Cartagena


¿Otra construcción está afectando al patrimonio de Cartagena?

La construcción irregular de un particular pone en riesgo la conservación de un horno colonial. Un nuevo episodio en lo que afectaciones se refiere.

OMAR CARRASQUILLA LEÓN

09 de septiembre de 2021 10:00 AM

Cartagena es un destino apetecido por el turismo por su atractivo cultural que sorprende hasta a los nativos. Más allá de lo típico: murallas, Castillo San Felipe o las Botas Viejas, hay un universo arqueológico que, para muchos expertos, aún está por descubrir.

Con la misma emoción que inunda a los cartageneros orgullosos por su patrimonio material e inmaterial, también se da en paralelo, una serie de afectaciones a la preservación de los bienes de interés cultural (BIC) de la ciudad.

Garitas de muralla que son usadas como baños públicos; cañones, que de ser accionados, dispararían empaques de papitas y botellas de plástico; andamios y obras civiles inquietantes; y, una que otra controversia relacionada con las fortificaciones, son parte de las malas prácticas de locales y foráneos con los inmuebles.

(Le puede interesar: Caza fake news: El buque Gloria no se hunde en la bahía de Cartagena)

La irregularidad más reciente se presentó en los hornos gemelos en el corregimiento de Caño del Loro, ya que un privado está construyendo un quiosco de recreo, con un alto costo de inversión, que se comunica con el patio de su casa. Una vista formidable del mar para los turistas, pero que representa una potencial afectación.

Es un atentado contra el patrimonio cultural de Cartagena y Colombia”

Alfonso Cabrera, jefe de la División de Patrimonio Cultural del IPCC.

Acciones y medidas

Los hornos, al ser descubiertos, estaban deteriorados. En el 2012, primer año de estar a cargo de la gestión del patrimonio, la Escuela Taller de Cartagena aplicó los primeros auxilios a los hornos gemelos de Caño de Loro, limpieza y poda de flora invasiva con técnicas pertinentes. Luego, en el 2014, la entidad hizo un cerramiento de los hornos para protegerlos.

En los años posteriores hizo tratamientos fitosanitarios y aseo general de las estructuras, mientras adelantaba reuniones con la comunidad para fomentar la preservación del BIC frente a construcciones privadas. En el 2020, año en el que la institución tuvo un limitado acceso por la pandemia, la comunidad, según la entidad, quitó el cerramiento.

En un operativo, en junio pasado, la entidad alertó de la obra irregular a la Secretaría del Interior y Convivencia Ciudadana, la Inspección de Policía de Caño de Loro y a la Alcaldía de la Localidad 1, solicitando el acompañamiento. Luego, el 27 de agosto, en una visita técnica de inspección, la Etcar evidenció que la construcción continuaba sin restricciones, por lo que reiteraron la petición a las entidades anteriormente mencionadas para que tomen las medidas necesarias y evitar mayor afectación al BIC.

La Secretaría del Interior le informó a El Universal que recibió la solicitud, presentada por la Etcar, y tramitará la situación con la Inspección de Policía de Caño de Loro. Si comprueban que la construcción continúa, y así su afectación al patrimonio, se aplicarán las medidas restrictivas del caso.

(Profundice: ¿En qué se invertirán $2 mil millones para el patrimonio en Cartagena?)

Denuncias y prospectivas

Los habitantes insulares que se han empoderado en el cuidado del medioambiente y los inmuebles coloniales reportaron que la construcción sigue en pie. No se atreven a tomar acciones propias, esperando el control de las autoridades, y así evitar las vías de hecho.

Para el arquitecto Alfonso Cabrera, el control tiene que ser macro e integral. “Insistimos en que el PEMP no solo cobije el Centro Histórico sino que aglutine todo. Pedimos a todos los particulares que están haciendo este tipo de intervenciones que desistan y no se arriesguen a sanciones gubernamentales y policiales. No es la única intervención, hay otras irregularidades en Bocachica y Barú, afectando importantes hallazgos arqueológicos de nuestro patrimonio”.

Para Cabrera, en sus términos, esto indica que urge la definición del Plan Especial de Manejo y Protección unificado del paisaje cultural de Cartagena, donde se incluya el 100% de la colección de los 36 hornos encontrados y una centena de otras edificaciones arqueológicas que están en riesgo por estar en predios de particulares que no tienen la experiencia para su conservación y restauración, generando este tipo de inconvenientes.

36
son los hornos coloniales encontrados en la zona insular y norte de Cartagena de Indias.
Ruta de los hornos: patrimonio histórico y colonial de la ciudad

Es uno de los recorridos menos conocidos del patrimonio cultural de la ciudad. Representó, hace pocos años, uno de los hallazgos arqueológicos más interesantes. “En el Caribe no existe una colección tan grande como la Ruta de los Hornos”, indicó Alfonso Cabrera.

Son construcciones de piedra sillar del XVIII ubicados en la zona norte (La Boquilla) y en territorio insular de Cartagena como Caño del Loro, Barú, Tierrabomba, Bocachica y Manzanillo. Su importancia radicó en ser los centros de producción de las materias primas para la construcción colonial. Gracias a esos hornos se construyeron las murallas, fuertes, baterías y castillos: grandes bastiones del atractivo histórico de la ciudad y la región.

En los hornos gemelos de Caño de Loro, la producción de grandes cantidades de cal se favoreció por la cercanía a los cuerpos de agua.

Expertos y arquitectos restauradores resaltan su importancia y potencialidad arqueológica, pero, con el inconveniente de estar, muchos de ellos, en propiedades privadas con particulares que construyen en aras de explotar el turismo de la zona insular.

  NOTICIAS RECOMENDADAS