“No soy nadie para perdonar”: hermana de chilena sobre Juan Valderrama

29 de abril de 2019 08:21 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Fuertemente custodiado por agentes del Goes y de la Sijín de la Policía llegó ayer en la tarde Juan Guillermo Valderrama Amézquita a la sala 3G del Centro de Servicios Judiciales de Bucaramanga a comparecer ante un juez por su presunta responsabilidad en la desaparición de su pareja, la ciudadana chilena Ilse Amory Ojeda González.

Lea aquí: Chilena compró seguro de vida y el beneficiario era su novio: Policía

A pesar de ser requerido por los medios de comunicación colombianos y chilenos, este joven santandereano, de 28 años de edad, no quiso referirse al amplio material probatorio que la Fiscalía ha recopilado en su contra. Lo mismo hizo su padre, Guillermo Valderrama, quien incluso ocultó su rostro ante las cámaras, pese a que no está vinculado con el caso.

Durante la noche del pasado sábado, se legalizó la captura en contra de Valderrama Amézquita, la cual se había efectuado horas antes en el barrio El Cristal Bajo, en el sur de la capital.

Ayer, sobre las 5:30 de la tarde, la judicialización continuó con la audiencia de imputación de cargos.

“Él se muestra inocente a esos cargos (desaparición forzada), la Fiscalía tiene las pruebas que ha recaudado con un trabajo acucioso de la Policía. Yo he hablado mucho de presunción de inocencia, con esto no digo que sea inocente, pero es un principio fundamental del que se parte, la ley lo estipula así en todo el mundo”, dijo Flor Alba Cely de Vera, abogada defensora del procesado, quien pidió mesura y calma a la ciudadanía ante los ataques que su cliente ha recibido.

“Queremos que la verdad salga”

Con el único propósito de conocer todos los hechos relacionados con la desaparición y presunta muerte de la exsargento chilena, Alejandra Margarita Ojeda González, su hermana menor, también acudió al despacho judicial una vez llegó a la capital santandereana, procedente del país austral.

“Espero que se haga justicia, quiero que la verdad salga y que mi hermana se sienta orgullosa de mí. A esta altura ya nadie le cree a Juan”, fueron las palabras de la mujer entregó.

Horas antes, a su arribo al Aeropuerto Internacional de Palonegro, en Lebrija, la extranjera aseguró que confía en Dios y en la justicia colombiana.

Le puede interesar: Tribunal decidirá hoy si acepta o no retractación de confesión de excapitán condenado

“Yo creo que él va a pagar acá (en Colombia) y Dios también lo va a hacer pagar. Pero yo no soy nadie para perdonar, soy una simple mortal”, relató Alejandra, quien agregó que ayer su hermana cumplía 52 años de edad, motivo que la obligó aún más a venir a Bucaramanga, ciudad en donde se tuvo el último rastro de ella el pasado 29 de marzo.

A la familia Ojeda González le tomó por sorpresa la existencia de un seguro de vida que había sido adquirido en febrero en Chile y cuyo beneficiario era Vaderrama Amézquita.

“Nos enteramos apenas salió en los medios (el sábado)”.

Sin embargo, la hermana de Ilse Amory expresó que aunque no tienen claro “cómo (el detenido) acabó con su vida, porque están (pendientes) las pruebas del peritaje del cuerpo”, sí tienen la certeza de que los restos son de Ilse.

Avanza la identificación

Justamente ayer, en las instalaciones del Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses, seccional Bogotá, uno de los hijos de Ilse Amory fue sometido a una pruebas de ADN para cotejarlos con los restos óseos hallados el pasado viernes en zona rural de Rionegro, Santander. Hoy los resultados de estos análisis serán divulgados.

Cabe recordar que el fiscal general de la Nación, Néstor Humberto Martínez, informó que si los restos corresponden a Ojeda González la Fiscalía podría imputarle al sospechoso el delito de feminicidio, entre otros cargos.

EL TESTIGO CLAVE Y OTRAS EVIDENCIAS

Se pudo conocer que las autoridades llegaron hasta el sitio exacto en la vereda Portachuelo, Rionegro, gracias a información suministrada por un testigo clave, a quien Juan Guillermo le habría pagado $200 mil para que quemara los restos de una supuesta res que había muerto al caer por un barranco.

“Este ciudadano, luego de ver las imágenes de Valderrama en los medios, fue quien nos llevó al sitio donde hallamos los restos humanos que nos permiten acercarnos al que podría ser el cuerpo de Ilse Amory”, informó en rueda de prensa el director de la Policía, general Óscar Atehortúa Duque.

Presuntamente, luego de acabar con la vida de Amory, cuyas causas aún son materia de investigación, el joven regresó a Bucaramanga y en el sector de Café Madrid contactó a este hombre para que lo acompañara de nuevo a Rionegro.

Le puede interesar: Condenan a asesino del escritor Alberto Sierra

En el camino, el acusado compró $15 mil de gasolina y $14 mil en leña. Con estos elementos, habrían incinerado el cadáver. Precisamente, este vaivén entre Rionegro y la capital santandereana fue captado por las cámaras de seguridad del peaje, en las que aparece registrado cuatro veces (el 31 de marzo pasado).

Otras de las evidencias materiales que hoy están en poder de la Fiscalía son un anillo y un zapato que, según los indicios, pertenecían a la ciudadana chilena.

También en el radio de mil metros cuadrados en donde se encontraron los restos, fueron halladas unas platinas y tornillos que corresponderían a las implantadas en una rodilla y un brazo a la exsargento chilena años atrás para mejorar su movilidad. Durante las audiencias realizadas ayer se conoció además que en la vivienda de Valderrama Amézquita se halló material biológico. Se realizan pruebas para determinar si es sangre de la mujer chilena.

Dato

Ayer, del país austral llegó una Fiscal especializada, además de un comisario y un subcomisario, jefes de la Brigada de Ubicación de Personas de la Policía Investigativa de Chile. Estas personas fueron autorizadas para ingresar a las audiencias que se adelantan.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Colombia

DE INTERÉS