Cartagena


La realidad de los barrios cuando llueve en Cartagena

Una onda tropical desencadenará tormentas sobre la ciudad en los próximos días. La época de huracanes complica la vida de muchos cartageneros.

OMAR CARRASQUILLA LEÓN

26 de agosto de 2021 10:00 AM

El cerro de La Popa, debido a las lluvias de ayer, amaneció reverdecido y embelleció el paisaje. Para muchos el aguacero apaciguó su sueño; sin embargo, todo hace parte de una onda atmosférica encaminada a convertirse en tormenta tropical. La ciudad sufrió múltiples estragos por los primeros coletazos de la época de huracanes.

La jornada no generó emergencias ni catástrofes en los barrios, según la Oficina Asesora de Gestión del Riesgo y Desastres de Cartagena. Por su parte, el Cuerpo de Bomberos indicó que no hubo afectaciones mayores, solo la caída de un poste en Manga, por el viento y la lluvia. (Lea aquí: Alerta por onda tropical en el Caribe; se prevén lluvias en Cartagena)

Gestión del Riesgo invitó a tomar precauciones por las lluvias que se prevén en próximos días sobre el Caribe colombiano, incluida Cartagena.

“No hubo emergencias ni calamidades de gravedad en la madrugada lluviosa, solo inundaciones parciales

Cuerpo de Bomberos

Realidad a pie

El Universal hizo un recorrido por la ciudad. Alcantarillas tapadas y rebosadas inundaron las calles de muchos barrios. La avenida El Consulado, a la altura del Barrio España, estuvo gran parte del día llena de aguas residuales. Barrios como El Campestre, El Socorro y Las Gaviotas amanecieron con el barro en sus andenes. La situación más grave se evidenció en distintos sectores de Olaya Herrera, donde la calamidad por canales taponados y fango en las vías sin pavimentar, es un problema permanente, y no coyuntural por la época de lluvias.

En la calle La Concepción, Olaya Central, una alcantarilla con la tapa levantada dio la bienvenida a este medio. Los contratistas de Aguas de Cartagena que estaban en el sitio culparon a la comunidad. “Son ellos mismos que abren las tapas para que el agua inundada se vaya por allí. Pero eso es un problema ya que toda la basura y el fango se va por allí. Dejan eso destapado, vuelve y llueve, se inunda y la alcantarilla se rebosa”. Para los funcionarios es un círculo vicioso de no acabar.

“Eso es tapar el sol con una mano, decir que es culpa de educación cívica o instrucción vecinal es una mentira, más cuando aquí ninguna autoridad ha venido a capacitar a la gente”, denunció Próspero Ávila, líder comunal de la calle Colombia del mismo sector. Las alcantarillas colapsadas y las calles encharcadas son un caldo de cultivo de plagas, especialmente del zancudo que propaga el dengue. “Ni por ese tema que está latente, ha venido el Dadis a hacer presencia”. La queja por las promesas incumplidas y los proyectos sin definición es un clamor que repiten en coro todos los vecinos. “Gestión del Riesgo, Infraestructura y todas las entidades vienen, prometen y se pierden”, señaló Alexander Moreno, otro gestor cívico de la zona.

(Lea aquí: Peaje de Turbaco no se va, ahora lo tendrá otra concesión)

Los habitantes revelaron que les ha tocado convivir con la miseria por décadas, mientras ven cómo el progreso se ve en otros sectores. “Una vez un secretario de Infraestructura, al llevar nuestros reclamos, antes de saber el nombre de nuestro sector, nos preguntó ¿Cuál es su padrino político?”, dijo Próspero Ávila.

Cada vez que llueve, los olayeros practican todo tipo de deportes que no les apasionan. “El verdín permanente ha vuelto jabonosos los andenes, toca dar saltos olímpicos, patinar por el barro y esquiar por el lodo para salir o entrar a la calle”, indicó Gloria Serna Moreno, vecina del sector.

Olaya Central, especialmente las calles Colombia y Concepción, requieren soluciones por parte de un Distrito que les ha incumplido. “Más de 15 años con el agua estancada frente a la puerta, Vienen, limpian parcialmente y se van. No hay una solución permanente e infraestructural. Acá ni los mototaxistas quieren entrar, imagínense”, narró Rafael Enrique Llamas López, habitante de la zona.

“Con el alcalde Dau hubo gran ilusión porque vino y vio las pobres condiciones y la indignidad que es vivir aquí, pero pasó el tiempo y nada de resultados. Y eso que somos un barrio constituido y legalizado, las culebras, babillas y caracoles africanos siguen acechando a nuestros niños”, develó Ávila.

“Olaya siempre está inundado y lleno de barro, sea época de huracanes o época de verano. El Distrito nos abandonó y nos toca hacerle el quite diario a la miseria y las plagas

Próspero Ávila, líder comunal de Olaya Central

Directiva 014
Margarita Cabello, procuradora general de la Nación, profirió una directiva a autoridades ambientales y de gestión del riesgo, nacionales, departamentales y locales, así como a la fuerza pública, alcaldías, gobernaciones y corporaciones autónomas regionales para alertarlos a garantizar el cumplimiento de normas relativas a la preparación necesaria para la temporada de huracanes en el Caribe.
  NOTICIAS RECOMENDADAS