Cartagena


¿Cuál es el estado del patrimonio histórico de Cartagena?

La polémica reciente sobre el Pastelillo ha puesto en cintura la conservación del patrimonio histórico. Gran parte de las fortificaciones son administradas por la Escuela Taller.

JULIE GONZÁLEZ ORTEGA

30 de agosto de 2021 10:30 AM

Las fortificaciones de Cartagena fueron declaradas por la Unesco como Patrimonio Histórico y Cultural de la Humanidad, de ahí que tengan un valor inconmensurable y que haya necesidad de protegerlas de cualquier evento que las pueda poner en riesgo.

Fue por este motivo que la intervención al Fuerte San Sebastián del Pastelillo, en el barrio Manga, causó tanta indignación entre los cartageneros, y fue la razón por la que el Ministerio de Cultura se desplazó hasta Cartagena para revisar y determinar acciones encaminadas a recuperar el patrimonio.

Lea aquí: ¿No hay control? Pintan fachada del Fuerte de San Sebastián del Pastelillo

Este fuerte en particular es administrado por un privado, el Club de Pesca; sin embargo el grueso de las fortificaciones de la ciudad está en manos de la Escuela Taller Cartagena de Indias (Etcar).

Mario Zapateiro, director de obras de esta entidad, indicó que el mantenimiento a estas estructuras se hace de conformidad al Plan Especial de Manejo y Protección para las Murallas y el Castillo San Felipe (PEMP Murca). Sin embargo, este instrumento solo contempla las fortificaciones del cordón amurallado y el Castillo, dejando por fuera a las de la zona insular y otras de la bahía interior.

Mediante Resolución 1560 del 22 de mayo del 2018, este PEMP se hizo efectivo y es la hoja de ruta para la conservación y protección de las fortificaciones que están en él.

“Estamos siguiéndonos de allí para poder desarrollar todos los trabajos que mínimamente necesitan las fortificaciones. Allí se dejaron consignadas unas obligaciones encaminadas a conservar las fortificaciones a través de mantenimientos basados en inspecciones”, explicó Zapateiro.

1. El cordón amurallado

El cordón amurallado de Cartagena está compuesto por baluartes, plataformas, bocas y otras estructuras que en general son conocidas por cartageneros y turistas como “las murallas”. Y si bien la Escuela Taller asegura que al menos en su parte física se encuentra en “buen estado”. A lo largo de los años, estas murallas han protagonizados escándalos principalmente por el abuso de algunas personas hacia ellas, restándole valor al patrimonio.

Graffitis, actos vandálicos, malos olores y otras prácticas derivadas de una mala cultura ciudadana hacia el patrimonio han afectado su importancia arquitectónica y relevancia histórica.

Lea aquí: Top 5: Polémicos “atentados” contra el patrimonio histórico de Cartagena

Sobre el mantenimiento, Zapateiro aseguró que desde la Escuela Taller hacen el trabajo. “Las fortificaciones son unas construcciones muy fuertes y resistentes, hechas para este medio. Aunque normalmente las piedras sufren mucho si se les abandona, si no se les hace un mantenimiento mínimo de limpieza. Por eso nosotros hacemos esas labores. En términos generales están bien conservadas”, manifestó.

¿Cuál es el estado del patrimonio histórico de Cartagena?

Las actividades realizadas están relacionadas a reparaciones, conservaciones o consolidaciones en el muros partiendo de un proceso de evaluación y cuantificación donde se define el tipo de intervención a la muralla, ya sea limpieza, lavado en seco o húmedo o retiro de partes deterioradas o erosionadas por efectos naturales.

2. El Castillo San Felipe

Al Castillo San Felipe, igual que a las fortificaciones del cordón amurallado se le realiza el mismo tipo de intervención para proteger su estructura. Sin embargo la amenaza a su patrimonio viene por cuenta de las edificaciones a su alrededor, siendo la más polémica el edificio Aquarela, cuya construcción fue suspendida en 2017.

¿Cuál es el estado del patrimonio histórico de Cartagena?

El PEMP Murca, de hecho, establece que se debe proteger “la relación visual y espacial de las fortificaciones con el entorno urbano y ambiental”, así como “establecer un rango de altura para las nuevas edificaciones que se pretendan desarrollar en el anillo perimetral de protección”.

Aún así hoy, el estatus de Cartagena como patrimonio de la humanidad sigue en riesgo. Para ello, se plantea la demolición del edificio en el 2022.

Le puede interesar: Nuevo plazo para demoler Aquarela: diciembre 2022

3. Fortificaciones insulares y de la bahía

Las fortificaciones que quedaron por fuera del PEMP son las que se encuentran en Bocachica y las de la bahía interior de Cartagena, que son tres: el Fuerte San Sebastián del Pastelillo, el Fuerte Santa Cruz o Castillogrande y San Juan del Manzanillo.

Para estas estructuras se trabaja en la construcción del PEMP Fort Bahía, el cual contemplará los lineamientos para su conservación.

¿Cuál es el estado del patrimonio histórico de Cartagena?

Este PEMP también incluirá el edificio administrativo del Leprocomio en Caño de Loro; y varios hornos, pozos, albercas, aljibes, restos de viviendas, y estructuras arquitectónicas de Manzanillo, Tierrabomba y Barú, donde en el pasado se fabricaba la cal, ladrillos y tejas con los que se construyeron edificaciones militares, civiles y eclesiásticas de la ciudad.

Ante la ausencia de PEMP, solo se hacen mantenimientos básicos según la competencia de la Escuela Taller de acuerdo a los manuales de procedimiento de la entidad.

Cultura ciudadana, clave

Más allá de las intervenciones que se le puedan hacer a las fortificaciones para garantizar su conservación, un factor clave sigue siendo la cultura ciudadana de cartageneros y turistas hacia ellas, que están en el deber de cuidarlas.

“Los cartageneros deberíamos valorar las murallas como un espacio de encuentro, participación y desarrollo cultural, no tenerla ahí como un arrume de piedra y ladrillos. Esa es una concepción errónea porque este fue un trabajo que se hizo para defender a la ciudad en su momento con toda una ingeniería enfocada a lo que hoy tenemos”, resaltó el funcionario de la Escuela Taller.

Aseguró que a Cartagena la reconocen por sus fortificaciones y por eso y su valor histórico se deben valorar y rechazar cualquier tipo de acto que atente contra su patrimonio.

  NOTICIAS RECOMENDADAS