Cartagena


Polémica por Tasa Interna de Retorno de peajes en Cartagena, de vieja data

El hecho de que la Tasa Interna de Retorno (TIR) de los peajes de Cartagena ya se había cumplido fue advertido por la Contraloría Distrital en 2017.

JULIE GONZÁLEZ ORTEGA

24 de enero de 2021 12:00 AM

El anuncio hecho 21 de enero por la Contraloría General de la Nación sobre un presunto detrimento patrimonial de $300 mil millones en el contrato de peajes de Cartagena, a pesar de ser indignante, no fue sorprendente para muchos, sobre todo para aquellos que desde hace varios años venían solicitando mayor seguimiento a este contrato del cual aseguraban que la Tasa Interna de Retorno (TIR) se había cumplido hace mucho. (Le puede interesar: Peajes habrían causado detrimento de $300 mil millones: Contraloría)

De hecho, el Comité Cartagena Sin Peajes había asegurado que desde 1998 (año en que se firmó el contrato) hasta el 2015 ya había un excedente de $5.859.646.087. Sin embargo la Concesión Vial de Cartagena hasta hoy se mantiene en que aún falta 0.36% para cumplir la TIR, la cual está pactada en 17.22%.

Pero es que no es la primera vez que la Contraloría se pronuncia al respecto. En 2017, debido a las acciones interpuestas por los diferentes actores en contra de los peajes, el ente de control de orden distrital dio a conocer un informe de julio de 2017 aduciendo que la TIR se había alcanzado ya en 2015. En ese entonces, la Contraloría Distrital estableció un presunto detrimento patrimonial de $7.535 millones pero la Contraloría General consideró que a esa fecha aún faltaba un porcentaje por ejecutar.

Un año después, en 2018, la Fiscalía también entró en escena. Luego de un año de investigaciones, el ente acusador dijo que la Concesión Vial había alcanzado su TIR en abril de 2016 y manifestó no compartir la postura de la Contraloría General en aquel entonces. (Lea aquí: TIR de los peajes se habría alcanzado en abril de 2016)

Tras los resultados de esos estudios, la Contraloría General volvió a ponerle la lupa al tema en 2019 y este año dieron a conocer los resultados de la pesquisa que realizaron. (Lea: Contraloría llega a Cartagena a ponerle la lupa a concesión de peajes)

“Para la Contraloría General, de conformidad con los soportes entregados del contrato de concesión que obran en los archivos de la Alcaldía y por el Departamento de Valorización, así como los informes rendidos por Edurbe en desarrollo del contrato interadministrativo de supervisión o interventoría de la Concesión Vial, no se evidencia una relación pormenorizada de los costos y gastos ni mucho menos un análisis sobre su pertinencia y relación de causalidad con las obras y la operación de la concesión. Tampoco se evidencia un análisis sobre su veracidad ni razonabilidad desde el punto de vista económico y de eficiencia, atendiendo precios unitarios de mercado”, estableció el ente de control.

Tras el pronunciamiento, el alcalde William Dau envió una solicitud a la Concesión para suspender el cobro de los peajes y así evitar que se continúe con el detrimento patrimonial, sin embargo la Concesión respondió que “carece de competencia legal para hacerlo” toda vez que hay un contrato vigente ni tampoco hay una orden judicial o administrativa que así lo determine.

Sobre el contrato

En agosto de 1998 fue adjudicada la licitación al consorcio Álvarez & Collins S.A, Gercon Ltda. y KMC Ingenieros Ltda, para la realización del proyecto denominado “Corredor de acceso rápido a la variante de Cartagena”, el cual contemplaba la construcción de 27 kilómetros de vía (con cuatro peajes), empezando desde el kilómetro 18 en el corregimiento de Pasacaballos hasta la entrada de la Sociedad Portuaria (Manga) kilómetro 0.

El contrato de concesión No 0868804 se firmó el 31 de diciembre de 1998, por parte del alcalde de Cartagena y el representante legal del Consorcio. El 29 de Marzo de 1999, se constituye la sociedad Concesión Vial de Cartagena Ltda., sociedad a la cual el consorcio cede el contrato de concesión, toda vez que dicho contrato así lo permitía. Los miembros de esta sociedad son: Álvarez y Collins S.A.; Valorcon S.A.; KMC Ingenieros Ltda; Proyectos S.A. La etapa de construcción del proyecto empezó en el año 2000 y terminó en el 2002. Las estaciones de peajes La Heroica y Corralito de Piedra (sector Abocol) entraron a funcionar el 25 de julio de 2001; el peaje de la India Catalina (Vikingos) empezó a cobrar el 3 de noviembre de 2001 (y fue desmontado en 2014 tras una acción popular); el de Ceballos en enero de 2002, y el 3 de diciembre del mismo año comenzó a operar el de Bazurto (ubicado en Manga).