Cartagena


Sectores económicos de Cartagena han abierto pero no se han reactivado

Empresarios de la ciudad coinciden en que aún hace falta un paquete de medidas para la reactivación económica, ya que la recuperación de los sectores será lenta y a largo plazo.

ANGIE GOEZ AHUMEDO

19 de octubre de 2020 12:00 AM

El pasado 1 de septiembre Cartagena dio un gran paso al recibir el primer vuelo comercial procedente de Bogotá, y por ende, permitir el reinicio de operaciones en el aeropuerto Rafael Núñez. De manera paralela se autorizó la apertura de restaurantes, el muelle de La Bodeguita, comercio al por menor, hoteles, moteles y al cabo de un mes se abrió la primera playa piloto.

Durante todo este proceso el término reactivación económica ha sido elemental, pues es el objetivo del Gobierno nacional y Distrital al levantar las restricciones que empezaron a regir desde marzo a causa de la pandemia por la COVID-19.

Sin embargo, las semanas pasan y la frase se queda pequeña, pues los empresarios coinciden en que aún no se puede hablar de reactivación.

“Aunque el nivel de operación de las empresas ha venido mejorando por la apertura de la economía, hay que mencionar que la reactivación económica es un proceso largo y prolongado, eso no funciona como un interruptor que uno apaga y prende y ya está encendido el bombillo (...) La demanda no se va activar rápidamente porque los hogares no tienen el nivel de consumo esperado”, afirmó María Alejandra Osorio, subdirectora ejecutiva de la Asociación Colombiana de las Micro, Pequeñas y Medianas Empresas, Acopi.

Agregó que si bien la pandemia agudizó los problemas de las empresas, ya estas tenían afectaciones de caja meses atrás, en parte por “unas limitaciones grandes de competitividad por los TLC y un reemplazo a nivel interno con mercancías extranjeras que no permiten competir ni siquiera en los costos de producción”.

Una reapertura lenta

De acuerdo con María Teresa Vergara, presidenta de Asobares Cartagena y vicepresidenta de Acodres, la Cámara de Comercio de la ciudad tiene inscritos a 2.059 bares y discotecas, y hasta agosto solamente habían renovado 609, mientras que de 3.630 restaurantes lo habían hecho 1.200.

“Lo que está pasando hoy en día es una situación que estamos lamentando. A nivel nacional tenemos cerca de 1.122 municipios donde se registran este tipo de actividades nocturnas y a corte del 15 de octubre solo 274 municipios tienen pruebas pilotos. Eso representa el 24%”.

Agregó que al revisar esas dos cifras “vamos a ver que aún sigue siendo crítica la activación porque simplemente se está permitiendo la apertura de unos negocios sin tener claro cuáles van a hacer las políticas de reactivación económica que tenga determinada el Gobierno nacional y el gobierno local”.

En esa misma línea, Roberto Saer, empresario del sector turismo y dirigente gremial, expresó que el sector hotelero ha tenido que hacer inversiones que aún no se reflejan en ganancias.

“Los hoteles siguen dando pérdidas, incluso más que cuando estaban cerrados. Hemos tenido que hacer inversiones que no teníamos presupuestadas de mantenimiento, cambios en la infraestructura para ser más atractivos, preparación de protocolos y cumplir con la responsabilidad de mantener los empleos”.

Ayudas: nulas o tardías

Lo mencionado por Saer se agudiza al revisar las medidas tomadas desde diferentes ámbitos para salvaguardar las empresas y los puestos de trabajo. Si bien desde el Gobierno nacional se hicieron unos esfuerzos, para el empresariado algunos resultaron insuficientes, y otros pertinentes pero tardíos.

“Han tomado decisiones para aliviar de alguna forma un impacto que ha generado el COVID-19 en los flujos de caja como el subsidio de empleo, pero hay que revaluarlo porque ya después de una crisis uno no puede pensar en mantener lo que tenía, hay que apostar por el crecimiento de la economía con la inyección de capitales, pero no hay medidas en ese sentido”, indicó el empresario.

Por otra parte, María Teresa Vergara, recalcó que aunque las “facilidades” de crédito se plantearon como un salvavidas, en la realidad acceder a estos es todo un calvario, aún más para el sector del entretenimiento.

“Cuando los bancos reciben solicitudes crediticias con destino a este sector ponen muchos problemas. Bancoldex nos entregó unas cifras que muestran que de más de 2.400 bares solo ha entregado créditos a 44 para la reactivación y a restaurantes solo le han otorgado prestamos a 839. Entonces la reactivación está en cuidados intensivos porque las aperturas están siendo muy limitadas”.

Piden un paquete
de medidas

Esas limitaciones a las que se refiere la presidenta de Asobares, serían, a su juicio, más fáciles de sobrellevar si hubiese claridad sobre una política de reactivación económica en la ciudad.

“En Cartagena no conocemos ningún plan. La Secretaría de Hacienda tiene la responsabilidad de decir cuál va a ser esa política de reactivación económica y todavía no la ha sacado. Llevamos ocho meses en una pandemia y aún no sabemos cuál va a ser la decisión de esta ciudad para apoyar al empresario (...) Mientras eso pasaba, nosotros tratamos de manera infructuosa de que por lo menos el Distrito permitiera que los empresarios tuvieran unos auxilios, como por ejemplo, que si se vencía el certificado de Bomberos intercedieran para que pudiéramos pagarlo después o a cuotas y nunca pudimos obtener un alivio ni una propuesta, nada”, afirmó Vergara.

De igual manera para Roberto Saer los gobiernos se quedaron muy tibios en la expedición de un paquete de medidas que se refleje en crecimiento.

“Necesitamos unas medidas que nos permitan ver que vamos a crecer y que la ciudad se va a beneficiar porque va a haber más flujo de turistas o se van a generar más ingresos desde lo privado y por supuesto en lo público. Esas son las variables de las que nosotros hablamos y ninguna medida contempla eso; entonces, creo que han tomado decisiones que han servido para apaciguar la situación pero el paquete de medidas que se requiere todavía no lo conocemos”.

Añadió que la Alcaldía de Cartagena debe presentar ante el sector y la ciudadanía dicho plan, pues la gran mayoría de los empresarios lo desconocen ni saben quiénes lo elaboraron.

“¿Cómo haremos para que algún día nuestros socios naturales, que son los gobiernos que se llevan más del 40% de nuestras utilidades brutas de operación, respondan con más contundencia en situaciones de crisis como esta?”, puntualizó.

Secretaría de Hacienda tiene el plan

Junto con la apertura de más sectores, en septiembre la Secretaría de Hacienda anunció que tenía listo el Plan de Reactivación y Adaptación Económica y Social, basado en cinco ejes, 19 acciones y 62 actividades: primero, un programa de fortalecimiento institucional para la implementación, monitoreo y evaluación del plan; segundo, el desempeño macroeconómico y fiscal para dinamizar sectores productivos; tercero, la reactivación económica para mejorar la competitividad empresarial y territorial; cuarto; la transformación productiva y la promoción de Cartagena como destino turístico y de nuevas inversiones; y quinto, un programa de recuperación del tejido social de las familias afectadas por el COVID -19.

“En aras de alejarnos de la dinámica económica divergente que ha tenido la ciudad históricamente en términos del crecimiento económico y las variables sociales, tenemos el reto de ejecutar un plan en términos de equidad económica y social”, dijo el secretario, Dewin Pérez.