Construcción


Evite caer en estafas de propiedad siguiendo estas recomendaciones

Cuando se trata de comprar terrenos y viviendas corre el peligro de acabar en embrollos legales porque alguien le vendió algo que no le pertenecía.

MARTÍN CARVAJAL CHAMORRO

21 de octubre de 2020 12:00 AM

“Le vendo la minuta”, es lo que dicen ciertos sujetos inescrupulosos a muchos clientes incautos deseosos de conseguir un lote lo más pronto posible. Llegan a un arreglo, todos los dineros se pagan, el supuesto propietario desaparece y después el verdadero propietario del lote entra en escena, furioso porque le están invadiendo sus terrenos. Esta es una situación que en Cartagena se vive con mucha frecuencia de acuerdo con Marlon Rincón Aljuri, abogado especializado en derecho civil. (Le puede interesar: ¿Duda del precio? Así puede evitar las estafas al comprar casa)

A pesar de que es común, el seguimiento a este tipo de casos no parece estar estructurado. “No es tan fácil ubicar esa información, dado que se trata de un negocio ilegal”, afirma el secretario de planeación Guillermo Ávila Barragán. Por su parte, el abogado Hernando Osorio Rico, especializado en derecho penalista, aclara que la Policía no maneja estadísticas sobre fraude de propiedad y que, a nivel nacional, solo se conocen los casos que llegan hasta la Fiscalía General, de manera que en los archivos “no están todos los que son, ni son todos los que están”.

Tener vs. pertenecer

En la ley colombiana, tener “posesión” de un terreno, no es lo mismo que tener la “propiedad” de este. Como lo resume un artículo del 2010 de la Revista de estudios sociojurídicos de la Universidad del Rosario, “la primera, tradicionalmente, se ha sostenido como un poder de facto o de hecho, el dominio o propiedad ha merecido la calificación de derecho real”.

En el mundo de los inmuebles, esto se traduce en que los poseedores son todas las personas que habitan una casa en un momento dado, mientras que los propietarios son quienes tienen toda la documentación que corrobora, ante la ley, que la vivienda les pertenece. Un poseedor bien puede no ser un propietario y un propietario puede no ser un poseedor. Esto es lo que ocurre, por ejemplo, en el caso de muchos contratos de arriendo.

Modalidades

“Hay personas que poseen títulos sobre un bien que no les dan verdaderos derechos, la ley los conoce como ‘falsas tradiciones’. Las personas se valen de estos documentos para llevar a cabo sus estafas”, comenta el abogado Hernando Osorio. Puede ocurrir, por ejemplo, que una persona finja tener intención de comprar un terreno y luego se lo entregue a alguien más para sacar provecho. (Puede leer: El negocio de las invasiones)

Otra forma de estafa común consiste en pagarle a un grupo de ciudadanos para que invadan un inmueble o un lote y se lo entreguen después a otra persona; en ocasiones, al mismo sujeto que les pagó para que lo invadieran. Cabe anotar aquí que el derecho de propiedad puede comenzar a tramitarse cuando una persona ha habitado un terreno de manera ininterrumpida por cinco años y se otorga cuando se completan los 20.

Cómo evitar problemas

“Lo primero es ir a la oficina de registro de instrumentos públicos” afirma Antonio Laitano Leal, abogado especializado en derecho penal y administrativo. En ella, usted encontrará el folio de matrícula inmobiliaria de un lote o casa y podrá comprobar si quien le está vendiendo realmente tiene los documentos de propiedad. “Nunca se confíe de quien le venda zonas baldías, porque bien puede que le pertenezcan a la nación”, agrega, “ni de inmuebles que no tengan servicios públicos registrados”.

Para comprobar que no esté comprando un terreno o una casa invadida, el abogado Hernando Osorio recomienda que lo mejor es visitar usted mismo la propiedad y cerciorarse de quiénes realmente están viviendo en ella. Tanto él como Laitano concuerdan en que lo mejor es comprar propiedades solo de personas de confianza, o de trayectoria honesta y reconocida, y asegurarse de que todos los papeles y propiedades estén en orden a través de la asesoría de un abogado experto.