Colombia


Maira Orobio, el trágico rostro de la violencia de género en el Cauca

La adolescente encontrada muerta con signos de tortura y violación es la tercera víctima de feminicidio en el Cauca, en los pocos días que han transcurrido del 2021.

COLPRENSA

12 de enero de 2021 11:21 AM

Maira Alejandra Orobio Solís, una pequeña de escasos doce años de edad, se convirtió en la tercera víctima de feminicidio en el departamento del Cauca en estos primeros días del nuevo año.

Las organizaciones sociales y defensoras de los derechos de las mujeres han mostrado su preocupación por los constantes feminicidios que se presentan en esta zona del país.

El último caso justifica esa inquietud: una niña de escasos doce años de edad fue encontrada sin vida en una zona verde del barrio Santa Mónica, casco urbano del municipio de Guapi, costa pacífica caucana.

Como bien confirmó el secretario de gobierno de esta localidad, Teodoro Lerma Aragón, el cadáver de la pequeña apareció desnudo y con señales de violencia, aspectos que hacen pensar a las autoridades que la víctima fue violada y asesinada a golpes. Lea aquí: Con signos de tortura, hallan asesinada a niña de 12 años en Guapi, Cauca

“Es un caso que causa mucha tristeza por la forma cómo acabaron con la vida de la niña, quien respondía al nombre de Maira Alejandra Orobio Solís. El lugar donde apareció el cuerpo sin vida es cerca a su lugar de residencia, era de un hogar muy humilde. Por el momento se adelantan las investigaciones para determinar cómo se produjo este feminicidio y brindarles una respuesta a sus seres queridos”, agregó el funcionario.

Tras conocerse el caso, los guapireños no dudaron en expresar su indignación frente a esta situación, de ahí que se tiene programada una movilización por las calles de este municipio para protestar por lo ocurrido.

“Solicitamos al Gobierno Nacional que traslade un equipo de investigación a Guapi para que esclarezca el crimen de la niña y poner tras la reja, con la máxima pena, al responsable, este feminicidio nos debe conmover, no sólo a una región, sino a todo un país, como va a ser posible que nuestros niños y niñas ya no puedan salir a la calle por el peligro de perder la vida”, expresó el líder social Paulino Riascos.

Es que este feminicidio se suma a los dos registrados en el primer día del año: las ciudadanas Luz María Chamorro y Edilma Tenorio Tróchez fueron asesinadas con arma de fuego en las zonas rurales de los municipios de El Patía y Toribío.

Después de estos casos se presentaron cinco hechos violentos en otros municipios, donde varias mujeres resultaron heridas. La semana pasada una bebé resultó herida en un ataque con granada en el municipios de Puerto Tejada.

Por eso la preocupación frente a este fenómeno, más cuando el 2020 cerró con otros cuatro feminicidios, como bien lo plantea la lideresa social y defensora de los derechos de la mujer, Claudia Quintero Rolón.

“El Cauca es una zona de tolerancia a la muerte de las mujeres, la violencia por el hecho de ser mujer está naturalizada, los grupos armados acaban con la vida y los sueños de campesinas e indígenas, ante los discursos ineficaces de las autoridades de combatir el fenómeno”, denunció esta lideresa

Esta mujer, quien dirige una casa refugio para las víctimas de violencia de género en esta zona del país, recalca que para que dicten una medida de protección y atención “se debe rogar, las mujeres y sus familias están a merced de la violencia, no hay prevención del delito de homicidio y feminicidio en los municipios y sin duda estamos en tierra de nadie”.

Pero Claudia Quintero Rolón va más allá a la hora de referirse a estos casos, los cuales muchas veces no son registrados por los medios de comunicación. Otros no pueden ser denunciados por las comunidades por la violencia en sus territorios.

“Las mujeres y niñas negras sufren doble discriminación, de ahí que el enfoque de interseccionalidad es necesario en el abordaje de la prevención de la violencia de género. Construir entornos libres de agresiones en los territorios ancestrales afro e indígenas en el Cauca debe ser una premisa y un compromiso de los actores, como los dirigentes de los Consejos Comunitarios Afro y los gobernadores indígenas, armonizado con la estructura política del departamento”, acotó la lideresa social.

Este, entonces, es el panorama de la violencia contra la mujer en esta zona del país y que será denunciado en la movilización ciudadana que se adelantará en esta localidad costera por una comunidad que pide respeto por la vida de sus niñas y mujeres.