todos los pacientes se les atiende en los tiempos precisos según la necesidad y la manifestación de complicaciones con las que llega”, relataron desde el HUC.

Voceros del hospital hicieron un llamado a la calma a los familiares de persona que fallecen, entendiendo, respetando y acompañándolos en su dolor, pero insistiendo en el profesionalismo y la ética de sus trabajadores, pese a las dificultades que tienen actualmente por la emergencia sanitaria provocada por el COVID-19, la cual es bastante grande, sobre todo porque este hospital fue priorizado para dar manejo s en Cartagena. “Es una labor ardua y de mucho compromiso, pero estamos al frente cumpliendo, hacemos nuestro mejor esfuerzo”, precisaron.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Cartagena

DE INTERÉS