Cartagena


Poco a poco han desvalijado parque en Olaya, frente al ‘Cuartelillo’ de la Policía

Menos de cuatro años han pasado desde que se entregó en perfectas condiciones el parque biosaludable de Olaya Herrera, pero la delincuencia ha hecho de las suyas. Últimamente se han robado los barrotes del encerramiento.

REDACCIÓN CARTAGENA

14 de diciembre de 2020 04:39 PM

La delincuencia en Cartagena no da tregua y menos en esta temporada decembrina, en donde la ciudadanía extrema las medidas de autocuidado para evitar ser víctima de hurtos. Pero en el barrio Olaya Herrera los desadaptados no están atracando solo a las personas sino que ahora están desvalijando el parque biosaludable que fue donado a la comunidad hace poco menos de cuatro años por el Distrito y la empresa privada.

(Lea: Alcaldía analiza endurecer restricciones ante repunte de casos COVID-19).

A este espacio recreativo se le han llevado la grama sintética, las mallas de las arquerías, la mayoría de las máquinas están obsoletas y en los últimos días se han robado los barrotes que hacen parte del encerramiento.

Lo más curioso es que el parque queda frente a la Estación de Policía de Olaya, conocida popularmente como ‘el Cuartelillo’, a un costado de la avenida Pedro Romero.

Los vecinos aseguraron a este medio que los robos se cometen tanto de día como de noche, pero pocas personas se atreven a hacerle frente a los delincuentes por temor a represalias.

“La cancha está encerrada con esos tubos de hierro que son para garantizar la protección de la misma, pero curiosamente los ladrones se han ido robando esos mismos tubos, ya hacen falta más de 40. Ese espacio está al libre albedrío, pareciera que la Policía Nacional no estuviera al frente”, señaló Pedro Ramos, vicepresidente de la Junta de Acción Comunal del sector Central.

(Lea: Lo que garantizará la política para habitantes de la calle).

Según los residentes de la zona, en el parque no solo se cometen hurtos a la infraestructura, sino a transeúntes y visitantes. De igual forma, señalaron que hay un elevado consumo de sustancias alucinógenas y que la poca iluminación en las noches hace más vulnerable el lugar.

  NOTICIAS RECOMENDADAS