Construcción


Consejos para tener en cuenta antes de firmar el crédito hipotecario

Revise estos aspectos que le ayudarán a tomar buenas decisiones y lograr que su inversión en vivienda sea exitosa.

Los requisitos, las tasa de interés, los subsidios disponibles y la gran variedad que ofrece el mercado inmobiliario pueden resultar abrumadores si está en búsqueda de adquirir casa, sobre todo si planea hacerlo a través de un crédito hipotecario.

Lo ideal es contar con asesoría financiera especializada que lo guíe en cuanto a las opciones que más favorezcan su bolsillo durante el tiempo que pagará el crédito o en su defecto, ‘empaparse’ de información relacionada con los aspectos fundamentales, para que la inversión en vivienda sea exitosa. Si no sabe por dónde comenzar, El Universal le presenta cinco consejos para tener en cuenta antes de firmar la hipoteca.

1. ¿Para vivir o como una fuente de ingresos?

Definir el uso que le dará a la vivienda le facilitará la elección de la misma. Si la habitará, es indispensable tener en cuenta el número de habitaciones que necesita, además de la cercanía con su lugar de trabajo o del colegio de sus hijos.

Si planea arrendarla, estos aspectos serán menos relevantes y deberá priorizar otros asuntos como las amenidades si se trata de un complejo de viviendas (piscina, parques infantiles, gimnasio, etc.) pues estas le permitirán aumentar el canon de arriendo. Considerar una zona de alta valorización también es útil ya que le garantiza que con los años, aumentará la renta o podrá vender a un precio más alto.

Si la casa será una fuente de ingresos, debe estudiar si la cuota del crédito está cubierta con el arriendo mensual que proyecta, más los gastos imprevistos que puedan surgir como las reparaciones, de lo contrario no sería un negocio rentable. Le puede interesar: Evite estos errores al solicitar su crédito hipotecario.

2. Ahorros: todos para la cuota inicial

Si ya se decidió a comprar casa, no escatime los ahorros que disponga para la cuota inicial. Suele ser común pensar en guardar un ‘colchón’ para cubrir las primeras cuotas de la hipoteca, pero no es una decisión inteligente pues entre más dinero aporte al inicio, el monto que financiará el banco será menos, por lo que bajará su pago mensual o el tiempo que tendrá la deuda del crédito (y con esto, lo que pagará en intereses).

Los ahorros personales, las primas de servicio y las cesantías son útiles al momento de sumar a la cuota inicial, de hecho, este último rubro es muy usado en el país para comprar casa. De acuerdo con información de Asofondos, el 54 % de los retiros de cesantías que los trabajadores colombianos tramitaron en 2021 fueron destinados para vivienda. “El uso para compra de vivienda en 2021 fue de $ 2,1 billones y benefició a más de 782 mil afiliados. Al comparar con 2020, el crecimiento de este uso fue de 28,3%”, indicó hace varias semanas Santiago Montenegro Trujillo, presidente de Asofondos.

3. Casa nueva mejor que usada

Por la intención del Gobierno de propulsar el sector de la construcción, los subsidios a la cuota inicial que ofrecen solo están dirigidos para el segmento de vivienda nueva, por lo que, aunque en teoría el precio de una casa usada sea más bajo, no podrá aplicar a las subvenciones que reducen considerablemente el valor del inmueble.

El segmento de vivienda nueva es la gran apuesta del Gobierno y el que tiene las mejores proyecciones para este año. “Somos muy optimistas y desde ya estimamos que en 2022 se comercializarán más de 230 mil unidades de vivienda, sobrepasando el récord alcanzado en 2021. De esta cifra, 3 de cada 4 viviendas que compren los colombianos serán de interés social”, afirmó el exministro de Vivienda, Jonathan Malagón antes de dejar su cargo el 23 de marzo pasado.

$50
millones para la cuota inicial suman los subsidios que pueden recibir los beneficiarios de los programas de vivienda.

4. En preventa, más barato

Especialmente en los grandes proyectos inmobiliarios, comprar sobre planos o en preventa resulta más económico pues las unidades habitacionales se van encareciendo a medida que avanza la construcción, sobre todo si tienen acogida. Además, comprar antes de que se construya permite, la mayoría de la veces, modificar ciertos aspectos de la vivienda a su conveniencia y siempre y cuando no se exceda el área comprada.

Las cifras de Asobancaria muestran que este es unos de los factores del mercado inmobiliario que más se ha dinamizado después de la cuarentena, pues el año pasado se registraron 227 mil preventas de unidades habitacionales, “con un valor aproximado a $46 billones, superando en 28,5% el número y en 39% el valor del acumulado anual de diciembre de 2020”.

Las viviendas VIS fueron mayoría en estas preventas, con 162 mil unidades que sumaron alrededor de $21,4 billones.

5. Subsidios

Si sus ingresos no superan los dos salarios mínimos, tiene varias opciones para aplicar a ayudas económicas como el programa ‘Mi Casa Ya’ y el subsidio concurrente, que permite unir las subvenciones de las cajas de compensación con la del Gobierno, sumando hasta $50 millones para la cuota inicial. La condiciones esenciales, además del tope de sus ingresos son: que el inmueble a comprar sea nuevo y de interés social.

Si percibe entre dos y cuatro salarios mínimos, aunque no aplica para el subsidio a la cuota, sí podría optar por las reducciones de hasta cinco puntos porcentuales en las tasa de interés de los créditos hipotecarios de vivienda VIS.

Ahora bien, si lo que devenga está por arriba de los cuatro salarios mínimos, también tiene opción de aspirar a un subsidio para vivienda No VIS, del segmento medio. En este caso, el monto no es destinado para la cuota inicial sino que es un aporte de $500 mil para cubrir parte del pago mensual de su crédito de vivienda, durante 7 años. Puede leer: ¿Sabe en qué casos puede utilizar un crédito hipotecario?

¿Te gustaría recibir en tu celular las noticias más importantes del día? Da clic aquí y escríbenos a Whatsapp.

  NOTICIAS RECOMENDADAS