Cultural


¿Por qué las series coreanas se convirtieron en un fenómeno mundial?

Rostros asiáticos e historias dulces de amor y fantasía son algunos de los elementos de esta tendencia que conquistó las pantallas.

DIANA ACOSTA H.

03 de diciembre de 2023 12:00 AM

Dos niñas caminan a través de una calle atiborrada de flores de cerezo, en medio de una atmósfera de belleza vibrante. Es una de las primeras escenas, pero las flores estarán en varios capítulos y acompañarán los momentos más decisivos para el personaje que rápidamente se nos presenta con cierto aire de nostalgia. Planos de detalle dejan ver los gestos más íntimos de los actores, cuyos rostros asiáticos caracterizados por pieles tersas y ojos rasgados acaparan todas las plataformas de streaming. Una ola que se tomó el cine, la moda y conquista a miles de fanáticos en todo el mundo.

Cuando supe que el coronavirus había infectado mi cuerpo, me encerré en una habitación y devoré un drama coreano en pocos días. La recomendación dada generosamente por mi mejor amiga me introdujo en un universo en el que puse el primer pie con desconfianza, pero estando adentro me mantenía en vilo al borde de una historia tan inocente como esperanzadora y que acaparó toda mi atención como si tuviera 14 años. Y es que si algo caracteriza a los doramas, es decir, a las series asiáticas, es el juego de la sensibilidad a través de producciones cargadas de dramatismo y bien cuidadas por una estética que subvierte el cine convencional y que ha colonizado las pantallas de decenas de países a nivel mundial. Lea aquí: Depresión: las escritoras que han mostrado su dolor para combatirla

Muestra de ello es que un sondeo realizado en 2019 por el Ministerio de Cultura, Deporte y Turismo de Corea del Sur reveló que el 76,7% de los extranjeros mantienen una percepción favorable de ese país. Según datos proporcionados por Visit Korea, mientras que en el pasado siglo menos de 5 millones de personas solían visitar Corea del Sur anualmente; para 2019, el número de visitantes ascendió a 17,5 millones, marcando un récord histórico hasta ese momento.

Por otro lado, la Korea Foundation (KF), en un informe publicado el 3 de marzo del 2022 acerca de la popularidad del hallyu u ola coreana en español, indicó que el total de seguidores a fines del 2021 alcanzó los 156,6 millones en 116 países. El mayor aumento se registró en América, especialmente en Estados Unidos, Canadá y Argentina, experimentando un crecimiento del 102%, sumando un total conjunto de 28,88 millones de admiradores, en comparación con los 14,59 millones del año previo. Este significativo incremento se debió en gran parte a la creciente fama del género musical K-pop en EE. UU., representando más de la mitad de los seguidores del hallyu en la región, así como en Argentina y Perú, países vecinos donde la cultura coreana ha ganado una popularidad considerable, especialmente entre los más jóvenes. Lea aquí: La historia de Carlos Castro, el cineasta que nació en ‘Los Calamares’

Una de ellas es Natalia Cota, una joven cartagenera de 19 años que pasó el encierro de la cuarentena acompañada por las series surcoreanas que hasta el día de hoy encabezan su lista de dramas favoritos. “Consumir este tipo de contenidos te adentra en una realidad diferente, a la que no estás acostumbrado. Aparte es una realidad mucho más estética de la que consumimos acá en occidente, todo es más visual”, mencionó.

Para Natalia, las series producidas en Corea del Sur abordan temas universales haciendo uso del cliché que se convierte en el gancho que atrae. “De hecho ese ha sido el atractivo de estas series, porque digamos que te muestran lo que tú quieres ver, son muy fáciles de digerir. Tú solo te sientas y las ves, así que te ayudan a distraerte mucho y te mantienen atrapado en esa fantasía”, dijo. Además mencionó que el idealismo se sirve como plato fuerte en estas producciones en las que la ilusión va y viene.

A menudo, las series surcoreanas acaparan la atención de personas de distintas edades y nacionalidades, rompiendo las barreras generacionales.

Sin embargo, a pesar de que los jóvenes son los principales influenciados por esta ola coreana, los adultos no se quedan atrás. Es el caso de Leidy Prada, una mujer santandereana de 39 años que consume contenidos asiáticos en compañía de su hija adolescente, con quien comparte el gusto por los doramas. “Una de las principales ventajas es que la mayoría de las series tienen de 8 a 16 capítulos, o sea no son tan largas. Además, cada drama es de muy buena calidad y tiene muchos géneros. Entonces usted puede escoger entre el romance, el misterio o la fantasía e incluso la comedia”, dijo. Agregó que muchas personas tienen ciertos estigmas hacia estas producciones y se resisten a verlas, pero tras el estreno de ‘El juego del Calamar’ adquirieron una popularidad tan elevada que se ubican en las primeras posiciones del ranking de Netflix. Lea aquí: ¡Qué orgullo! Las cartageneras que hacen cine con talento y pasión

¿Por qué las series coreanas se convirtieron en un fenómeno mundial?

En la tesis de grado ‘Impacto y repercusiones del ‘Hallyu’ en las prácticas culturales de un grupo de jóvenes en Cartagena de Indias’, estudiantes de la Universidad de Cartagena investigó la influencia de estos contenidos en los cartageneros de barrios populares en el año 2021. Los resultados reflejaron el creciente gusto por las narrativas coreanas en la ciudad amurallada y cómo han influenciado la vida diaria de las personas en términos de moda, gustos musicales, cine y gastronomía. Se encontró que una parte significativa, el 60.4%, se vio influenciada en su forma de vestir por el estilo coreano, buscando prendas similares a las usadas por ídolos y personajes de dramas, e incluso adoptando el estilo callejero coreano.

La atracción por la gastronomía coreana resultó ser alta, con un 94% mostrando interés y un 61.4% consumiendo platos coreanos e integrándolos en su alimentación. Respecto a la influencia de K-Beauty (productos cosméticos para el cuidado de la piel), solo un 43.6% de los consultados incluyó productos o técnicas en su rutina diaria, pero el 64.4% compró productos coreanos, especialmente relacionados con K-Pop, como álbumes musicales, mercancía de grupos y photocards, además de maquillaje, ropa, alimentos y bebidas.

***

“Ahí muestran que los hombres son como muy chéveres, me parecen muy bonitos y por eso me gusta verlos”, dijo Beatriz Calderón, una mujer de 60 años que reemplazó las interminables novelas turcas por las series coreanas. Para ella, las primeras solo le generaban frustración y tragedia, mientras que las segundas las disfruta, al igual que su hija y su nieta, a quienes les recomienda sus favoritas, evidenciando que para las series coreanas no hay fronteras ni de lugar o edad.

Comentarios ()

 
  NOTICIAS RECOMENDADAS