Colombia


Preocupación en gremio de construcción por condiciones para trabajar

Trabajadores de construcción están preocupados por las condiciones en que tendrán que volver a sus actividades luego del 27 de abril.

COLPRENSA

22 de abril de 2020 07:53 PM

Luego de que el Gobierno nacional anunciara que algunos sectores económicos, entre estos construcción, manufactura y otros más, se reactivarán paulatinamente para dinamizar la economía, se dieron a conocer cuáles serían los protocolos que se implementarían desde el próximo 27 de abril. (Lea aquí: Los puntos claves del regreso de la construcción y manufactura)

En el sector constructor, por ejemplo, las labores administrativas se continuarán realizando mediante teletrabajo. Los operarios que deban trabajar en espacios abiertos tendrán que seguir unos protocolos de bioseguridad.

Para ello se ocupará solamente el 30% del personal, y se tomará una serie de medidas para evitar los contagios.

LOS TEMORES DE LOS TRABAJADORES

“Nuestro miedo es que tengamos que volver a trabajar sin las condiciones apropiadas para hacerlo. Nosotros nos podemos cuidar mucho, pero no sabemos en qué condiciones estén nuestros compañeros en sus casas y un contagio significaría que todos nos contagiamos”, aseguró Reynaldo Cortez, uno de los obreros de construcción que deberá retomar actividades luego del 27 de abril.

Otro miedo de los trabajadores es que el COVID-19 es catalogado por las ARL como una enfermedad común y no una enfermedad laboral.

Si alguno de ellos se llegase a contagiar en el trabajo, su atención estaría desprotegida por su empresa porque no se consideraría una contingencia laboral.

“Si nos enfermamos los beneficios no van a ser iguales a que si fuera algo laboral. Si nos enfermamos, además del peligro de contagiar a nuestras familias, quedamos completamente desprotegidos porque el coronavirus es considerado una enfermedad normal, como si fuera una gripa”, agregó Cortez.

POSIBLE CESE DE ACTIVIDADES

“Los grandes dueños de las constructoras van a seguir resguardados en sus casas, mientras que los más humildes tenemos que salir a exponernos. Por eso nos vamos a organizar y si no tenemos las condiciones no pensamos volver a trabajar”, dijo Cortez.

Señaló que una de las mayores dificultades que han tenido en su gremio es la tercerización y la falta de seguridad laboral: “Un subcontratista se puede quedar con las ganancias de 200 o 300 trabajadores, mientras nuestros sueldos son bien bajitos”, dijo.

Por su parte, Pedro Lemus, quien trabaja con una constructora diferente, asegura que si solo van a regresar a trabajar el 30% no se sabe qué pasará con las demás personas que seguirán sin empleo.

“El Gobierno ha dicho que trabajará solo el 30% del personal. ¿Qué pasa con las demás personas? Y los que vuelvan a sus puestos tienen que hacerlo con la seguridad de que no nos vamos a enfermar y que si llega a pasar las EPS nos van a responder, o no salimos”, finalizó.

Según dijo Pedro Lemus, las malas condiciones laborales vienen desde antes de la cuarentena.

“Incluso a muchos compañeros les deben pagos. A mí, por lo menos, me dejaron sin seguridad social apenas sucedió todo esto”, afirmó.

“Somos un grupo de más de 120 personas que estamos desesperados porque nos van a poner a trabajar sin ninguna seguridad. Estamos pensando en no salir a trabajar hasta que no se pongan al día con lo que nos adeudan y nos den la seguridad de que estaremos bien”, finalizó.

El Nuevo Día intentó hablar con varias constructores de la ciudad, sin embargo ninguna contestó las llamadas.

CONDICIONES SANITARIAS

En Ministerio de Vivienda, mediante una circular, fijó una serie de recomendaciones para que los proyectos de construcción que retoman actividades desde el 27 de abril eviten al máximo riesgos de contagio.

“Cada proyecto debe adaptar su protocolo de bioseguridad, prevención y promoción para la prevención del coronavirus Covid-19 en las zonas de influencia de los proyectos en ejecución y el mismo debe estar articulado con los sistemas de seguridad y salud en el trabajo”, explicó el Ministerio de Vivienda.

Dentro de las medidas de bioseguridad establecidas hay una relacionadas con el talento humano y otros aspectos sobre la limpieza y desinfección en los lugares de trabajo.

Las otras directrices tienen que ver con los mecanismos de respuesta ante un caso positivo de contagio en alguna obra y qué tipo de procesos se deben adelantar ante un caso sospechoso.

Así mismo, se hizo énfasis en las medidas para las cadenas de producción de suministros, enfocadas a la entrega, carga y descarga de materiales.

Por último, se planteó la elaboración de un Plan de Aplicación del Protocolo Sanitario para la Obra (Papso), el cual deberá plantear las estrategias, alternativas y actividades necesarias para minimizar o mitigar la transmisión del Covid-19.

NO HAN HECHO AYUDAS

Los trabajadores de la construcción también se quejan de que ahora los llaman a trabajar y lo definen como uno de los sectores más importantes de la economía nacional, sin embargo, cuando inició la cuarentena, no recibieron ningún tipo de ayuda.

“Ahora somos el sector más importante de la economía, pero antes, cuando más lo necesitamos, nadie nos dio la mano, ni empresas constructoras ni Gobierno. Nos dejaron solos y ahora nos vuelven a llamar y sin las condiciones”, afirmó Reynaldo Cortez.