Cartagena


Conozca las principales reacciones en Cartagena ante paro de taxistas

Los bloqueos de ayer alteraron la movilidad en la ciudad. Indriver y una presunta persecución por el Datt fueron las demandas claves ante el Distrito.

OMAR CARRASQUILLA LEÓN

21 de septiembre de 2021 12:00 AM

La jornada de ayer, para cientos de habitantes y turistas, fue caótica. Gente que no pudo llegar a sus trabajos; madres con niños cargados y adultos mayores caminando bajo el sol; turistas que perdieron vuelos y no pudieron asistir a eventos en otras ciudades, y varias confrontaciones en sitios de bloqueo, entre taxistas y conductores de carros particulares. (Lea aquí: Procuraduría abre investigación contra el alcalde de Cartagena)

LAS PETICIONES DEL GREMIO AMARILLO

“Estamos indignados”, expresó Félix Barrios, presidente del Sindicato de Taxistas de Cartagena, debido a que, en sus palabras, en la última semana les han inmovilizado cerca de 50 vehículos legales, mientras los ilegales particulares están trabajando sin ningún control. “La ciudad está sitiada, no hay autoridad por el Datt ni por el alcalde, hoy nuestra justa petición es sentarnos en una mesa para buscarle solución a todos los problemas”.

Las principales peticiones de los taxistas son control a carros particulares prestando servicio público y declararse la nulidad de procesos y comparendos interpuestos, bajo su concepto, de forma irregular. “Pedimos que saquen de los patios a los vehículos y les permitan a los compañeros el derecho a trabajar”, señaló el líder sindical.

Gabriel Gutiérrez, uno de los líderes del bloqueo de taxistas a la altura de la India Catalina, expresó que una “de las principales motivaciones es que estamos en contra de los procedimientos del Tránsito, ya que nos tratan como delincuentes cuando los criminales son otros, los que prestan un servicio ilegal con Indriver”, expresó.

Para el grupo de taxistas ubicados en Chambacú, hay una serie de presuntas irregularidades por parte de las autoridades de tránsito que les afecta en sus bolsillos y en el bienestar de sus familias. “Nos exigen una cantidad de vainas como los tarjetones de información de tarifas, lo que nos obliga a hacer un montón de trámites de algo que debe ser gratis, público y masificado”, indicaron.

“Hay resoluciones ministeriales que no se respetan; por ejemplo, la 0010 dice que al frente de ningún hotel deben estar parqueadas las camionetas blancas de transporte y, sin embargo, el Datt es ciego y sordo, y no le ha parado bolas a esos temas como a los particulares”, señaló Gutiérrez.

Para los taxistas, el paro fue una alerta que quisieron darle al Distrito y a la ciudadanía, de cómo una serie de elementos está afectando su subsistencia. “Acá paramos por el alimento de nuestros hijos y nietos. Hay días que nos vamos sin un peso en el bolsillo para la casa, entre tarifa, gasolina, lavado de carro y lo que nos quitan los agentes de tránsito”, denunció uno de los taxistas manifestantes.

Los puntos de bloqueo fueron sectores céntricos de la ciudad como la entrada a Bocagrande, Chambacú, Marbella, Manga, Bomba El Amparo, Bomba El Gallo, la Terminal de Transporte, entre otros.

COMPROMISO Y VOLUNTAD

Desde hace días se anunció el paro de ayer; sin embargo, muchos se preguntan el porqué el Distrito no dialogó con los taxistas en aras de evitarlo.

“El domingo hubo una reunión y no hubo voluntad política del doctor Múnera, cuando hay compromiso los problemas se pueden solucionar”, indicó Félix Barrios.

Carmen Elena de Caro, personera distrital, recalcó que “hay parte de razón en los requerimientos de los taxistas, sin embargo, no está bien bloquear la movilidad y alterar la ciudad. Se debe llegar a acuerdos bajo el amparo de la ley y la celeridad gubernamental para el beneficio general”.

Taxistas como Gabriel Gutiérrez consideran que falta mucha voluntad por parte del Distrito y sus funcionarios como David Múnera, secretario del Interior, y Janer Galván, director del Datt. “Ellos hablan cuatro cosas, nos sentamos, hacemos actas y compromisos, pero estos no se cumplen y todo sigue igual. Este paro se levanta con un acta con las autoridades competentes lo suficientemente serio y robusto, para poder reclamar en el futuro con base en este”, expuso.

La personera distrital señaló que “desde las 8 de la mañana hizo presencia en los bloqueos, y cerca a las 11 a.m. aún esperaba que se abriera la mesa de diálogo por parte del Distrito. No hay derecho a que como autoridades no definamos, y así, fomentar el restablecimiento del orden y la movilidad en la ciudad”.

SERVICIOS PARTICULARES

Los taxistas en el patio portal expresaron una misma demanda compartida con todos sus colegas apostados en los múltiples bloqueos: una urgente y férrea restricción de los conductores con carro particular. “Hay gente con cuatro o cinco carros particulares. Es una feria que afecta la movilidad con tanto vehículo suelto. Nosotros, los taxistas, debemos pagar hasta cinco seguros y el cupo para poder ejercer, ellos solo con el SOAT ya pueden quitarnos las carreras y dejar con hambre a nuestras familias”, dijo Gabriel Gutiérrez.

La personera está de acuerdo con que los operativos estén en equilibrio entre particulares y taxistas, siempre teniendo presente que “no hay derecho a que la comunidad se perjudique sin agotar la vía del diálogo”.

Cerca del mediodía se reunieron en el Palacio de la Aduana: líderes de los taxistas, la Personería Distrital, la Procuraduría Provincial con el secretario del Interior y Janer Galván, director del Datt. Al culminar el espacio, se levantó el paro.
SEGURIDAD

La seguridad es otro tema para el que solicitaron mayor control. “Muchos atracos, las autoridades no hacen nada, a los compañeros los matan y no sucede nada”, dijo uno de los taxistas de la manifestación en Chambacú.

Fernando Niño, concejal de Cartagena, consideró que la sinergia entre el Distrito y el gremio de taxistas está fracturada.

“Cuando fui director del Datt siempre me reunía con los taxistas, trabajábamos en conjunto, coordinábamos regulaciones en mesas de diálogo, y sancionábamos a los ilegales y particulares. Especialmente, había armonía en la construcción de frentes de seguridad e inteligencia coordinados con la Policía y la secretaría del Interior, en los que los taxistas tenían canales de información y chats de WhatsApp donde podían denunciar cualquier sospecha o anomalía en un pasajero”, adujo.

RESPUESTA DISTRITAL Y LEVANTAMIENTO

A las 11 de la mañana el alcalde William Dau aclaró que el paro de taxistas no era organizado por todos los taxistas de la ciudad, sino, presuntamente, de aquellos taxistas que hacen colectivos.

Para Dau, en sus términos, el paro es una suerte de chantaje a la ciudad de un grupo que quiere que se combata la ilegalidad de transportes particulares y mototaxistas, sin reconocer que dentro de su gremio hay ilegalidad.

“No quieren que se les detenga su vehículo, pues no hagan colectivos, levanten el paro, desbloqueen la ciudad y dejen de perjudicar a la ciudadanía. Solo así, nos sentamos a hablar”.

William Dau, alcalde de Cartagena,

Conclusiones

“En esta reunión dialogamos con los taxistas y los entes de control los siguientes compromisos: levantar bloqueos y nosotros como órgano de tránsito asumimos el compromiso de revisar los procedimientos realizados la semana pasada”, dijo Janer Galván frente a los taxis inmovilizados “irregularmente”, según el gremio.

“El Datt está abierto a cualquier solicitud de información y verificación de los procedimientos por parte de los entes de control, la concertación se hará con una comisión con todas las partes involucradas”, precisó.

  NOTICIAS RECOMENDADAS