Deportes


Liga Premier: Nico Jackson reina en el circo

El Chelsea goleó de visitante al Tottenham Hotspur. El VAR invalidó tres goles.

EFE

06 de noviembre de 2023 05:57 PM

En un circo, que recordó durante muchos momentos a la infausta batalla del Bridge en 2016, el Chelsea se impuso 4-1 a un Tottenham Hotspur con nueve jugadores en un encuentro que tuvo tres goles anulados por el VAR, un penalti, dos tarjetas rojas y un ‘hat trick’ final de Nico Jackson.

Fue una guerra, una auténtica batalla, un partido de otra época e impredecible en un fútbol tan predecible como el actual, en el que cada detalle parece estar medido al milímetro.

Pero por una noche, todas esas leyes del fútbol moderno saltaron por los aires y se disfrutó de una pelea de antaño, salpicada eso sí por la tecnología, que apareció a cada instante para revisar y discutir las decisiones sobre el campo. Lea aquí: Falcao publica contundente mensaje por secuestro del padre de Luis Díaz

Con un Tottenham invencible y un Chelsea incapaz de ganar a nadie, el gol a los seis minutos de Dejan Kulusevski, en una jugada con fortuna, ya que su disparo dio en Levi Colwill y despistó a Robert Sánchez, pareció marcar el rumbo del partido y detonar otro desastre de los de Stamford Bridge.

Cuando ocho minutos después, Heung-min Son hizo el 2-0, Mauricio Pochettino tragó saliva. Se venía noche dura. Pero ese tanto del surcoreano fue el inicio del circo. El linier lo anuló por fuera de juego y el VAR lo corroboró. Fue el vuelo de mariposa que cambió el partido, el momento que comenzó el carrusel de despropósitos.

Porque unos minutos después, a Raheem Sterling le anuló el VAR un tanto por ayudarse de la mano en el control.

Mientras Sterling definía la jugada en la otra parte del campo, Cristian Romero le pegó una patada sin balón a un jugador del Chelsea. Al revisar la tecnología las acciones, solo se quedó con la mano de Sterling.

El argentino, eso sí, lo pagó más tarde. Vino el karma, cuando en un gol de Moisés Caicedo -anulado por fuera de juego-, el VAR primero determinó la posición antirreglamentaria de Nico Jackson en la jugada -intervenía en la visión de Vicario- y una ver corroborado eso, observó que el ‘Cuti’ se llevó con los tacos por delante la pierna de Enzo Fernández.

Tras ir al VAR, Michael Oliver, que nunca olvidará este partido, señaló los once metros y expulsó al argentino. Desde el punto de penalti, Cole Palmer, no sin antes tocar en la manopla de Vicario y en el palo, estampó la pelota en la red.

1-1 y el Tottenham con uno menos. ¿Podían empeorar las cosas para los ‘Spurs’?

Por supuesto, en el añadido de doce minutos se lesionaron James Maddison y Micky Van de Ven. Perdieron a su mejor jugador en ataque y a sus dos mejores defensas en 45 minutos.

Postecoglou, que miraba perplejo cómo caía su castillo de naipes, reconstruyó con Emerson por Maddison, Hojbjerg por Van de Ven y Eric Dier por Brennan Johnson. El paso de vestuarios le hizo ver con buenos ojos el empate y con diez futbolistas sobre el campo era factible ante un Chelsea ciego de cara a puerta.

Hasta que Udogie, que ya tenía amarilla desde los primeros minutos, segó a Sterling y se llevó la segunda tarjeta.

Con nueve, era una odisea aguantar el 1-1 y Postecoglou se inventó para tal hazaña una línea de fuera de juego prácticamente en el centro del campo. Esta invención provocó que los ‘Blues’ cayeran siete veces en fuera de juego y evitó el gol hasta el minuto 75.

Vicario se encargó de salvar todas y cada una de las intentonas del Chelsea, con dobles paradas a Jackson y Palmer, con un mano a mano a Cucurella... Pero en uno de los tantos balones a la espalda de la defensa, Sterling partió en posición reglamentaria y cedió la pelota en el dos para uno para que Jackson diera el 1-2 al Chelsea.

Comentarios ()

 
  NOTICIAS RECOMENDADAS