Cartagena


Inflación, otro obstáculo para tratar de erradicar la pobreza en Cartagena

En 2022 la inflación en Cartagena llegó hasta el 14,33%, siendo el registro más alto de los últimos años. La cifra perjudica el poder adquisitivo.

El pasado 5 de enero, el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane) reveló las cifras de inflación del año 2022 en el país. El Índice de Precios al Consumidor (IPC) para Colombia resultó ser de 13,12%, la cifra más alta que se ha registrado desde hace más de 20 años. Cartagena, por su parte, se ubicó por encima del promedio nacional con un indicador del 14,33%.

Lea aquí: Inflación 2022, la más alta en 23 años

Aaron Espinosa, profesor del Instituto de Estudios en Desarrollo, Economía y Sostenibilidad de la Universidad Tecnológica de Bolívar (UTB), manifestó que este dato debe interpretarse “como el regreso de una seria amenaza a la estabilidad económica de hogares y empresas locales”, teniendo en cuenta que sus ingresos y costos de producción podrían verse afectados.

Así mismo, indicó que la inflación perjudica el poder adquisitivo de los cartageneros, en especial de la clase trabajadora que vive de su salario. “Alrededor de la mitad de los ocupados de la ciudad gana uno o menos de un salario mínimo. De hecho, el gobierno del expresidente Iván Duque reajustó en 2022 el salario mínimo en un 10%, de allí que la pérdida real al cierre del año sea de casi cinco puntos porcentuales”, explicó.

Según Espinosa esto trae como consecuencia un nuevo obstáculo para enfrentar la pobreza en Cartagena, teniendo en cuenta el aumento de los precios en tres componentes principales de la canasta familiar: alimentos, servicios de salud y vestuario.

Le puede interesar: Más de 414 mil personas en Cartagena viven en la pobreza

“Esto requerirá de un esfuerzo mayor para enfrentar la pobreza extrema en la ciudad, que se resume en el hambre que padecen las personas y tener una adecuada política de precios en el sector educativo”, puntualizó.

Lo que más subió
El experto señaló que cuatro grupos de bienes y servicios jalonaron el aumento de la inflación el año pasado en Cartagena: los alimentos y bebidas no alcohólicas (27,3%), los restaurantes y hoteles (20,6%), los muebles y artículos para el hogar (19,4%) y los servicios de salud (15,1%).

“Estos grupos de bienes y servicios tienen algo en común: un buen segmento es importado. En el caso de alimentos y las medicinas, los reajustes se debieron a la extraordinaria depreciación del tipo de cambio y las restricciones de oferta, producto a su vez, de la escasez de alimentos y el aumento de los costos de energía que está causando el conflicto bélico entre Rusia y Ucrania”, explicó.

Crece la miseria
De acuerdo con Espinosa, esta situación puede incidir seriamente en los niveles de miseria en la ciudad. “Al preocupante aumento de la inflación se debe sumar la aún elevada tasa de desempleo. Ambos indicadores muestran en conjunto que el malestar social en la post-pandemia sigue demandando la atención de los gobiernos nacional y local”, indicó.

De hecho, el experto agregó que si se suma la tasa de desempleo desestacionalizada y la variación del IPC, se obtiene que el nivel de miseria en Cartagena es de 24,7, el segundo más alto entre las 13 ciudades principales del país, donde el mayor indicador lo tiene Barranquilla con 25,1.

Es así que los más perjudicados con la alta inflación son las clases media y baja, que ahora tendrán que pagar más para acceder a los bienes y servicios que solían consumir.

Comentarios ()

 
  NOTICIAS RECOMENDADAS