Cartagena


Ocupación en zona de bajamar, obstáculo para abrir Playa Blanca

Mientras el Distrito hace las reaperturas de otras playas en la ciudad, este balneario todavía no vislumbra un plan piloto. ¿Qué falta? Hablan las autoridades.

YESSICA RIVERA PORRAS

28 de septiembre de 2020 07:00 PM

El paradisiaco balneario de Playa Blanca aún no tiene luz verde para su reapertura. Su cierre además de la pandemia obedece a una falta de organización, que implica un trabajo articulado entre nativos y Distrito.

Sus problemas, accidentes marítimos, altos niveles de ruido, perjuicio del ecosistema, entre otros, causaron que el pasado 20 de enero en medio de un Consejo de Seguridad, el alcalde de Cartagena, William Dau Chamatt, anunciara el cierre del balneario por dos semanas.

El hecho causó polémica entre la comunidad raizal y finalmente nunca llegó a concretarse, por lo que Playa Blanca continuó funcionando aunque con unos controles más estrictos por parte de las autoridades.

No pasó mucho tiempo cuando llegó el coronavirus y con ello las restricciones. Desde el 16 de marzo las playas están cerradas, ningún turista ha ingresado y los habitantes del lugar dejaron de recibir ingresos por sus servicios.

Hoy, los pobladores afirman que los últimos recursos monetarios se les acabaron y que no pueden sobrellevar la difícil situación por más tiempo por lo que solicitan la pronta reapertura, teniendo en cuenta que ya se autorizó la apertura de Playa Azul La Boquilla, tres zonas de Bocagrande y algunos sectores de la Zona Insular. (Lea aquí: Trabajadores de Playa Blanca piden la reapertura)

Lo cierto es que la Alcaldía de Cartagena y las demás autoridades con injerencia en el balneario no contemplan su apertura por ahora.

“No hay condiciones”

En diálogo con El Universal, el secretario del Interior, David Múnera Cadavía, indicó que actualmente no hay condiciones para la reapertura de Playa Blanca, teniendo en cuenta que según el protocolo emitido por el Ministerio de Salud, estos lugares deben cumplir unas medidas de bioseguridad y adecuación de espacios.

En el piloto se debe garantizar el distanciamiento, debe haber control de ingreso, una zona de sistema de enlace, zona de servicios turísticos, zona de transición, zona de reposo, zona de bañistas y de deportes náuticos.

Múnera explicó que las dimensiones de Playa Blanca no dan para implementar esta normativa.

“Hoy no hay posibilidad de reapertura de Playa Blanca porque las dimensiones no dan para eso, entendiendo que los negocios están sobre la playa y no se puede garantizar el distanciamiento social, tal como lo considera el protocolo. No podemos abrir así como están porque eso representaría contagios en una zona que ha tenido pocos casos de COVID-19”, manifestó.

Imagen PLAYA BLANCA12
Esta foto de Playa Blanca, tomada el pasado 25 de septiembre, muestra la falta de espacio para ejecutar allí un piloto con turistas en medio de la pandemia. // Oscar Díaz

¿Qué se debe hacer?

El funcionario sostuvo que para garantizar las mínimas condiciones de aislamiento y poder abrir el balneario se hace necesario tumbar las construcciones que se encuentran en zonas de bajamar. (Lea aquí: Playa Blanca: cinco años con hospedajes que incumplen la ley)

Por su parte, Luz Elvira Angarita, Directora Territorial Caribe de Parques Nacionales Naturales de Colombia, aseguró que el tema de Playa Blanca es antiguo y no se ha podido resolver.

Precisó que antes de la pandemia había un uso irracional del balneario por lo que para volver abrir se debe hacer una reestructuración total de la playa.

“En Playa Blanca ya las construcciones estaban llegando al mar, sube la ola un poquito y encontrábamos sillas, carpas y personas asoleándose, no había por donde caminar. Definitivamente para reabrir las playas es necesario hacer una reestructuración total del balneario”, dijo.

El alcalde William Dau también se refirió al tema y reiteró que toca reorganizar este balneario para que se pueda abrir al público. “Vamos a aquietar todos esos negocios informales que están en línea de bajamar y así liberar la playa para que los locales organizados puedan hacer su sustento de los visitantes”, afirmó el mandatario.

Y añadió “la idea es que tenemos que mejorar todo esto, eventualmente va a haber cobro y control del aforo de la cantidad de bañistas. Los locales sí podrán entrar sin ningún problema”.

Respecto a las construcciones en bajamar, la Capitanía de Puerto de Cartagena detalló que actualmente en Playa Blanca se encuentran 168 bienes ocupados de manera indebida para un total de 69.527m2.

La Autoridad Marítima señaló que desde el año 2015 ha realizado 11 solicitudes de restitución dirigidas tanto a la Alcaldía Local 1 como a la Alcaldía Mayor de Cartagena, no obstante, a la fecha no han sido desarrollados operativos de restitución.

Es de recordar que el pasado 27 de febrero la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) ordenó de manera inmediata y preventiva el cese de la prestación del servicio turístico de alojamiento a aquellos establecimientos en Playa Blanca que no cuentan con concesiones, permisos o licencias para uso y goce del suelo, y los cuales, además, violan el Decreto 1141 de 29 de agosto de 2017, el cual en su artículo primero restringe el uso turístico de las playas de Barú desde las 5 de la tarde hasta las 7 de la mañana, y advierte que los únicos que sí pueden pernoctar son los nativos. (Lea aquí: Ordenan suspender servicios a hostales que incumplan normas en Playa Blanca)

¿Cuándo se hará la restitución?

Si bien la condición principal para reabrir Playa Blanca es la restitución de los bienes de uso público de la Nación, el Distrito no tiene fecha exacta para arrancar los operativos, lo que quiere decir que este balneario continuará cerrado varias semanas más.