Cartagena


El colegio San Felipe Neri sigue esperando la reanudación de sus obras

Las obras del San Felipe Neri, previstas para entregarse en diciembre del año pasado, están paralizadas a la espera de nuevos recursos. Hay cerca de 1.700 estudiantes afectados.

JULIE GONZÁLEZ ORTEGA

26 de julio de 2020 10:30 AM

Fueron varios años los que tuvieron que convivir los estudiantes del colegio San Felipe Neri, en el sector Ricaurte del barrio Olaya Herrera, con el constante temor de que algún día la estructura se les viniera encima, pues las grietas en las paredes y techos en las aulas así lo evidenciaban.

El llamado data de muchos años atrás. Cuando la comunidad educativa realizó diversas protestas con el fin de que el Distrito volteara su mirada hacia esta institución y realizara las intervenciones correspondientes, pero estas no se dieron hasta el año pasado, a pesar de que el contrato fue adjudicado en 2017 por un valor de $8.487.523.997.

En ese tiempo, estudiantes, docentes y directivos, tuvieron que seguir lidiando con todos los problemas estructurales del colegio, que cada vez que había un aguacero se inundaba y obligaba a los estudiantes a suspender sus clases, mientras intentaban disminuir el riesgo que esto significaba para ellos. Las imágenes de personas sacando agua de los salones se volvió algo común.

Tuvieron que pasar dos años para que bajo el encargo del exalcalde Pedrito Pereira, por fin el contrato se pusiera en marcha, se consiguieran las licencias de construcción y comenzaran los trabajos, los cuales implicaban la demolición total de la estructura y la construcción de un nuevo colegio, que en teoría iba a estar listo en ocho meses, es decir, sería entregado en diciembre de 2019. Pero esto no ocurrió.

Según declaraciones del exalcalde en aquel tiempo, las demoras se dieron debido a requerimientos técnicos que obligaron a hacer ajustes a la licitación, lo cual retrasó los trabajos y provocó que el colegio no fuera entregado a tiempo. (Lea aquí: Obras del colegio San Felipe Neri están atrasadas)

Por este motivo, este año los 1.700 estudiantes de la institución no pudieron comenzar sus clases en su colegio, sino que tuvieron que seguir asistiendo a las otras instituciones en las que fueron reubicados.

Al día de hoy la obra se encuentra suspendida, con un irrisorio avance del 41,83%, a la espera de recursos por parte de la Secretaría de Educación para poder continuar con la intervención, porque entre otras cosas el dinero contratado no alcanzaría para terminar las obras en lo que tiene que ver con acabados y cerramientos. (Le recomendamos: Dinero para reconstruir el San Felipe Neri no alcanza para terminar la obra)

“Desde el inicio de esta administración hemos realizado acciones por el Colegio San Felipe Neri. Desde mesas de trabajo hasta reuniones virtuales donde se han adelantado acciones para que las obras sean una realidad.

La Secretaría de Infraestructura está presta a iniciar y está esperando la respuesta de la gestión y solicitudes de los recursos por parte de Secretaría de Educación y Hacienda para la reincorporación de alrededor de 3 mil millones para iniciar la obra”, explicó el secretario de Infraestructura, Gonzalo Jácome.

Esta solicitud deberá ser llevada ante el Concejo Distrital y solo entonces se podrá dar continuidad a los trabajos.

Otros colegios

El San Felipe Neri no es el único colegio de Cartagena que requiere de obras. Actualmente cursan varias acciones judiciales en contra del Distrito por la desatención histórica de varias instituciones educativas.

Algunas de ellas son la IE de Tierrabaja, la IE Soledad Acosta de Samper sede Emiliano Alcalá, la IE Nuestra Señora del Buen Aire de Pasacaballos, la IE Alberto Elías Fernández Baena, la IE Omaira Sánchez, la IE Boquilla, la IE Rafael Núñez sede Simón J. Vélez, la IE San Francisco de Asís sede Membrillal, la IE Santa Cruz del Islote y la IE de Tierrabomba, las cuales aún están a la espera de intervenciones. (Lea: La corrupción que devora a los colegios de Cartagena)

Sin embargo cabe anotar que de acuerdo al Decreto 744 del 16 de julio de 2020 por medio del cual se hicieron reajustes al presupuesto de esta vigencia, el rubro de construcción y mejoramiento de la infraestructura educativa, proveniente de los ingresos corrientes de libre destinación para los cuales se prevé una disminución este año por cuenta de la pandemia, sufrió un recorte de $688.625.471.

  NOTICIAS RECOMENDADAS