Cartagena


“No somos focos de infección”: bares sobre nuevo toque de queda

El sector de entretenimiento nocturno en Cartagena expone las afectaciones que generan los cambios en el toque de queda dispuestos para enfrentar la tercera ola del COVID-19.

LIA MIRANDA BATISTA

27 de abril de 2021 03:00 PM

Cartagena de Indias se sumó a la lista de ciudades cuya ocupación en las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) supera el 70 por ciento. Para mitigar el aumento de contagios y enfrentar una tercera ola de COVID-19, la Alcaldía de Cartagena expidió el Decreto 0452 del 26 de abril con las nuevas restricciones para la movilidad en la ciudad.

Así, el gobierno de William Dau estableció que hasta el próximo 3 de mayo, el toque de queda arranca desde las 8 p.m. hasta las 5 a.m. del día siguiente de lunes a viernes y los sábados y domingos desde el mediodía hasta las 5 a.m. Lea: Toque de queda en Cartagena inicia al medio día el fin de semana

La restricción generó varias reacciones, en especial, en el gremio de propietarios de bares y gastrobares en la ciudad, quienes aseguran que las disposiciones tomadas por el gobierno local sólo agravan el lento proceso de reactivación económica de este sector.

“Como sector todavía estamos tratando de salir un poco de este proceso tan pesado, todavía no nos hemos recuperado. Tengo colegas que siguen cerrando establecimientos en medio de esta reapertura. Este es un golpe muy fuerte para nosotros y sentimos que son medidas que afectan a los bares y gastrobares que han hecho una inversión gigante para acatar los protocolos de bioseguridad”, expresó Sandors Garzón, gerente de The Clock Pub Cartagena.

Garzón reconoció que la tercera ola de coronavirus ya golpea con fuerza el país pero las autoridades no atacan los verdaderos focos de contagio.

“Las autoridades no se están enfocando en los verdaderos focos de contagios como son las fiestas ilegales o las aglomeraciones en las calles o Transcaribe. Los bares no son focos de contagio. Nosotros cumplimos con los protocolos de bioseguridad y hacemos parte del comercio formal”, reiteró.

Juan Pablo Borge, propietario del establecimiento comercial La Movida, señaló que el impacto de la medida afecta de manera directa al comercio nocturno.

“En mi empresa nadie ha resultado contagiado. Trabajamos con todos los protocolos de bioseguridad pero el problema también radica en la falta de autoridad. Además de reforzar las medidas contra el COVID-19, se deben reforzar las medidas de seguridad”, indicó.

En ciudades como Bogotá, Cali y Medellín, los propietarios de bares y gastrobares han protagonizado plantones en rechazo a las restricciones y medidas de contención COVID-19 que perjudican el comercio nocturno.

Bajo la consigna “Los platos rotos”, los comerciantes solicitan a las autoridades locales alivios financieros y “respeto” para los trabajadores de la economía nocturna.

“Vamos a decir a los mandatarios que la economía nocturna no tiene la culpa, ni tenemos que pagar los platos rotos por el descontrol social y las medidas desenfocadas”, manifestó a La Wradio, David Contreras, presidente nacional de Asobares.

“Medidas no son arbitrarias”: Alcaldía

En diálogo con El Universal, María Claudia Peñas, asesora para la Reactivación Económica, explicó que todas las decisiones tomadas por el gobierno de William Dau no son arbitrarias y buscan salvaguardar la vida de los ciudadanos.

“Las medidas no se toman de forma arbitraria, responden a la situación epidemiológica y a la circular emitida por el Ministerio del Interior. Nos toca tomar decisiones difíciles pensando en el largo plazo. Si no bajamos esto ahora, vamos a perder la temporada de mitad de año”, señaló.

Peñas reiteró que solo hasta el próximo lunes 3 de mayo y con base a la ocupación en las UCI y el número de casos, se analizará si se relajan o no las medidas.

  NOTICIAS RECOMENDADAS