Cartagena


¿Taxi o Indriver? Las mejores y peores experiencias de cartageneros en Navidad

Recopilación de cuatro historias de ciudadanos que han utilizado estos servicios en Navidad. Desde las más agradables, hasta las más indeseadas.

JUAN SEBASTIÁN RAMOS

12 de diciembre de 2022 01:00 PM

Para nadie es un secreto que en Cartagena, para vísperas de fin de año, comienzan las confrontaciones entre pasajeros y conductores de transporte público individual (taxistas, colectivos, ‘indrivers’). Las quejas de los usuarios son distintas: cobros de tarifas altas, mala atención, rehusares a llegar a ciertos lugares de la ciudad y un sinnúmero de situaciones.

(Lea también: Reponen módulos led de varios semáforos en Cartagena)

Por su parte, conductores dicen que se pasan mucho tiempo en las carreteras, enfrentando trancones y a actores viales imprudentes.

Quien toma un servicio público individual busca resolver una necesidad o problema de transporte, ya sea llegar temprano, ir cómodo o llevar objetos que con el transporte público colectivo no lograría mover con facilidad. Hoy El Universal recopiló opiniones y vivencias de cartageneros que han tenido algunas experiencias tomando estos servicios en Cartagena. Desde las más agradables, hasta las más indeseables.

Karen se metió en tremendo lío por poner mal la dirección en la App de Indriver

El pasado viernes 9 de diciembre, Karen Vizcaíno tomó un servicio de Indriver desde el barrio El Bosque hasta la Universidad Tecnológica de Bolívar. El conductor llegó muy puntual, la atendió de maravilla y al principio conversaron entre risas y carcajadas; sin embargo, las cosas comenzaron a tornarse “tóxicas” cuando Karen se dio cuenta de que el conductor la estaba llevando para la seccional de esa universidad en Manga. Entonces notó que en la aplicación no puso la dirección de la sede de Ternera, a donde en verdad se dirigía.

¿Taxi o Indriver? Las mejores y peores experiencias de cartageneros en Navidad

“Yo me pongo las manos en la cabeza y le digo al señor que por favor me lleve a la sede de Ternera, que yo me había equivocado. Le dije que me cobrara lo que costara la carrera”, contó Vizcaíno a El Universal.

Sin embargo, la opción que Karen propuso fue declinada por el conductor. “Me dijo claramente que el para Ternera no iba a coger porque había mucho trancón. Estábamos a dos cuadras de mi casa cuando pasó eso. El señor me dijo que entonces me bajara y cogiera otro Indriver y que le pagara por favor los $10.000 de la carrera. Y fue ahí donde empezó la discusión, porque yo le dije que estaba a dos cuadras de mi casa y que por un error no me iba a hacer pagar la carrera completa, sin ayudarme a resolver la situación, pues necesitaba llegar a Ternera con urgencia”, asegura Karen Vizcaíno.

(Lea también: Video: ¡Qué peligro! Hombre se le cruza a bus de Transcaribe en pleno carril)

Las cosas se pusieron peores cuando el conductor comenzó a gritarle a la mujer y a exigirle que le pagara los 10 mil pesos. “Págame mi plata porque la aplicación me los cobra”, le dijo el hombre a Karen, según el relato de esta. Ante los gritos, los vecinos comenzaron a salir para saber qué pasaba.

“Yo no me negaba a pagarle, lo que quería era que me llevara a Ternera. Si era de pagarle más, yo lo haría, pero a parte de que me quería dejar tirada a dos cuadras de mi casa, pretendía cobrarme la carrera completa. Lo último que hizo fue decirme que me iba a llevar a la puerta de la universidad de Manga, me gustara o no, porque eso fue lo que yo puse en la aplicación. Enseguida abrí la puerta para tratar de bajar del carro. Al final terminé pagándole los diez mil pesos y cogiendo otro servicio. Encima de eso, llegué tarde al trabajo”, concluyó.

Oswaldo Chamorro no consiguió transporte para ir a Villas de La Candelaria

El 5 de diciembre, Oswaldo Chamorro salió de hacer un turno de noche en su trabajo. Era la primera vez que al hombre, de 53 años, le tocaba extenderse en el trabajo por un inventario. Cerca de las 11 de la noche salió hasta la avenida Pedro de Heredia, a la altura del Pie de la Popa, y tardó más de una hora en coger un taxi.

¿Taxi o Indriver? Las mejores y peores experiencias de cartageneros en Navidad

“Ninguno me paraba, les dije que iba para Villas de La Candelaria y me decían que eso por allá era caliente y que no se metían para esos lados. Llegó un punto en el que un conductor me dijo que para allá a esa hora ni las motos me iban a llevar”, contó Chamorro a El Universal.

(Lea también: ¡Ojo! Si eres moroso te pueden embargar hasta por la cuenta de Nequi)

Oswaldo logró conseguir transporte hasta su casa, pero por un valor mucho más alto: $28.000. Esto porque, según el taxista, “a esa hora nadie lo llevaría para ese barrio por menos de ese precio”.

El taxista que esperó que Maricela Sierra sacara la plata en un cajero

No todas las historias son negativas. A Maricela un taxista le alegró la mañana. Cuenta que el pasado jueves 8 de diciembre le tocaba trabajar en pleno Día de las Velitas, y que en el taxi, camino a su destino, se dio cuenta de que no tenía plata en efectivo suficiente para pagar la carrera.

¿Taxi o Indriver? Las mejores y peores experiencias de cartageneros en Navidad

“Intenté llamar a mis compañeros de trabajo, pero recordé que solo me tocó ir a mí a abrir la oficina ese día, así que hablé con el conductor y le conté que no tenía efectivo. Le dije que si le podía pagar por Nequi, pero me dijo que él no sabía mucho de tecnología. Así que amablemente se ofreció a acompañarme a un cajero”, contó la mujer a El Universal.

(Lea también: Las 3 peores decisiones económicas que puede tomar un cartagenero en diciembre)

El conductor no solo la llevó al cajero de Plaza Colón, sino que también con paciencia esperó que Maricela hiciera la fila. “Cuando me dejó en la puerta del trabajo, le di una propina, porque él fácilmente pudo decirme que me bajara de su carro, pero decidió ayudarme a resolver el problema, y de paso me arregló el día, porque llegué al trabajo a tiempo y con la bendición de Dios. Yo le deseé una feliz Navidad para él y su familia”, concluyó.

A Liseth Garrido el Indriver le regresó la ropa que había comprado

Una joven cartagenera está agradecida con un Indriver que le hizo una carrera el pasado sábado 10 de diciembre, y le regresó la ropa que había dejado olvidada en uno de los asientos traseros.

“Yo salía de un almacén que está por La Castellana. Estaba enredada y con calor, era mediodía. Estaba apurada porque iba para un matrimonio y fui para allá a comprar la ropa que me iba a poner. Cuando bajé del carro, en el afán y entre una cosa y otra, entré a mi casa a buscar la plata para pagarle al señor. Él se fue y, cuando quise reaccionar, no estaban las bolsas por ningún lado”, relató Garrido a El Universal.

¿Taxi o Indriver? Las mejores y peores experiencias de cartageneros en Navidad

Liseth, desesperada, llamó al conductor, ya que afortunadamente había logrado guardar su número de contacto cuando pidió el servicio. “Yo lo llamé y al principio no me contestó, yo estaba casi llorando porque eran como $300.000 en ropa, pero luego él me devolvió la llamada y me dijo que me traía la ropa hasta la casa, pero que por supuesto tenía que pagarle el servicio, y no era para menos. Me trajo la ropa hasta mi casa y yo se lo agradezco muchísimo”, concluyó la joven.

Comentarios ()

 
  NOTICIAS RECOMENDADAS