Cartagena


Reducción de número de vigilantes pone en riesgo seguridad de planteles educativos: Rectores

Sepecol señaló que la decisión de reducir vigilantes en planteles educativos y dependencias del Distrito fue de la Alcaldía. La nueva contratación se haría el próximo mes.

Amaury Castellar Matoso

15 de noviembre de 2021 10:15 AM

Siempre que llega la temporada de fin de año se presenta la misma situación”. Eso asegura Miguel Pérez, rector de la Institución Educativa Nuestra Señora del Carmen y presidente del Sindicato de Rectores, tras la reducción de guardas de seguridad en planteles educativos del Distrito. Esta situación, asegura el líder sindical, pondría en mayor riesgo a los vigilantes que quedan y los colegios estarían más expuestos a la delincuencia.

“El problema de la vigilancia es que cambió el esquema que se estaba implementando. En colegios donde había hasta cinco y seis vigilantes, solo dejaron uno. En estos momentos eso no garantiza la seguridad de los integrantes de las comunidades educativas. Esto ocasionaría que los dueños de lo ajeno entren a las instituciones a hurtar los pocos elementos que tenemos”, añadió Pérez. Lea aquí: “Estamos sin vigilancia desde el sábado”

Los rectores instan al Distrito a solucionar esta problemática antes de que ocurran hechos que lamentar. “Hay colegios grandes como el INEM, Nuestra Señor del Carmen, José de la Vega, Antonia Santos y Soledad Acosta de Samper, que corren un alto riesgo de ser blanco de delincuentes porque tienen hasta cuatro puertas de ingreso y un solo vigilante no puede con todo el perímetro”, dijo el líder sindical.

Reciba noticias de El Universal desde Google News

“No fue nuestra decisión”

La empresa de Seguridad el Pentágono Colombiano (Sepecol), encargada de la seguridad de los planteles educativos del Distrito, señaló que la decisión de reducir el número de vigilantes no fue de ellos, sino de la Alcaldía de Cartagena.

“Nosotros suscribimos un contrato que implica la contratación de 1.279 vigilantes para centros educativos y sedes administrativas de la Alcaldía, que de acuerdo al presupuesto iba hasta el 19 de noviembre de este año”, dijo Óscar Silva, representante legal de Sepecol. Lea aquí: Colegios oficiales siguen sin vigilancia, ¿qué pasa?

A pesar de que el contrato de servicio de vigilancia finaliza la semana entrante, Sepecol y el Distrito llegaron a un acuerdo de extenderlo hasta el 30 de noviembre. “Como aún no se ha realizado la contratación de vigilantes y previniendo que los planteles y dependencias se quedaran sin vigilantes, la Alcaldía tomó la decisión de proponernos la reducción de personal y disminuir los servicios. Eso implicó que salieran 500 vigilantes, pero para garantizarles sus derechos muchos de ellos decidieron presentar una licencia no remunerada con la esperanza de ser nuevamente vinculados si ganamos el contrato nuevamente”, concluyó Silva.

¿Qué dice el Distrito?

El Distrito de Cartagena, a través de la Dirección Administrativa de Apoyo Logístico, adscrita a la Secretaría General, dijo que seguirá garantizando el servicio de vigilancia y seguridad privada en los colegios oficiales y sedes administrativas durante la vigencia 2021.

Didier Torres Zúñiga, director de esta dependencia, se refirió a la incertidumbre que tienen los administrativos de planteles educativos en cuanto al servicio de vigilancia.

“Para garantizar la continuidad del servicio hasta que se suscriba el nuevo contrato, se hizo necesario bajar el número de guardas en cada sede, lo que significa que los colegios seguirán gozando de seguridad los 7 días de la semana. La Alcaldía de Cartagena se encuentra en proceso de contratación, cuya fecha de inicio se estima que sea el próximo primero de diciembre”, concluyó el funcionario.

El contrato
El 3 de marzo de este año fue adjudicado el contrato de vigilancia para instituciones educativas y dependencias del Distrito a la empresa Sepecol, a través de la Bolsa Mercantil de Colombia. Está incluida, además, la adquisición de medios tecnológicos para brindar una mayor seguridad a las dependencias. Ofrecieron una red tecnológica que constaba de sistemas de cámaras, detectores de metal y alarmas de monitoreo remoto. El contrato fue de $21.006.519.792. En el proceso hubo alrededor de 28 proponentes habilitados.
  NOTICIAS RECOMENDADAS