Ciencia


Video: conozca a las jóvenes cartageneras que se abren paso en la ciencia

Este 11 de febrero se conmemora el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia. Andrea y Danna sí que son un ejemplo para destacar.

En la búsqueda de las pilas que darían vida al robot que entre sus brazos cargaban, en el aire se sentía la desesperación por enseñar aquello que habían construido con sus manos, en equipo y con mucha dedicación. Buscaron por todo el edificio, llamaron a alguien que las auxiliara, nada, pilas no había. Después de unos cortos minutos, en los que la docente y las estudiantes lanzaban soluciones al aire, Danna se agachó, sacó un buzo de su bolso y rebuscó en los bolsillos hasta que las pilas cayeron en sus manos.

Andrea Quintero y Danna Hernández son estudiantes de la Institución Educativa Soledad Román de Núñez y pertenecen a un semillero de robótica que nació en 2016, y aunque es mixto y son 18 estudiantes que trabajan arduamente, hoy, 11 de febrero, Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia, celebraremos la presencia de siete cartageneras enamoradas de la investigación y el desarrollo tecnológico. Lea aquí: Coro de Paz se presentará ante el Consejo de Seguridad de la ONU

Es tiempo de cambiar aquella frase que dice “los niños son el futuro del país”. Es hora de asegurar que son el presente. Andrea, de 17 años, y Danna, de 15, llegaron con un robot y unas tarjetas, dos de los proyectos que están desarrollando con el equipo. Sus ojos se iluminan cuando les pregunto qué hacen, pero inician la conversación con su pasión por la investigación, un viaje que han emprendido de la mano de profesores y padres de familia, una vida que pocos encuentran atractiva, pero que es vital para la cotidianidad del ser humano.

Andrea sonríe tan libremente que sus ojos se entrecierran, su voz es dulce y cuando habla mira a todos en la sala para que nadie quede sin escuchar. Para ella, la investigación es una puerta que abre el campo del aprendizaje, despierta la curiosidad, ve los problemas con sus soluciones, entendiendo que si no existen, se crean. Investigar es amplificar los sentidos a tal nivel que la palabra imposible desaparece.

A su lado está Danna Valentina, quien asegura que es tímida, pero no se nota. Habla como la experta que es y asegura que el semillero de su institución educativa le ha dado un sentido diferente a la palabra ‘descubrir’, lo que en la cotidianidad de la vida se necesita y no se conocía ni se tenía. El pertenecer a un grupo le permitió enamorarse de la ciencia y le enseñó el valor de ayudar a los demás. Ambas hablan de la ciencia como una de las maravillas del mundo y cuentan que ha sido un espacio en el que han madurado como personas y “hace que tu mente sea más lógica”. Lea aquí: Escritora wayuu Vicenta Siosi: elegida en Leer el Caribe 2024

Andrea cursa undécimo y se pone nostálgica cuando habla de su último año porque este semillero le ha permitido viajar fuera del país, con la responsabilidad de representar a las niñas y adolescentes que sueñan con ser parte de la ciencia: “He conocido a nuevas personas, las cuales me pueden ayudar en un futuro. La investigación lo es todo, porque sin ella no sabríamos lo que pasa alrededor de nosotros”.

Video: conozca a las jóvenes cartageneras que se abren paso en la ciencia

Un proyecto internacional

“La robótica hizo que los chicos sintieran curiosidad por interactuar con software y hardware, son chicos con una discapacidad y no tenían las mismas condiciones de aprendizaje que nosotros. De ahí salió la pregunta problema”, narra Danna.

Este grupo de talentosos estudiantes creó un sistema de control y automatización que le permite a 20 estudiantes con discapacidad auditiva aprender sobre nuevas tecnologías, robótica y pensamiento computacional. Identificaron una problemática, buscaron una solución. “Para las chicas investigadoras nada queda complicado. Aquí siempre se busca una solución para la problemática y nos pusimos pilas y dijimos: “aquí vamos a enseñar robótica”, sentencia Andrea y cuenta que las señas que se implementan en el proyecto fueron creadas por ellos. Lea aquí: Video: Una orquesta de nueve soñadores que ven con el corazón

Utilizaron tarjetas microcontroladoras y crearon un programa para el computador. El lenguaje creado lo enseñan y lo replican ante la cámara conectada al ordenador, que las lee y les muestra el nombre y los conceptos. Una manera didáctica de ampliar conocimientos, que les permita a estas personas desarrollar una vida sin limitaciones intelectuales.

Video: conozca a las jóvenes cartageneras que se abren paso en la ciencia

La Institución Soledad Román de Núñez, en el barrio Escallón Villa, busca que sus estudiantes adquieran autonomía, responsabilidad, respeto por la diferencia y sentido de pertenencia. No es un trabajo fácil para ningún colegio, menos para los oficiales, que luchan por mantener estándares de calidad a pesar del poco apoyo que reciben del gobierno, con las culturas de las comunidades donde están ubicados y la escasez económica.

“Involucrar a los chicos desde temprana edad a que aprovechen las tecnologías y que se apropien de ellas, que las exploten, es nuestra responsabilidad como profesores. Mal haríamos en decirle no, no mires esto, cuidado con las tecnologías, cuando el mundo entero está involucrando la inteligencia artificial en la educación”, asegura uno de los profesores de la UTB, quienes apoyan este proyecto. Lea aquí: Colegio San Felipe Neri abrirá sus puertas en el segundo semestre del 2024

Video: conozca a las jóvenes cartageneras que se abren paso en la ciencia

Daissy Payares, docente del semillero e ingeniera de sistemas, cuenta que la pasión de Danna y Andrea le da fuerzas para reestructurar las clases que por años se han impartido y hablar de heroínas colombianas como Adriana Ocampo, Diana Trujillo, Nubia Muñoz, Sony Jiménez, que inspiran a que hay una vida más allá, una donde se levanta la voz y se crean nuevos conocimientos.

La participación de las siete adolescentes en el semillero ha impulsado a otras niñas a involucrarse en la ciencia. Con el paso de los días las nuevas integrantes se destacan por sus observaciones, opiniones y formas diversas de ver el mundo. Lea aquí: Artistas premiados para el Muelle de La Bodeguita

Su propuesta de investigación dirigida a la población con discapacidad auditiva fue galardonada y llegó a la MILSET Expo-Sciences International 2023, en Puebla (México).

Andrea Quintero y Laura Pérez rumbo al MILSET Expo-Sciences International 2023, en Puebla (México). // Foto: Cortesía.
Andrea Quintero y Laura Pérez rumbo al MILSET Expo-Sciences International 2023, en Puebla (México). // Foto: Cortesía.

Como es un equipo grande, entre ellos compitieron por dos cupos para visitar el país azteca. Las elegidas fueron Andrea Quintero y Laura Pérez por su manejo de la información, oratoria y capacidad de responder las dudas que generaron los diferentes públicos a los que se presentaron. Acompañadas por el profesor Edil Melo, representaron a los estudiantes y a las mujeres científicas de Cartagena de Indias y Colombia. Lea aquí: Universidad de Cartagena nombra a 46 nuevos docentes

">

Un semillero en crecimiento

El programa Ondas del Ministerio de Ciencia y Tecnología, junto al apadrinamiento de la Universidad Tecnológica de Bolívar, forman a gran parte de los futuros investigadores de la ciudad. Mientras, las instituciones oficiales le apuestan a una educación integral, de calidad e inclusiva. Andrea y Danna concuerdan que esta experiencia será para nunca olvidar, que marcó un antes y después en sus vidas y que les dio una perspectiva amplia de todo lo que pueden hacer, no solo desde la ciencia, la teoría y la robótica, sino desde lo humano, la manera de comunicar conocimientos técnicos y crear comunidad. Para ellas no debe existir la exclusión en los conocimientos en las nuevas tecnologías.

Comentarios ()

 
  NOTICIAS RECOMENDADAS