Cartagena


Piden ajustar diseños del proyecto de Protección Costera

La solicitud fue hecha por el Comité Técnico de Patrimonio tras las presuntas afectaciones a la escollera de La Marina.

Amaury Castellar Matoso

24 de febrero de 2022 12:00 AM

A mediados de diciembre del año pasado empezaron las tan esperadas obras de Protección Costera en Cartagena, que prometen mitigar los efectos del cambio climático en la ciudad. Sin embargo, el comienzo de las intervenciones ha creado una serie de protestas de servidores turísticos y abrió el debate sobre la presunta afectación al patrimonio del Corralito de Piedra. (Lea: “Intervenciones de protección costera no violan el patrimonio”: experto)

La polémica surgió por la advertencia que hizo el Comité Técnico de Patrimonio y Cultura de Cartagena sobre la afectación que tendría la escollera submarina cuando se realicen las obras entre el baluarte de Santo Domingo y el espigón de La Tenaza. Señalaron que las observaciones la realizaron en el 2017, es decir, antes que empezaran las obras. (También le puede interesar: Protección Costera: concluyó la protección marginal de la playa)

“Por arreglar una cosa no podemos dañar otra. La escollera de La Marina es un patrimonio sumergido que construyeron los españoles. En ese entonces fue un mecanismo de defensa para las murallas. Aclaramos que no estamos contra el proyecto, pero sí queremos que se respete al patrimonio”, dijo Howard Villadiego, representante de la Sociedad Colombiana de Arquitectos en el comité.

Villadiego reiteró: “En el 2017 hicimos las observaciones. Dijimos que el diseño del proyecto debía tener en cuenta ese patrimonio sumergido. La advertencia no es nueva y eso quedó consignado en un acta”.

Reciba noticias de El Universal desde Google News

Para Ricardo Zabaleta, arquitecto, especialista en conservación del patrimonio y miembro del Comité Técnico de Patrimonio y Cultura, en el planteamiento del proyecto existe una equivocación en la ubicación de la escollera submarina. “Hay una confusión porque dicen que la escollera de La Marina es una serie de piedras que están pegadas a la avenida Santander y no es así. Ellas están más adentro, hacia el mar. La situación es que esto –la escollera– es un Bien de Interés Cultural (BIC) nacional y distrital y por eso debe haber una zona de influencia”, indicó.

“La norma dice que cuando es un BIC nacional se deben hacer las intervenciones a 100 metros de ese bien, pero el proyecto lo contempla desde las piedras de la Santander y los diques quedarían encima de la verdadera escollera. Es decir, no están cumpliendo con la norma de la zona de influencia porque afecta ese bien”, agregó Zabaleta.

La oficina de Valorización informó que se modificarán los diseños del proyecto si es necesario. Esperan respuesta de la UdeC.

El proyecto contempla la construcción de tres diques o rompeolas longitudinales frente al cordón amurallado. Sin embargo, la disputa se centra en su ubicación, ya que por un mal cálculo se podría poner en riesgo el título de patrimonio de la ciudad. “Estamos a tiempo de impedir que hayan afectaciones porque las obras frente a La Tenaza aún no han arrancado”, indicó Zabaleta.

El comité de Patrimonio y Cultura respondió a las aparentes advertencias tardías que realizaron al proyecto. “Nosotros simplemente somos asesores del Distrito y no tomamos decisiones. Las observaciones fueron hechas en su momento. Cuando se presentó el proyecto le mostramos una superposición –mapa del proyecto sobre un mapa antiguo– y le dijimos que resideñaran el proyecto. Creemos que están haciendo los ajustes para volverlo a presentar”, destacó el comité.

“Este proceso es reversible y se puede subsanar. De igual forma, no se están cumpliendo los 100 metros. Los diques muy posiblemente los montarían en la escollera y surgiría la duda sobre qué fenómeno podría ocurrir y si estos cumplirían su función”, agregó Alfonso Cabrera, secretario del comité.

El rediseño de esta fase del proyecto podría causar costos adicionales. Sin embargo, el comité considera que son necesarios los ajustes. “Se les dijo que debían extender el dique más adentro, es decir, 100 metros después de la escollera y no desde la Santander. No reaccionamos tarde, sino que hemos sido respetuosos del debido proceso, respetando el papel de la administración”, concluyó Cabrera.

Por su parte, la directora de Valorización, María Isabel Lugo, dijo que si hay que modificar el proyecto, se realizará. Está a la espera de que la Universidad de Cartagena (encargada de los estudios) entregue una respuesta al respecto.

  NOTICIAS RECOMENDADAS