Cartagena


Estos son los compromisos de Playa Blanca para lograr la reapertura

El Consejo Comunitario de Santana, el del balneario y demás asociaciones nativas elaboraron un plan piloto para que el Distrito lo analice y le dé viabilidad.

NÉSTOR CASTELLAR ACOSTA

14 de octubre de 2020 12:00 AM

Los siete meses de cierre en los que han pasado múltiples necesidades, las recientes protestas para exigir reapertura y las diversas mesas de diálogo con las autoridades distritales, parecen estar llegando a un buen puerto para los trabajadores de Playa Blanca, que acaban de presentar de manera formal y muy bien elaborado, un plan piloto a la Alcaldía de Cartagena en el que se establecen unos compromisos para impedir que el COVID-19 se propague en ese apetecido balneario de la zona insular.

Los pobladores, amparados en la normativa local y nacional que dispone los protocolos de bioseguridad en playas, elaboraron un plan de acción acorde y están esperando que el Distrito lo estudie y les dé el visto bueno para proceder con la reapertura que tanto anhelan.

El mismo fue elaborado por el Consejo Comunitario de Santana, el Consejo Comunitario de Playa Blanca, la Corporación Administrativa y servidores turísticos.

(Lea: El drama tras el voraz incendio en Playa Blanca).

“Habrá capacitaciones en sistemas de bioseguridad y salubridad, certificando a todo el personal operativo de los operadores comerciales como restauranteros, carperos, masajistas, artesanos, entre otros. De igual forma, se delimitará el perímetro de la playa demarcando claramente sus linderos, un área de ingreso y otra de salida. No se permitirá el ingreso de personas con síntomas de gripa o temperatura corporal mayor a 38 grados. También habrá sitios fuera de la arena para la desinfección de los propios y visitantes, y contaremos con el apoyo de la Policía para controlar el número de personas en la playa”, manifestó Luis García, vicepresidente del Consejo Comunitario de Santana.

Dentro de las medidas también se establece un distanciamiento de dos metros entre los núcleos familiares, y un área única para la venta de alimentos. De igual forma, se comprometen a desinfectar el mobiliario de playa al final de cada día, y a ubicar puntos de recolección de basuras orgánicas e inorgánicas clasificados por colores en las canecas implementadas.

Otro de los compromisos es prohibir el alquiler de equipos de careteo o snorkeling.

(Lea: Playas de Castillogrande, atestadas de basuras).

En cuanto al aforo que se permitirá en Playa Blanca, se espera que se realice una mesa técnica esta semana con la Alcaldía para definir la capacidad, así como la totalidad del área a usufructuar, teniendo en cuenta que son más de tres kilómetros de playas. La proyección que hacen los comerciantes y líderes comunales del balneario, es que este pueda ser abierto al público la primera semana de noviembre.

Las medidas principales

Desinfección de carpas y parasoles antes y después de la jornada de trabajo mediante el sistema de aspersión.

Canecas para residuos de tapabocas y guantes en cada carpa.

Se prohíbe al visitante o turista el consumo de bebidas alcohólicas en cualquier zona de la playa.

Se contará con un plan de comunicaciones donde se divulguen ampliamente las medidas como: pancartas, avisos, folletos, entre otros.

Zonas de lavado de manos en puntos estratégicos a largo de la playa.

Utilizar el tapabocas cubriendo la nariz durante toda la permanencia en la playa y al ingresar al agua se deberá guardar el tapabocas en una bolsa, para ser usado nuevamente cuando se sale del agua.

Cada usuario se debe hacer responsable de sus residuos y depositarlos en los recipientes de recolección ubicados en las entradas de las playas.

Para el ingreso a la playa los turistas deberán de contar un kit de desinfección que contenga alcohol o gel antibacterial.

Uso de caretas para los distintos prestadores de servicios autorizados en la playa.

Desinfectar el dinero recibido y entregado.

Dispensadores de alcohol o gel antibacterial en cada carpa.

Los vendedores no serán ambulantes sino estacionarios y estarán estratégicamente en toda la franja de playa.

No habrá trabajadores mayores de 65 años.

Los restaurantes serán fumigados y sanetizados con el sistema de termonebulizacion.

Lo revisan
Desde la Alcaldía de Cartagena se informó que el plan piloto presentado por los trabajadores de Playa Blanca será sometido a estudios, y posteriormente en las mesas de diálogo se definirán otras medidas para garantizar que la reapertura, si se da, cumpla con todos los protocolos.